En la mira de Trump, 4 firmas

El puntero en la carrera republicana por la candidatura hacia la Casa Blanca criticó a una serie de compañías por mover sus actividades al extranjero.
El aspirante por el Partido Republicano.
El aspirante por el Partido Republicano. (Joe Skipper/Reuters)

A Donald Trump le encantaban los productos de Apple, las galletas Oreo y los aires acondicionados Carrier. Pero a medida que el desarrollador de bienes raíces de Nueva York transitaba de empresario multimillonario a puntero en la candidatura presidencial republicana, tomó como blancos a esas mismas empresas para su campaña “Hacer a Estados Unidos grandioso otra vez”.

Mientras Trump planea construir un muro en la frontera con México para impedir la entrada de inmigrantes indocumentados, también se comprometió a tener como objetivo empresas estadunidenses que mueven sus operaciones de producción al extranjero, mediante una combinación de aranceles y el soberbio púlpito presidencial.

Señaló a varias compañías estadunidenses, pero un blanco favorito es Komatsu, el fabricante japonés de equipo de construcción y minería que compite con Caterpillar en EU y en el mundo.

Trump aporreó a la compañía, al decir que un yen más débil —del que culpa a la política monetaria de Japón— obligó a un amigo suyo a comprar Komatsu en lugar de Caterpillar, pero la declaración plantea más preguntas que respuestas, pues la empresa japonesa fabrica los equipos de construcción y minería en tres plantas en EU, donde le da trabajo a varios miles de empleados.

Y si bien Trump afirma que ayudará a empresas como Caterpillar, a la que quiere usar para construir el muro, el director de la compañía criticó algunas de sus políticas. Doug Oberhelman, director ejecutivo de Caterpillar, dijo que las amenazas de Trump para imponer aranceles a empresas de EU serían “muy peligrosas”, ya que las multinacionales estadunidenses dependen de los mercados abiertos.

“Somos 5 por ciento de la población mundial. 95 por ciento de nuestros clientes potenciales están en otra parte. Tenemos que aprender y encontrar la manera de lidiar con esto”, dijo Oberhelman.

Apple. En 2013, el mayor problema que tenía Trump con Apple era el tamaño de sus iPhones.

“Tengo muchas acciones en Apple, y extraño a Steve Jobs”, dijo en una publicación en Facebook. “Tim Cook debe aumentar inmediatamente el tamaño de la pantalla del iPhone”, instó, o Apple “va a perder mucho negocio” frente a los smartphones más grandes de Samsung.

Cook, director ejecutivo de Apple, entregó una pantalla más grande a finales de 2014, con lo que permitió de nuevo un enorme crecimiento para el iPhone. Pero ahora Apple está de nuevo en la mira de Trump. Dijo en enero que hará que “Apple empiece a construir sus malditas computadoras en este país en lugar de en otros”.

En 2013, Apple regresó a EU parte de su fabricación que tenía China con la  Mac Pro de alto precio, pero tuvo problemas con intentos posteriores. En diciembre, Cook dijo en 60 Minutos, un noticiero de televisión, que no es el salario, sino la habilidad lo que mantiene la mayor parte de la fabricación de Apple fuera de EU.

“China tiene un enorme enfoque en la manufactura”, dijo Cook, ya que sus escuelas le dan prioridad a las habilidades “vocacionales”. “Puedes tomar a cualquier fabricante de herramientas en EU y probablemente quepan en el salón en el que estamos sentados. En China, necesitarías muchas canchas de futbol”.

Mondelez International. Fue una de las primeras compañías que criticó Trump después de lanzar su campaña, la acusó en un mitin de mover su producción al extranjero a expensas de puestos de trabajo en EU.

Mondelez, que fabrica las galletas Oreo, señaló los errores de sus reclamaciones, de que la planta panificadora de Chicago cerraba, de que construía una en Salinas, México, además de dar a entender que terminaba la producción de Oreo en EU. Mondelez aclaró que cambiaba nueve líneas de producción a una planta que ya existía en México que estaba modernizando, que tendría como resultado la pérdida de 600 empleos. Agregó que la planta panificadora de Chicago se mantendría como uno de los sitios de producción más grandes en EU en términos de números de empleados, y dijo que las Oreo todavía se harían en varias plantas de EU.

Irene Rosenfeld, directora ejecutiva de Mondelez, dijo: “Mi mensaje más coherente para Trump es, cerciórate de tener los datos correctos”.

Carrier. La decisión de Carrier, parte de United Technologies, de trasladar mil 400 puestos de trabajo en la fabricación de equipo de aire acondicionado de Indianapolis a Monterrey, México, normalmente llamaría poca atención. Pero uno de los trabajadores captó en video el momento en que le dijeron al personal sobre el traslado.

Carrier respondió que el cierre fue una “decisión difícil”, que se tomó después de una “evaluación exhaustiva” de sus operaciones de fabricación.

Sin embargo, si Carrier trata de mover los trabajos durante la presidencia de Trump, el multimillonario dijo que le dirá a la compañía que enfrentará un impuesto de 35 por ciento para ingresar a EU las unidades fabricadas en México.

La controversia tuvo efectos inmediatos. Carrier y UTC tuvieron que comprometerse a devolver a Indiana un millón 200 mil dólares de impuestos que les otorgaron como un incentivo para mantener el trabajo en el estado.

Komatsu. A Trump le gusta decir que tiene un amigo que “siempre pide Caterpillar, y recientemente pidió tractores Komatsu de Japón porque bajó el yen... a tal grado que era prácticamente imposible para Caterpillar poder competir”.

Pero hay un problema, cualquier “tractor” que compró el amigo de Trump probablemente se fabricó en EU. Komatsu maneja grandes fábricas en Chattanooga, Tennessee; Peoria, Illinois, y Newberry, Carolina del Sur. Cuando se le pidió más detalles sobre lo que compró su amigo, Hope Hicks, portavoz de Trump, respondió: “Otra pregunta”.

Komatsu se negó a comentar cualquier cosa que se relacione con Trump. Sin embargo, confirmó que su política básica es fabricar algunos de los componentes esenciales, como las bombas para excavadoras hidráulicas, en Japón, mientras que el ensamblado se realiza cerca del mercado final. Esto significa que la caída del yen de su paridad de 80 yenes por dólar en 2012 a 114 yenes de la actualidad ayudó a Komatsu, aunque los economistas dudan que el yen esté demasiado subvaluado. William Cline, del Instituto Peterson de Economía Internacional, pone su valor justo en 108 yenes.

600

Plazas que recortó Mondelez, fabricante de Oreo, al sustituir nueve líneas de producción de la planta de Chicago a una en México.

1,400

Puestos de producción que Carrier, parte de United Technologies, trasladó de la fábrica de Indianapolis a la de Monterrey.

35%

Monto por equipo que tendrá que pagar Carrier por importar desde sus plantas mexicanas si Trump gana la presidencia.