Los ganadores y los perdedores de la OPEP

El acuerdo para recortar 1.2 millones de barriles diarios resultó en un incremento del petróleo a 50 dólares por barril. Aún así, no todos los países del cártel podrán festejar igual.
Saudi Arabia, donde se encuentra esta planta de crudo, es uno de los países que asumirá la mayor carga de recortes de suministro. Otros son: Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar.
Saudi Arabia, donde se encuentra esta planta de crudo, es uno de los países que asumirá la mayor carga de recortes de suministro. Otros son: Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar. (Shutterstock)

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó, en teoría, recortar los suministros por primera vez desde la crisis financiera hace ocho años, lo que elevó los precios del petróleo a más de 50 dólares por barril, ya que Arabia Saudita y sus aliados del Golfo aceptaron grandes reducciones en la producción.

El cártel, que produce un tercio del petróleo mundial, logró un acuerdo para recortar 1.2 millones de barriles diarios para llegar a cerca de 32.5 millones de barriles al día durante seis meses a partir de enero de 2017 después de seis horas de negociaciones en Viena. Existe la opción de ampliar el acuerdo hasta finales de 2017.

El acuerdo, si se implementa adecuadamente, debe contribuir en gran medida a aliviar el exceso de oferta que redujo los precios del petróleo durante dos años y medio. Pero eso no será gratis, y algunos miembros del cártel pagarán un precio más alto que otros.

Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico, entre ellos Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar, acordaron asumir con la mayor parte de los recortes. Apuestan a que una rápida recuperación va a garantizar que no pierdan ingresos o cedan a otros su participación de mercado.

Irán e Irak, que se encuentran fuera del bloque del Golfo en Medio Oriente, hicieron un sacrificio menor. La mayoría de los analistas petroleros consideran que las concesiones limitadas que hicieron para que el acuerdo tuviera éxito en gran parte son medidas técnicas para quedar bien y tranquilizar a los saudíes.

Otros miembros, de Venezuela a Angola, que acordaron recortar parte de su producción en apoyo de una reducción de 1.2 millones de barriles al día, tienen un historial inconsistente de cumplimiento en acuerdos anteriores. El aumento del precio del miércoles pasado tras el acuerdo, tal vez necesite ser de una recuperación continua para convencerlos de hacer su parte. 

El diablo está en los detalles

Los observadores de la OPEP se apresuraron a analizar las cifras detrás del acuerdo, que en conjunto debe ser un recorte proporcional de 4.5% en todos los países, con excepción de Libia y Nigeria. El diablo rápidamente se detectó en los detalles.

Las cifras que dio a conocer la OPEP muestran un acuerdo para un recorte de casi 1.2 millones de barriles diarios. Esto lo liderará Arabia Saudita con 486,000 barriles diarios y 300,000 barriles diarios por parte de sus aliados del Golfo, los Emiratos Árabes Unidos (139,000 barriles diarios), Kuwait (131,000 barriles) y Qatar (30,000 barriles).

TE RECOMENDAMOS: Iraq impulsa al petróleo mexicano, gana 0.30 dólares

Irak aceptó renuentemente utilizar los números de terceros que usó la OPEP para calcular la producción y recortar 210,000 barriles diarios. Esto fue un punto clave para un país que cree que sus datos propios muestran que su producción es mayor. Los analistas no tienen certeza sobre en dónde se van a realizar realmente los recortes, ya que gran parte de la producción la manejan empresas internacionales.

Para Irán, el asunto es aún más complicado e implica usar números que, para muchos analistas, se basan más en la percepción que en la realidad. Ya que Irán pasó años bajo sanciones, la OPEP acordó otorgarle una línea de base de producción de 3.975 millones de barriles diarios -el nivel más alto de producción desde antes de las sanciones en 2005- a diferencia de la mayoría, cuya base es lo que produjeron en octubre.

Una reducción de 4.5% a partir de este nivel llega casi a 3.8 millones de barriles diarios, cifra que los delegados dicen es un nivel promedio al que finalmente acordaron congelar durante seis meses a partir de enero. La producción actual de Irán está cerca de 3.7 millones, lo que le da al país margen para aumentar al menos 90,000 barriles. Países más pequeños, de Ecuador a Gabón, comprenderán el resto.

Por lo que los analistas consideran que hay un error administrativo en torno a la producción de Angola, el nivel de producción total de la OPEP en realidad podría ser 200,000 de barriles diarios más, y que esté más cerca de 32.7 millones de barriles diarios que de 32.5 millones de barriles diarios. Se le permitió a Angola utilizar su base de septiembre debido al mantenimiento de campo en octubre. Los analistas creen que la OPEP olvidó tomar en cuenta esto.

El mayor riesgo está con Nigeria y Libia, los dos países exentos del acuerdo, dice Abhishek Deshpande de Natixis: “Después de que los conflictos y paros de producción los afectaron, estos son dos países con un importante potencial para aumentar la producción”. 

El llamado para los países fuera de la OPEP

Algunos de los principales productores que no pertenecen a la OPEP también hicieron promesas. La forma en que lo cumplan afectará el éxito -y la duración- del acuerdo.

Rusia es el más destacado, afirma que cargará con la mitad del recorte de la cifra de 600,000 barriles diarios que quiere ver el cártel de países que no pertenecen a la OPEP. Sin embargo, hay dudas, sobre qué tanto va a cumplir Moscú.

Antes de la reunión, los comentarios públicos de los funcionarios rusos se centraron en congelar la producción, al nivel actual postsoviético de más de 11 millones de barriles diarios, no a disminuir.

TE RECOMENDAMOS: Gasolina subirá tras acuerdo OPEP: Coldwell

Muchos analistas esperan que la contribución de Rusia podría ser más una combinación de tasas naturales de disminución y una desaceleración en los incrementos de la producción en lugar de un recorte en sí.

En otras partes no queda totalmente claro en dónde se realizará el recorte de los otros 300,000 barriles diarios. Kasajistán y Omán manifestaron cierta disposición para contribuir, pero no se concretaron los detalles. Para el 9 de diciembre se espera una reunión con países no miembros de la OPEP en Doha, Qatar.

El resultado para el esquisto

El acuerdo le dará una mano a los productores de petróleo de esquisto en EU, a cuyo aumento incontrolable en la primera mitad de esta década se interpuso la OPEP hasta ahora.

El colapso de los precios del petróleo tras la decisión de la OPEP de no frenar la producción pasó factura en la industria del esquisto, pero menos de lo que se temía: la producción de EU cayó de un máximo de 9.6 millones de barriles diarios en abril de 2015 a 8.58 millones de barriles diarios en septiembre, de acuerdo con los datos del departamento de energía de EU.

Sin embargo, tal vez la producción de petróleo de EU ya tocó fondo. El número de plataformas en exploración de petróleo en el país regresó a su nivel más alto desde enero de 2016, aunque se necesita tiempo para perforar y completar los nuevos pozos. 

El aumento de los precios del crudo West Texas Intermediate se incrementó por encima de 50 dólares por barril el miércoles pasado, un nivel superior al que algunos pozos llegan en su punto de equilibrio en cuencas como la de Permian en Texas, Denver-Julesburg en Colorado y Stack en Oklahoma, de acuerdo con Bernstein.

“Una cosa es segura, a la ajustada producción petrolera de EU le gustará el aumento de precio y la producción comenzará a subir pronto”, dijo Spencer Welch, director de IHS Energy, una consultora. 

El frenesí de las operaciones

El suspenso que había antes de la reunión de la OPEP -y el caos posterior- fue una ganancia inesperada para las bolsas de futuros y corredores que manejaron volúmenes récord de petróleo.

Al terminar la reunión en Viena, más de 1.7 millones de contratos de futuros de crudo Brent ya habían cambiado de manos en el Intercontinental Exchange, muy por encima de su récord anterior de 1.5 millones que se estableció en julio de 2014.

TE RECOMENDAMOS: Petróleo se estabiliza en 50 dólares tras acuerdo de OPEP

En el New York Mercantile Exchange de CME Group, operaron más de 2.4 millones de futuros de crudo West Texas Intermediate, lo que superó el máximo anterior de 1.9 millones que se estableció el 9 de noviembre, un día después de las elecciones de EU. Los volúmenes de las opciones de futuros del West Texas Intermediate también batió un récord que se estableció el martes pasado.

Las negociaciones de la OPEP “fueron grandiosas para nuestro negocio”, dijo Derek Sammann, director global de materias primas de CME, en una conferencia con inversores después del acuerdo.

Para que continúe el frenesí depende de qué tan bien puedan cumplir los miembros de la OPEP con los compromisos de producción. La incertidumbre puede impulsar más las operaciones. Pierre Lacaze, director ejecutivo de LCM Commodities, un corredor de opciones de petróleo, dijo que la volatilidad futura implícita de las opciones de petróleo cayó marcadamente después de que quedaron claros los resultados de la reunión.

“Es como un soufflé, sube y sube y sube, y abres el horno y pum, baja de nuevo”, dijo Lacaze. “Hoy, el soufflé bajó”.