Perfilan resurrección de móviles BlackBerry

La compañía canadiense concedió licencias de su marca a tres fabricantes “de etiqueta blanca” en Indonesia, India y China.
Apenas hace seis meses la empresa había anunciado que dejaría de producir dispositivos.
Apenas hace seis meses la empresa había anunciado que dejaría de producir dispositivos. (Dado Ruvic/Reuters)

Solo han pasado seis meses desde que BlackBerry tomó la decisión de dejar de producir los teléfonos que llevan su nombre, pero John Chen, el director ejecutivo que desconectó el proyecto, ya predice que los teléfonos van a regresar.

La compañía canadiense que alguna vez dominó el mercado de smartphones concedió licencias de su marca a tres fabricantes de teléfonos “de etiqueta blanca” en Indonesia, India y China, que ahora fabrican teléfonos diseñados para atraer a los 14 millones de usuarios de BlackBerry en todo el mundo, un número que disminuyó de los 80 millones de usuarios que tuvo en su punto máximo. “Algo tiene que ocurrir. Me agrada dejar que mis socios se ocupen de eso”, dice sobre la uniformidad de los smartphones.

A pesar de ello, Chen está contento de haber tomado la decisión de que BlackBerry saliera del tan competido mercado de los smartphones. Sentado en el sótano del hotel Bulgari en Londres, se siente satisfecho por dejar el sector de hardware, y describe el mercado de smartphones como “masificado” y a los últimos modelos de sus antiguos rivales como “aburridos”.

En su lugar, BlackBerry, en las propias palabras de Chen, “regresó a sus raíces” al enfocarse en su software de seguridad, los servidores y las herramientas de productividad, mientras que al mismo tiempo aprovecha los nuevos mercados, entre ellos de los automóviles conectados. El giro que dio BlackBerry tal vez era inevitable bajo la gestión del pragmático Chen.

En los datos más recientes de Gartner sobre la industria se mostró que la participación de BlackBerry en el mercado de sistemas operativos móviles se desplomó a 0.0 por ciento redondo en el cuarto trimestre de 2016.

Lanzó los teléfonos con el software de Android, pero ninguno provocó un cambio en los volúmenes como para justificar la inversión continua. Sin embargo, cree que al usar el “poder” de la fabricación local de sus socios —TCL, de China; PT BB Merah Putih, de Indonesia, y Optiemus, de India— significa que los teléfonos BlackBerry podrían disfrutar de una improbable segunda vida. “En un par de años, más gente va a comprar los teléfonos BlackBerry que ahora. Mi predicción, y podría equivocarme, es que vamos a tener un regreso en los teléfonos móviles”, dice.

Si la estrategia tiene éxito ingresarán dólares de las licencias, pero no en la cantidad suficiente como para restaurar su erosionada caja. En 2012, BlackBerry informó ingresos para el cuarto trimestre de 4 mil 200 millones de dólares (mdd), cuando todavía era pujante en el mercado de smartphones. Cinco años después, la cifra equivalente para el cuarto trimestre fue de 286 millones de dólares.

Chen, a quien nombraron en 2013, cuando la empresa estaba a punto del colapso, no se inmuta. El ex jefe de Sybase argumenta que logró su objetivo de transformar a BlackBerry. “Ya no estoy en un estado de darle la vuelta. Estoy en un estado de crecimiento”, dice.

Como evidencia de la transformación, la porción de software y servicios de los ingresos de BlackBerry creció de 100 millones de dólares a 640 mdd desde que se unió a la compañía. Los resultados del cuarto trimestre mostraron que las pérdidas se redujeron a 47 mdd, en comparación con 238 millones de dólares el año anterior, y la directriz de que la compañía tiene que ser rentable este año hizo que las acciones subieran 12 por ciento. Un impulso adicional llegó la semana pasada en la forma de un reembolso de 815 millones de dólares del fabricante de chips, Qualcomm, irónicamente, como resultado de su fracaso en el sector de smartphones.

El pago elevó el balance de efectivo de la compañía y podría despejar el camino para una táctica más agresiva en las adquisiciones. El regreso al software y la seguridad refleja un mundo que cada vez está más en sintonía con las amenazas de seguridad cibernética de los teléfonos móviles sin protección, sobre todo en el ambiente de oficinas.

Los gobiernos se mantienen como grandes clientes de la tecnología BlackBerry, y todos los países del G7 utilizan su software. La compañía estima que el mercado para su tecnología de “Enterprise of Things” tiene un valor de 17 mil 600 mdd.

Chen también ve una oportunidad para introducir una submarca similar a la famosa estrategia “Intel Inside” de la que fue pionera la compañía de chips. La compra de la compañía del productor de software QNX en 2010 también convirtió a la empresa en un participante en el mercado de automóviles conectados. Trabaja estrechamente con Ford, que se hizo cargo de 400 empleados de BlackBerry este mes para impulsar el desarrollo de la conectividad integrada en el automóvil. Ahora hay 60 millones de coches en la calle que utilizan software BlackBerry.

BlackBerry realiza pruebas de dos vehículos autónomos y espera hacer pruebas reales en la calle a finales de verano en Toronto. Chen afirma que los coches empezaron a convertirse en poco más que grandes cadenas de código. “Es como un carrito de golf muy caro que va por todos lados”, dice sobre los futuros coches autónomos.

Sin embargo, admite que sus esfuerzos para distanciar a BlackBerry de su herencia de los smartphones de alguna manera perjudicó su marca.