Alcohol y tabaco, los mejores negocios durante un siglo

Un dólar invertido en las cigarreras estadunidenses en 1900 valdría ahora 6.2 mdd.
La producción de cigarrillos.
La producción de cigarrillos. (Matt Rouke/AP)

Londres y Nueva York

El pecado paga ganancias exorbitantes. Una nueva investigación sobre las industrias con mejores rendimientos en los mercados de valores en el muy largo plazo muestra que nada supera a las acciones de tabaco y alcohol.

Un dólar invertido en tabacaleras de Estados Unidos en 1900, con una prudente reinversión de dividendos, valdría ahora 6 millones 280 mil dólares, de acuerdo con un trabajo de arqueología financiera de Elroy Dimson, Paul Marsh y Mike Staunton, de la London Business School.

El estudio, que produjo Credit Suisse, igualmente muestra que las empresas cerveceras y las destilerías fueron las acciones británicas con mejores rendimientos en los últimos 115 años, y una libra la convirtieron en 243 mil 142 libras, incluidos los dividendos.

Las acciones estadunidenses en alcohol no pueden igualar a sus contrapartes británicas porque la industria del alcohol en ese país se cerró en la era de la prohibición, de 1920 a 1933.

A las industrias sobrias y sólidas les fue mucho peor. Las empresas de ingeniería que ayudaron a construir el dominio mundial de Gran Bretaña durante la revolución industrial del siglo XIX fueron las que tuvieron peor desempeño en Reino Unido en los últimos 115 años, ya que una libra la convirtieron en solo 2 mil 280 libras.

Los constructores navales que ayudaron a definir "el siglo estadunidense", por su parte, solo lograron convertir un dólar en mil 225 dólares desde 1900. Las industrias textil y de acero de Estados Unidos no se quedan muy atrás, mientras que el sector de alimentos —que ahora atrae la ira de los inversionistas éticos como un sector de pecado por sí mismo— un dólar lo convirtieron en 387 mil 47 dólares.

El profesor Dimson dijo que el fuerte rendimiento de las empresas de tabaco y alcohol no solo se debe a que venden productos adictivos. También puede reflejar la negativa de algunos inversionistas con mentalidad ética a comprar las acciones, lo que deprime artificialmente los precios y de esa manera asegura mayor rentabilidad para los inversionistas con menos escrúpulos. De manera extraña esto "será una prueba de que los inversionistas religiosos en la primera mitad del siglo XX, y todo tipo de inversionistas éticos en la segunda mitad, tuvieron un efecto", dijo.

Los mercados de valores se transformaron desde 1900, cuando dos terceras partes del valor del mercado estadunidense y la mitad del de Reino Unido estaban en los ferrocarriles. Las industrias que alguna vez fueron importantes, como el telégrafo y los textiles, ya desaparecieron. Surgieron nuevas industrias, como las líneas aéreas y el software y tomaron su lugar, junto con las nuevas "acciones de pecado", como los casinos.

Sin embargo, a pesar de un siglo de desaprobación médica, social y legal de su propia existencia, el atractivo del tabaco y el alcohol se mantuvo constante.