Piden más marxismo en los cursos universitarios

Los profesores busca evitar que con las teorías occidentales se “lave  el cerebro” a los estudiantes y éstas se impongan en el país.
Estudiantes en Pekín.
Estudiantes en Pekín. (Shutterstock)

Pekín

Académicos chinos instaron a Pekín a poner más contenido marxista en las clases de economía de las universidades, para evitar que “las teorías occidentales les laven el cerebro” a los estudiantes y se impongan en el país.

En una carta al Ministerio de Educación, los profesores de economía dicen que la disminución del marxismo y el aumento del pensamiento occidental en los cursos universitarios “desvía gravemente la educación de economía de la dirección socialista.

“La occidentalización del pensamiento económico fue una de las razones del colapso de la Unión Soviética, y es por eso que escribimos la carta”, dijo a Global Times He Ganqiang, un profesor de economía jubilado de la Universidad de Finanzas y Economía de Nanjing y uno de los autores de la carta.

El profesor dijo que al menos una docena de académicos está detrás de la carta, con la que se insta a que aumente el contenido marxista en el nuevo año académico.

China comenzó a abandonar el marxismo a finales de los años 70, y desde entonces acogió reformas orientadas al mercado que impulsó casi cuatro décadas de un crecimiento económico vertiginoso. La carta no menciona el origen alemán de Carlos Marx y que gran parte de su vida la pasó en Reino Unido.

Pekín ahora lucha contra el crecimiento de la deuda y la desaceleración económica, y empieza a implementar reformas orientadas a la oferta que los analistas comparan con las políticas de Margaret Thatcher y Ronald Reagan en la década de los 80.

El mes pasado, el presidente Xi Jinping dio un discurso en el que instó a los académicos a modernizar el marxismo para que avance el desarrollo de China.

Ha-Joon Chang, profesor de economía de la Universidad de Cambridge, dijo: “La economía marxista le dio forma a la economía mundial. Los arquitectos de los milagros económicos del este de Asia en Taiwán, Corea del Sur y Japón recibieron enseñanzas de economía marxista, que considera a la industrialización como la manera de generar superávits”.

La intervención de los académicos se produce en medio de una reacción más general contra la influencia occidental en la educación china.

El año pasado, Yuan Guiren, ministro de Educación, declaró que los libros de texto que promueven los valores occidentales no tienen lugar en las aulas de China.

La importancia de las ideas económicas para guiar el futuro de China destaca en las disputas públicas para lograr la mejor manera de reformar la economía.

En su carta, los profesores lamentaron la disminución del pensamiento marxista en las clases de economía en los últimos años, y llamaron a las universidades a que restablezcan una proporción de 50-50 entre la economía política marxista y la economía occidental.

La disminución de la influencia marxista no se da únicamente en las universidades de China. Hasta 1980 era norma que los departamentos de economía de las universidades de élite, como Harvard y Stanford, tuvieran uno o dos académicos marxistas. Sin embargo, desde entonces se retiraron sin tener un reemplazo.