Petroleras buscan mostrarse valientes ante precios bajos

Las energías alternativas son una buena oportunidad para diversificar ingresos, opinan los CEO en Davos.
Patrick Pouyanné, director general de la empresa francesa Total.
Patrick Pouyanné, director general de la empresa francesa Total. (Philippe Wojazer/Reuters)

Davos

El derrumbe del petróleo propaga la incertidumbre entre los ejecutivos, ya sea que dirijan compañías que van a sufrir como resultado de los bajos precios o se van a beneficiar con ello.

En el Foro Económico Mundial, en Davos, las grandes petroleras, muchas de las cuales anunciaron recortes de costos en los últimos días, luchan por mostrarse valientes.

Al hablar ayer en una de las primeras sesiones del foro, Patrick Pouyanné, director general de Total, la petrolera francesa, se mostró filosófico sobre la caída de los precios del crudo, que se redujeron a menos de la mitad desde el verano. "El ciclo regresará y el precio volverá más alto de nuevo", dijo.

Pouyanné también declaró a Financial Times, a principios de semana, que Total "resistirá la tormenta" al acelerar y profundizar las reducciones de costos. Dijo que aquellos que predicen una mayor caída "desestiman la capacidad del sistema, particularmente en la industria estadunidense, para reaccionar en términos de eficiencia".

El problema principal, añadió, será la continua capacidad de financiamiento para las compañías que, a diferencia de Total, tienen un fuerte apalancamiento.

Pero su contraparte en Eni, el grupo italiano de energía, fue más directo sobre el panorama incierto, advirtió a Reuters Tv que los precios pueden subir hasta 200 dólares el barril. Después dijo, en una sesión en el foro, que lo que se necesita es un "banco central del petróleo, como el que tenemos en el sistema financiero, para dar estímulos y estabilizar (precios)", en clara referencia al papel de la OPEP, el cártel de productores que se negó a reducir la producción.

Las empresas petroleras dicen que los precios más bajos representan una oportunidad para diversificar la energía alternativa y mejorar la eficiencia, como hicieron en la década de los 90 después de que cayeron los precios. Majid Jafar, presidente ejecutivo de Crescent Petroleum, una empresa petrolera independiente, dijo: "Es claro que todo el mundo busca reducir la grasa, pero no es tan grave como cortar el músculo y el hueso, al menos no en las tradicionales zonas petroleras como Medio Oriente".

El martes, los asistentes a una cena de trabajo para la comunidad de gas y petróleo dijeron que los ejecutivos de los grupos petroleros y de servicios llegaron y se preguntaron si sus iniciativas conjuntas para atraer personal calificado o en innovación todavía son relevantes dado el cambio en el mercado. Pero llegaron a la conclusión de que la planeación a largo plazo todavía es importante. La industria tendrá que "invertir una enorme cantidad de dinero" para hacer frente a la alta demanda de petróleo que se pronostica para 2030, dijo Pouyanné.

Kenneth Rogoff, economista de Harvard, dijo que el efecto positivo de los precios más bajos del petróleo se dará "muy fuerte en un año y la gente subestima cuánto ayudará" a estimular la economía mundial.

Sin embargo, entre los consumidores industriales de petróleo la caída de los precios se ve como una posible fuente de ingresos inesperada para las compañías que trabajan en un ciclo de corto plazo.

El director de finanzas de una gran empresa europea de químicos dijo que planeó en una perspectiva de 18 meses, y que para ese entonces el precio estará fuerte de nuevo. La mayor parte de las compañías probablemente haya cubierto en alrededor de 70 dólares cuando el precio se encontraba por arriba de 100 dólares, lo que suavizará el impacto inmediato de la reciente caída por debajo de 50 dólares el barril.

Stephan Tanda, miembro del consejo de administración de Royal DSM, el grupo holandés de ciencias de la vida y materiales, dijo que aunque la caída del precio del petróleo tendrá un beneficio directo para ellos como usuarios de energía, el impacto más importante es para los consumidores en el sector agrícola, ya que es "un negocio de efectivo y por lo tanto el efecto se siente muy rápidamente".

Mientras tanto, los productores de equipos de ahorro energético o de energía alternativa están determinados a que las empresas y los países no deben reducir su énfasis en mejorar la eficiencia de la energía. Alex Molinaroli, presidente ejecutivo de Johnson Controls, dijo que en teoría "tenemos mucha energía que se ofrece, (pero) normalmente es en los lugares equivocados, en el momento equivocado y con el costo equivocado".

En cuanto al optimismo público de las empresas y países productores de petróleo, es probable que sea menor de lo que parece.

Cuando PwC encuestó a los jefes de las empresas de energía a finales de 2013, casi 60 por ciento esperaba aumentar el número de su personal en el siguiente año. Cuando los encuestaron nuevamente en el cuarto trimestre de 2014, solo 36 por ciento tenía la intención de expandirse. La confianza de los jefes en regiones ricas en petróleo, como Medio Oriente y Rusia, también se desplomó. "Esto evidentemente va ligado con lo que sucede con los precios del crudo", dijo Dennis Nally, presidente de PwC. "Es un dividendo económico para los grandes consumidores de energía, pero si ves el impacto en un país como Rusia, tiene un efecto muy negativo".

Como el financiero de energía Ken Hersh, de NGP Energy Capital Management, señaló en una pregunta a un panel que incluía al viceprimer ministro de Rusia y al secretario general de la OPEP: "El precio del petróleo bajó de 100 a 50 dólares y todo el mundo gana: tiene que haber un perdedor en alguna parte".

60%
Empresas encuestadas en 2013 por PwC que preveían aumentar su personal; en 2014 solo 36% mantenía su expectativa

107.58
Precio en dólares del crudo Brent al 23 de enero de 2014; hoy el energético de ronda los 48 dólares por barril

200
Precio del crudo que espera la firma energética italiana Eni en la próxima década, dependiendo de las acciones de la OPEP