Operadores almacenan petróleo para especular

Con el crudo Brent a menos de 100 dólares por barril, las empresas esperarán a que la utilidad exceda el costo de guardar el hidrocarburo.
A pesar de las agitaciones políticas en Libia, Siria e Irak, no ha disminuido la producción.
A pesar de las agitaciones políticas en Libia, Siria e Irak, no ha disminuido la producción. (Mahmud Turkia/AFP)

Después de cinco años de una baja volatilidad y de pocas oportunidades de hacer dinero en el mercado del petróleo, los operadores han vuelto a abrir la vieja técnica. Aprovecharse de la llamada estructura contango en el crudo Brent, la jerga del mercado para cuando los precios de entregas futuras exceden los precios spot (de contado), mantienen el hidrocarburo almacenado y esperan una utilidad casi sin riesgo cuando lo vendan más adelante.

Los informes de esta semana, que sugieren que un comprador chino alquiló el barco petrolero más grande de crudo para almacenar petróleo, tienen nerviosos a los demás participantes. Todavía no está claro si el chino estaba buscando hacer una jugada contango en el sentido tradicional, o si buscaba obtener el precio relativamente barato de petróleo para tener un mejor negocio con el crudo.

De todas formas, es un indicio de un fenómeno más amplio. Alrededor de 50 millones de barriles de crudo se mantienen en buques petroleros en Saldanha Bay, Sudáfrica, y Asia; según dicen los analistas de la consultora londinense Energy Aspects, es el nivel más alto desde el supercontango de 2008-2009.

"El Brent y los crudos relacionados con el Brent están en contango. Los Urales rusos y el crudo del Medio Oriente, de África occidental, todos ellos tienen la posibilidad de que sean almacenados por los operadores. Está claro que se puede hacer dinero", dice Michael Wittner, analista de Société Génerále.

Un mercado bien abastecido en combinación con una demanda más débil de la esperada ha pesado en los precios de mediano plazo del Brent, que a principios de esta semana cayó por debajo de los 100 dólares por barril por primera vez desde junio de 2013.

A pesar de las agitaciones políticas que van desde Libia hasta Siria e Irak, la producción no ha sido afectada. Al mismo tiempo, un exceso de petróleo en la cuenca del Atlántico mientras las refinerías europeas recortan la producción debido a la baja utilidad y por el mantenimiento de temporada han agravado los efectos de la cada vez mayor producción de petróleo norteamericano.

Los inventarios globales del crudo subieron a 2 mil 67 millones de barriles en julio, los más altos desde septiembre del año pasado, según datos de la Agencia Internacional de Energía.

Pero los contratos de entregas posteriores de petróleo han aumentado la preocupación de los suministros en el futuro.

La violencia sectaria en Irak y que los bancos que retienen el crédito a las empresas rusas han aumentado el temor sobre la producción de petróleo a mediano plazo en estos países y en otros.

Todo esto junto ha creado un punto óptimo. Pero, ¿por cuánto tiempo esto hace que sea un negocio razonable?

Para los productores, empresas comerciales y otras compañías con fácil acceso al petróleo físico, la estrategia es simple. Retén las existencias hasta que el diferencial de precios sea mayor que los costos de almacenamiento y otras inversiones de capital, y después vende.

A algunos observadores de la industria esto les recuerda la era de oro de la jugada contango en 2008-2009, cuando 200 millones de barriles de petróleo fueron almacenados al caer la demanda durante la recesión mundial.

"Las jugadas de almacenamiento ayudan a absorber el exceso de barriles de crudo, pero, al mismo tiempo, el inventario resultante incrementa todavía más el peso en la parte frontal de la curva, y por lo tanto, refuerza el contango", dice Wittner.

Pero ahora los márgenes son mucho más estrechos y el almacenamiento flotante todavía no tiene un sentido económico para muchos de los participantes del mercado, dicen los operadores y analistas.

Los observadores de la industria se mantienen pendientes de Arabia Saudita, el productor más grande de la OPEP, para ver si el país reduce su producción para mantener en orden el suministro mundial y apoyar los precios.

Sin embargo, los recortes en los precios de venta de octubre para sus clientes en Asia, Europa y EU fueron una señal de que era poco probable detener la producción en medio de un exceso de suministro de petróleo crudo, alimentando el sentir de que los precios bajarán y el contango continuará.

50 millones

Barriles de crudo que se mantienen en buques petroleros en Sudáfrica y algunas costas asiáticas

26 mil millones

Inventario internacional de barriles de petróleo; es el registro más alto desde septiembre del año pasado

200 millones

Almacenamiento de barriles durante la crisis global de 2008-2009 para evitar vender barato