Las reglas, más duras para banqueros que a los obispos: Gulliver

El CEO de HSBC describe el asunto como una “gran vergüenza” para él y para su personal.
El presidente ejecutivo del banco inglés.
El presidente ejecutivo del banco inglés. (Laurent Fievet/AFP)

Londres

El presidente ejecutivo de HSBC se quejó de que los banqueros son sujetos a estándares más altos que los obispos, mientras el gobierno de Reino Unido prometió medidas legales enérgicas contra los bancos que faciliten la evasión fiscal.

En la presentación de resultados del grupo, Stuart Gulliver enfrentó una serie de preguntas sobre el escándalo de evasión fiscal en el que está envuelta la unidad de banca privada en Suiza de HSBC en los últimos 15 días. Al describir el asunto como una “gran vergüenza” para él y para su personal, insistió en que la unidad suiza se limpió desde que ocurrieron los polémicas prácticas entre 2005 y 2007.

“Me parece que las grandes corporaciones estamos sujetas a mayores estándares que las fuerzas armadas, la iglesia o la administración pública”, dijo Gulliver. “¿Puedo saber lo que hacen las otras 257 mil personas? Por supuesto que no. Si quieres preguntar si puede ocurrir de nuevo, eso no es razonable”.

El ministro de Hacienda británico, George Obsorne, ayer anunció que usará el presupuesto para combatir las prácticas que quedaron expuestas por el escándalo. Los bancos, contadores y otras personas que asesoren a clientes sobre las formas para evadir impuestos pueden enfrentar multas de cientos de millones de libras. El Tesoro quiere cerrar un vacío legal con el que las personas pueden enfrentar sanciones civiles por evasión fiscal, pero los profesionales de las finanzas que se coluden con ellos, no.

Gulliver tuvo que defenderse después de que el periódico The Guardian informó que en una empresa panameña mantuvo millones de dólares de sus pagos de bonos a través de la banca privada suiza. Dijo que la estructura simplemente fue para proteger su privacidad y evitar que el personal en Hong Kong y Suiza conociera lo que le pagaron antes de unirse a la junta de administración de la casa matriz en 2008. “Estar en Suiza me protege del personal de Hong Kong. Estar en Panamá me protege del personal suizo”, dijo. “No hay mayor complicación que esa”.

Gulliver dijo que su sueldo de 7 millones 600 mil libras de 2014 se redujo para reflejar la multa que recibió el banco el año pasado por manipular los mercados de divisas. Pero el presidente, Douglas Flint, descartó la idea de que el bono del presidente ejecutivo también deba reducirse por el escándalo de la banca privada suiza, a la que calificó de “un absurdo conjunto de circunstancias”.

El banco, que cotiza en la bolsa del Reino Unido, reportó utilidades antes de impuestos de 18 mil 700 millones de dólares (mdd) el año pasado, una reducción de 17 por ciento de los 22 mil 600 mdd del año anterior.