Refinerías indigestas

De los 11 millones de barriles de esquisto estadounidense que se obtendrán al día para finales de año, 1 millón no podrán ser procesados.
A pesar de los buenos resultados en el esquisto, la falta de infraestructura para procesarlo puede abaratarlo.
A pesar de los buenos resultados en el esquisto, la falta de infraestructura para procesarlo puede abaratarlo. (Shutterstock)

Al término de 2018, la producción de esquisto en Estados Unidos (EU) registrará el nivel más alto en su historia. Más que Rusia o Arabia Saudita.

El problema, dicen los críticos, es que el esquisto es mucho más ligero que los crudos alquitranados, que es el clásico barril de petróleo que la gente conoce.

Esta situación tiene implicaciones enormes porque los refinadores, que convierten el crudo en productos utilizables, pasaron décadas invirtiendo en plantas capaces de procesar un petróleo mucho más pesado que, alguna vez se pensó, dominaría el suministro.

Los barriles de esquisto más ligero, dicen algunos, no son tan buenos para producir algunas cosas —sobre todo diésel, combustible de avión y otros de los llamados destilados medios— que el mundo necesita cada vez más.

Advierten de una crisis potencial en los próximos años, no por una escasez total de crudo, sino por refinadores que lucharían por competir por barriles más convencionales, ya que el esquisto de EU es deficiente.

“Es un error decir que EU puede agregar 1 millón de barriles por día a la capacidad de producción anual y que inmediatamente encontrará un lugar en el sistema de refinación mundial”, dice Bill Barnes de Pisgah Partners.


Si bien algunos creen que esta opinión es alarmista, incluida la Agencia Internacional de Energía (AIE), que argumenta que el sistema de refinación global de 100 millones de barriles diarios es lo suficientemente flexible como para adaptarse, existe evidencia de que el esquisto no se adapta uniformemente.

Morgan Stanley lo describió como “un problema complejo con varias incertidumbres”, pero pronosticó que, como mínimo, los productores estadounidenses de esquisto tendrían que aceptar precios más bajos para incentivar a las refinerías a usarlo a medida que crecen los suministros.

TE RECOMENDAMOS: Pemex va por más producción en refinerías en segunda mitad del año

Franco Magnani, responsable de operaciones de Eni, la gran petrolera italiana, que opera 550,000 barriles al día de capacidad de refinación, dice que no tienen prisa para asegurar acuerdos de suministro con los productores de esquisto de EU.

Si bien su opinión la comparten otros refinadores europeos con los que el Financial Times habló, el Reino Unido se convirtió en el mayor comprador de petróleo ligero estadounidense en la región. La refinería Fawley de ExxonMobil y la planta Pembroke de Valero son usuarios consistentes de esquisto, de acuerdo con Clipper Data.

“Si el sistema de refinación global, que es de 100 millones de barriles diarios, necesita absorber dos millones de barriles más de crudo ligero, no es realmente un problema”, dice Alan Gelder, jefe de Refinación de Wood Mackenzie.

“Sin embargo, los problemas podrían comenzar a surgir si el esquisto de EU sigue con su crecimiento de un millón de barriles por día más allá del 2020. Es en ese momento en el que necesitaremos más diésel y la gasolina estaría a la baja afectada por la penetración de los vehículos eléctricos”.

Amrita Sen, de Energy Aspects, dice que la fijación de precios sería clave a medida que aumente la producción de esquisto en EU, pero encontrará compradores adicionales en Asia gracias a las regulaciones de la OMI, debido a su bajo contenido de azufre. Los mayores volúmenes de productos más ligeros que crea también son buenos para el creciente sistema petroquímico de Asia.

“Hay problemas en ambos frentes de la industria. Las empresas de refinación que invirtieron en el procesamiento de crudo pesado podrían enfrentar problemas más adelante, si 80% del crecimiento proviene de calidades más ligeras, entonces los barriles de crudo más pesados podrían volverse más caros”.

Los críticos dicen que el mercado abierto para crudos ligeros está más cerca de los 15 millones de barriles por día.