Las nuevas reglas frenan los consejos de administración

Los candidatos a esos puestos deben mostrar un compromiso real y su idoneidad para ser elegidos.
HSBC, institución financiera de Reino Unido.
HSBC, institución financiera de Reino Unido. (Stefan Wermuth/Reuters)

Ocupar un lugar en el consejo de administración como un director no ejecutivo (NED, por su sigla en inglés) era la cima en las aspiraciones de cualquier profesional en la City. Pero un ambiente más regulado, requisitos de mayor compromiso y nuevas reglas sobre transparencia personal han provocado que los candidatos evalúen más las implicaciones para asumir estas posiciones.

Los reclutadores de ejecutivos (headhunters) dicen que las nuevas reglas llevan a algunos candidatos a evitar sentarse en consejos de administración, al tiempo en que el régimen de separación corporativa, diseñado para dividir las operaciones bancarias minoristas de las de inversiones, ha provocado un aumento en la demanda de directores.

Las reglas estipulan que los bancos, incluidos Barclays y HSBC, separen las divisiones de consumo de operaciones corporativas que implican mayores riesgos. Por ello deben crear consejos por separado para sus áreas minoristas que sean independientes de la matriz.

La Autoridad de Regulación Cautelar (PRA, por su sigla en inglés) del Banco de Inglaterra, que regula la seguridad bancaria, calcula que miembros no ejecutivos adicionales de las operaciones de compartimentación implicarían entre un millón o dos de libras esterlinas en los costos salariales de los bancos.

El Royal Bank of Scotland, propiedad en 81 por ciento de los contribuyentes, es uno de los interesados del mercado en contratar gente, ya que planea reemplazar a su consejero saliente, Sir Philip Hampton.

"Cada vez es más difícil nombrar presidentes y directores del consejo administrativo", dice Dee Symons, jefa del sector de servicios financieros de la compañía de búsqueda de ejecutivos Russell Reynolds. "Para cada búsqueda existen solo una mínima cantidad de personas calificadas. La combinación de cualidades técnicas más la capacidad y el apetito de ocupar el puesto son difíciles de encontrar".

Una parte central del debate la provoca el Senior Managers Regime (SMR, o régimen para directores principales), que se usa para vigilar que los banqueros independientes paguen el precio de sus fallas en el cumplimiento de las principales reglas.

Con la idea de mejorar la responsabilidad personal, el SMR planea implementar la presunción de que los directores son responsables de conducta inadecuada si no logran demostrar que siguieron los pasos adecuados para evitar una falta en las regulaciones. Los banqueros que participen de manera imprudente en alguna falla rotunda del banco pueden estar sujetos a una sanción criminal.

"La noción de que la inversión de la carga de la prueba asusta a la gente en un mundo en el que políticos e inspectores buscan objetivos", dice Michael Reyner, socio administrativo de la compañía de búsqueda de ejecutivos MWM Consulting.

Por lo pronto, el temor de que el SMR provoque un éxodo de directores no ejecutivos no se ha cumplido.

HSBC sirve como caso de reflexión. Andrew Tyrie, presidente del Comité Selecto del Tesoro, reprendió al banco esta semana tras la publicación de reportes de que dos directores de su unidad en Reino Unido se estaban preparando para renunciar porque las reglas son muy draconianas.

Durante el fin de semana, sin embargo, salió a la luz que uno de los directores, John Trueman, se quedaba en el banco, y el otro, Alan Thomson, había renunciado a causa de la carga de trabajo.

Anthony Browne, presidente de la Asociación de Banqueros Británicos, dijo que él no sabe de ningún director no ejecutivo que esté renunciando a causa de las propuestas.

En EU surgieron preocupaciones similares tras la introducción de la reforma de ley corporativa Sarbanes-Oxley en 2002, pero se vinieron abajo. Entonces, algunos críticos decían que la ley provocaría que buenas personas no quisieran ocupar puestos en las juntas administrativas de las compañías de alto perfil, sin embargo, eso nunca sucedió.

Mientras se terminan los detalles del SMR, algunos banqueros esperan que el alcance se limite. En noviembre, algunos miembros de la Comisión Parlamentaria de Estándares Bancarios dijeron que el alcance del SMR que propuso la Autoridad de Conducta Financiera debería disminuir "notoriamente" para abarcar únicamente a ciertos miembros con responsabilidades específicas, como serían los de los comités de auditoría o remuneración.

Con eso las reglas de la Autoridad de Conducta Financiera se acercarían más y serían paralelas a las de la Autoridad de Regulación Cautelar del Banco de Inglaterra.

Los miembros del consejo que queden fuera de esta categoría deberían estar cubiertos por el nuevo Régimen de Certificación, dicen los legisladores. Aunque esto también tendría que monitorearse y plantear líneas claras de responsabilidad. Estas personas quedarían fuera de la inversión de la carga de responsabilidad y ya no estarían sujetos a acciones criminales.

Al mismo tiempo que el régimen de separación corporativa, los bancos tienen que lidiar con las reglas CRD4 de la Unión Europea. Éstas tienen vigencia desde julio 1 y limitan el número de direcciones que dicen que los individuos no pueden tener más de una dirección ejecutiva con dos direcciones no ejecutivas, o cuatro no ejecutivas.

"La población que podemos considerar es cada vez menor, y es difícil que la gente se interese a causa del clima actual", dice Louise Angel, jefa de prácticas de consejo de la firma de búsqueda de ejecutivos Ridgeway Partners.

Nadia Swann, socia de la firma de abogados Linklater, dijo que los NED están preocupados por el nivel de exposición que tendrán, en particular "la necesidad de participar en la administración ejecutiva de las compañías para poder deslindarse del nivel de responsabilidad personal en el consejo".

Otros son más optimistas. Sir Win Bischoff, antiguo presidente de Lloyds Bank y ahora presidente de la subsidiaria de JPMorgan Securities, dice que aunque los individuos son cada vez más precavidos cuando aceptan un puesto de NED en una compañía de servicios financieros, ésta sigue siendo una propuesta interesante.

Dijo: "Espero que existan candidatos calificados que encuentren atractivo este puesto, lo que permitiría que los consejos salgan beneficiados con miembros que tienen diversos grados de experiencia y habilidades".