Multan a seis bancos por manipular divisas

Las autoridades reguladoras de Reino Unido y EU impusieron multas de 4,400 mdd a grandes instituciones por sus malas prácticas financieras.
Sede del banco suizo en Londres, multado por trampear las tasas en los mercados internacionales.
Sede del banco suizo en Londres, multado por trampear las tasas en los mercados internacionales. (Arnd Weigmann/Reuters)

Londres y Zurich

En las salas de chat del mercado de divisas se escuchó que los reguladores de Estados Unidos, Reino Unido y Suiza golpearon el miércoles con multas de 4 mil 400 millones de dólares (mdd) a seis bancos, incluidos UBS y Citi. Son los primeros casos que culminan de una investigación mundial por acusaciones de un extendido arreglo de tasas en los mercados de divisas. JP Morgan Chase, HSBC y Royal Bank of Scotland llegaron a acuerdos simultáneos con la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA) y la comisión que regula los futuros de derivados de EU (CFTC). Aceptaron que no implementaron las medidas necesarias para prevenir la manipulación en el mercado financiero más grande del mundo, con operaciones de 5.3 millones de mdd cada día.

JP Morgan, Citi y Bank of America también fueron golpeados por la Oficina del Controlador de la Moneda de Estados Unidos — que regula a los bancos— con 950 mdd en multas adicionales y se les ordenó "corregir las deficiencias y mejorar la supervisión de su actividad de operaciones relacionadas con divisas".

En UBS las deficiencias ocurrieron a pesar de que recibió denuncias hace más de dos años de supuestas malas prácticas de los operadores forex (de divisas), dijo la FCA. En RBS, ocurrieron a pesar de las quejas de dos clientes sobre cuestiones de confidencialidad. Algunos gerentes de las oficinas principales de los cinco bancos estaban al tanto y en algunos casos participaron en malas prácticas, dijo la FCA.

En grupos que se llamaban a sí mismos "los jugadores", "los tres mosqueteros" y "una cooperativa" se encontró que los operadores intentaron arreglar los índices claves de referencia de divisas durante casi seis años, incluidas las fijaciones que provenían de los bancos centrales, de acuerdo con documentos de los acuerdos realizados por la FCA.

Utilizando salas de chat, también se encontró a los operadores intentando activar las órdenes tope de pérdidas de los clientes (un nivel especificado para vender la moneda y limitar las pérdidas potenciales) para su propio beneficio, así como intercambiando información confidencial sobre las órdenes de los clientes, según descubrió la investigación de la FCA Operación Dovercourt.

"Como puedo ganar dinero gratis sin que alguien lo delate", se leía en uno de los mensajes de la sala de chat publicado por la FCA el miércoles.

La FCA dijo que la conducta se mantuvo hasta el 15 de octubre de 2013. Esto fue varios meses después de que inició la investigación y más de un año después del primer acuerdo con Barclays por un escándalo similar de arreglar las tasas de préstamos interbancarios Libor.

Barclays fue parte de las negociaciones con las autoridades de la FCA y estadunidenses, pero el banco británico se salió del mismo al último minuto alegando que había decidido buscar "un acuerdo general coordinado". La FCA dijo que seguiría con las investigaciones del mercado de divisas del banco. El regulador había dicho que Deutsche Bank, Credit Suisse, Standard Chartered y otro banco estaban libres en esta investigación de mercado de divisas.

La FCA multó a cinco bancos con una cifra récord de mil 800 mdd por "no lograr un control en las prácticas de negocios". Los bancos fueron incapaces de manejar riesgos evidentes en torno a la confidencialidad, los conflictos de interés y la conducta de operación, dijo.

Martin Wheatley, director ejecutivo de la FCA, dijo que el mercado de divisas necesitaba de una regulación mucho más estricta. "Al final, las compañías podrán tener controles relajados que permitan que sucedan cosas malas, pero es la gente la que hace cosas malas", dijo.

George Osborne, canciller del Reino Unido, dijo que se habían tomado "fuertes medidas" para limpiar "la corrupción de unos cuantos".

También el miércoles, la CFTC multó a los mismos cinco bancos con un monto de mil 500 mdd por "intentar manipular y por complicidad en los intentos de otros bancos para manipular los tipos de referencia globales de cambio de divisas para beneficiar las posiciones de ciertos operadores". Dijo que los operadores compartieron información sobre órdenes de clientes y acordaron estrategias de operación en salas de chat.

Aitan Goelman, director de observancia de la ley de la CFTC, declaró: "El mercado solo funciona si la gente tiene confianza en que el proceso de establecer esos índices de referencia es justo, no corrompido por la manipulación de algunos de los bancos más grandes del mundo".

Las multas más altas de la CFTC, de 310 mdd cada una, fueron para Citi y JP Morgan.

El OCC golpeó a JP Morgan y a Citi con multas civiles de 350 mdd cada una y el Bank of America pagó 250 mdd. Este último no formaba parte del grupo que está bajo investigación en Reino Unido.

El acuerdo grupal sin precedentes entre los diversos reguladores y los bancos todavía es un revés financiero y un golpe a la reputación de los bancos mundiales. El sector se ha visto afectado con multas de miles de millones de dólares en los últimos años por malas prácticas, que van de la manipulación de la tasa Libor hasta fraudes hipotecarios.

Hace aproximadamente 18 meses el regulador de Reino Unido se convirtió en el primero de una larga lista de reguladores que anunciaban una investigación por supuestas manipulaciones en el mercado de divisas.

La investigación de la FCA desató una serie de investigaciones civiles y antimonopolios por parte de 20 autoridades en todo el mundo en contra de más de 15 bancos por acusaciones de colusión y manipulación de la fijación de WM/Reuters, un índice de referencia ampliamente utilizado por inversionistas institucionales para valorar su portafolio de divisas.

Las investigaciones también pusieron de cabeza a grandes unidades de operaciones de divisas, marcando el comienzo de una ola de propuestas de cambios regulatorios en los índices de referencia de divisas y sacudiendo al personal de los bancos, así como un impulso acelerado hacia las operaciones electrónicas.

El acuerdo con las autoridades de Reino Unido, Estados Unidos y Suiza solamente es el final del primer capítulo en lo que se espera sea un escándalo de larga duración, que seguirá sacudiendo a los principales operadores de divisas del mundo.