Llega un anticipado regalo de Navidad al mercado de gasolina

Esperan que tenga una reacción positiva en las ventas minoristas del combustible.
Consumidores serán beneficiados.
Consumidores serán beneficiados. (Justin Sullivan/AFP)

¡Feliz Navidad, Estados Unidos! Los conductores de ese país están recibiendo un regalo anticipado en la forma de la caída de los precios de la gasolina.

Los futuros de gasolina reformulada o RBoB para noviembre de esta semana cotizaron por debajo de los 2.30 dólares por galón, lo cual está ocurriendo por primera vez desde diciembre de 2010.

Esto se notará en las bombas. Haciendo una equivalencia, es como si hubiera una reducción de impuestos para los hogares y probablemente ayude a que las ventas en las tiendas sean un poco más fuertes en la temporada de fiestas. Potencialmente estas son buenas noticias para el sector de consumo discrecional, es decir ventas al menudeo.

Por otra parte, la caída de los precios de la gasolina es un aspecto de un sector energético cuyo abastecimiento es enorme.

El reciente auge del petróleo shale llevó a la producción estadounidense a su nivel más alto en los últimos 28 años. Arabia Saudita ha tomado una posición renuente a disminuir su producción, tal vez jugando al largo plazo en donde nuevas caídas en el precio del petróleo podrían hacer cojear al sector del shale ya que éste es de mayor costo.

El resultado es que el Brent está coqueteando con los 90 dólares en tanto que el WTI (West Texas Intermediate) lo hace a unos cuantos dólares por debajo de ese nivel.

Estas también son buenas noticias para los márgenes de las compañías con alto consumo de energía. Las aerolíneas deben de beneficiarse con los menores costos del combustible, aunque la actual preocupación por la propagación del virus del ébola podría contrarrestarlo.

Por supuesto, también hay perdedores. El subsector de producción y exploración de petróleo y gasolina del S&P 500 ha sido afectado, pues ha reportado un rendimiento menor al del mercado general por un 17% durante los últimos doce meses.

También está Rusia, cuya economía todavía es muy sensible a los precios de los energéticos.

Algo interesante es que el Micex de Moscú, el cual tiende a llevar una correlación muy estrecha con el Brent, por el momento parece estar desestimando la caída del índice de referencia del petróleo.