Goldman y SocGen quieren entrar a préstamos 'sociales'

Las operaciones 'peer-to-peer' son la nueva tendencia
Una sucursal de la financiera francesa.
Una sucursal de la financiera francesa. (Shutterstock)

Londres y Nueva York

Dos de los principales bancos de inversión buscan entrar al sector de rápido crecimiento de los préstamos sociales tipo peer-to-peer (P2P o de persona a persona), una muestra de que hasta las instituciones establecidas se apresuran para adherirse a una tecnología que altera las finanzas tradicionales.

Société Générale y Goldman Sachs se encuentran entre varios de los bancos que discuten un plan para respaldar a Aztec Money, una plataforma emergente de financiamiento P2P que creó un mercado en línea en el que la gente puede hacer ofertas por facturas de compañías, de acuerdo con tres personas familiarizadas con el proyecto.

Cuando las estructuras peer-to-peer se crearon hace una década, el motivo fue hacer un lado a los bancos mediante el uso de tecnología de punta para relacionar a aquellos que tienen dinero para invertir con personas o compañías que lo necesitaban.

Pero a medida que la demanda de las finanzas P2P creció, las plataformas se convirtieron en grandes grupos de servicios financieros que ofrecen fondos y estimulan su crecimiento.

El sector también atrae a personas de alto perfil. Arianna Huffington, presidenta y editora en jefe de Huffington Post Media Group, es la última en unirse a una institución de préstamos P2P. La nombraron miembro de la junta de administración de Payoff, parte de un grupo de nuevos competidores que surgen en una industria que en EU dominan Lending Club y Prosper.

Los bancos se encuentran entre las instituciones que compran préstamos de Lending Club, el sitio de préstamos P2P más grande de EU. En el Reino Unido, Santander y Royal Bank of Scotland tienen alianzas con empresas P2P.

Su participación decepcionará a los puristas, que pregonaron a la naciente industria P2P como una innovación democrática con el poder de tomar las funciones de una desacreditada industria bancaria.

Aztec, que afirma ya vendió cientos de millones de facturas corporativas desde su lanzamiento en 2013, dijo que su plataforma llena el hueco que dejan los bancos que se retiran y llevan financiamiento comercial a los mercados emergentes que de otra manera tienen poco o ningún acceso.

La entrada de fondos de bancos, fondos de cobertura y gestores de activos, que buscan comprar facturas corporativas en masa y volver a empacarlas, la impulsa la búsqueda de inversiones con mayores rendimientos y la oportunidad de bursatilizar activos.

SocGen y Aztec no quisieron hacer comentarios. Goldman tampoco quiso hablar, aunque una persona cercana al banco señaló que quedaba un "largo camino" por seguir con el proyecto.

El movimiento de Aztec para hacer equipo con los grandes bancos de inversión recuerda otros ejemplos de sociedades entre el sector emergente de P2P y las instituciones de crédito actuales a las que se supone que desafían.

En EU, los grandes bancos y otras importantes instituciones de servicios financieros se encuentran entre los principales promotores de las plataformas P2P.