Singapur, la mejor nación para hacer negocios en el orbe

Este año Exxon Mobil invirtió 6 mil mdd en la expansión de su complejo en ese país.
Vista de Marina Bay.
Vista de Marina Bay. (Edgar Su/Reuters)

Singapur

Singapur es el mejor lugar del mundo para hacer negocios, y Libia es el peor, de acuerdo con una encuesta en 82 países realizada por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU, por su sigla en inglés), que mantiene a la pequeña ciudad-Estado como líder por séptimo año consecutivo.

La EIU dice que Singapur ha asegurado el primer puesto "gracias a su economía eficiente y abierta, que trabaja duro para mantener su competitividad como un centro regional para los negocios globales".

Suiza obtuvo el segundo lugar, mientras que Estados Unidos es séptimo. Hong Kong es cuarto y Gran Bretaña 21. China quedó en el lugar 50, mientras que Rusia ocupa el lugar 64. La EIU dijo: "Las economías BRIC, a pesar de ser atractivas por su tamaño, son lugares difíciles para hacer negocios".

Singapur se mantiene como un imán para las empresas extranjeras, gracias a su relativa baja tasa de impuesto corporativo de casi 17 por ciento, amplios servicios legales y de negocios, y al hecho de que en gran parte está libre de corrupción.

Este año, Exxon Mobil invirtió 6 mil millones de dólares en la expansión de su complejo petroquímico en Singapur. Fue la inversión extranjera individual más grande en los casi 50 años de historia del país.

Las empresas multinacionales también han comenzado a abrir oficinas en Singapur para servir a toda la región de Asia, en algunos casos abarcan sus operaciones en Medio Oriente también.

Archer Daniels Midland trasladó en septiembre su sede de operaciones regional de Asia, de China a Singapur, mientras que en agosto, General Motors mudó una gran parte de sus operaciones internacionales no chinas de Shanghái a una nueva oficina regional en Singapur que también supervisará India, África y Medio Oriente.

Sin embargo, la encuesta de la EIU no mencionó la mayor dificultad que han tenido este año algunas empresas extranjeras para contratar a empleados que no son de Singapur para algunos puestos, después de que el gobierno introdujo una política para fomentar el empleo de sus ciudadanos.