Potencial de 'fracking' mundial equivale a reservas rusas

Los fracturadores de Reino Unido se enfrentan al temor de que esa técnica provoque sismos.
Las reglas buscan lograr un “equilibrio apropiado” entre la seguridad y el crecimiento en una industria que realizó una enorme contribución a la recuperación  económica de EU, argumenta la Casa Blanca.
(Shutterstock)

El fracking, al que algunos culpan de provocar terremotos en Estados Unidos, puede liberar casi 140 mil millones de barriles de reservas mundiales de petróleo, el equivalente a las de Rusia, dice un estudio.

Irán, Rusia, México y China pueden tener los mayores beneficios con las técnicas de explotación que utilizan los buscadores modernos de petróleo en la revolución del esquisto de EU para darle vida a sus envejecidos yacimientos petroleros y de gas, de acuerdo con un análisis de la compañía de investigación IHS.

Se estima que dos terceras partes del petróleo recuperable adicional llegarán de Medio Oriente y América Latina.

El fracking, o fracturación hidráulica, implica el bombeo de una mezcla de agua, arena y químicos a alta presión en las rocas bajo la tierra para abrir pequeñas fisuras, lo que permite que el gas y el petróleo fluyan con más libertad hacia la cabeza del pozo. La perforación horizontal —hundir un pozo una milla (1.6 kilómetros) o más hacia abajo, después una milla o más de lado— hizo posible exponer un área mayor de rocas portadoras de recursos.

Esos procesos contribuyeron al auge de la producción en EU, mientras las empresas utilizan avances tecnológicos para reducir costos y mejorar la productividad. Pero no tiene un uso generalizado, en parte debido a la oposición de los grupos ambientalistas y también a la necesidad de equipo especializado.

En Reino Unido, que tiene una densidad de población más grande que EU, los perforadores que esperan fracturar reservas de gas de esquisto se toparon con el recelo de la gente en medio de las preocupaciones por el riesgo de pequeños temblores en la tierra, que pueden desencadenarse por inyectar aguas residuales de nuevo al subsuelo, el ruido y la alteración del transporte de materiales hacia y de los sitios.

IHS dice que se pueden liberar hasta 141 mil millones de barriles de campos conocidos fuera de Norteamérica, y que 135 mil millones de estos en yacimientos que requieren el fracking. Hasta 40 mil millones de estos barriles se encuentran en Irán, donde el gobierno espera atraer la inversión extranjera siempre y cuando se levanten las sanciones, después de que se llegó a un acuerdo sobre sus ambiciones nucleares. México, que abre su sector energético a la inversión extranjera, le sigue, con 14 mil millones de barriles potencialmente recuperables; Rusia, con 12 mil millones, y China, con 6 mil millones.

IHS examinó más de 170 campos petroleros maduros en todo el mundo y tres campos en Francia, Túnez y China, donde los operadores revivieron los activos antiguos con nuevas tecnologías. En Francia, donde no se permite el fracking, el campo Saint Martin de Bossenay, cerca de París, y que se abandonó en 1996, se volvió a desarrollar con la perforación horizontal, lo que aumentó la tasa de recuperación de petróleo de 40 a 44 por ciento y elevó las reservas en un millón de barriles, o alrededor de 10 por ciento.

De acuerdo con IHS, los campos que pueden beneficiarse con las nuevas tecnologías tienen una distribución relativamente uniforme en todo el mundo. Los otros 10 principales países, cada uno con más de 4 mil millones de recursos adicionales, son los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Kazajistán, Argelia, Libia y Venezuela.