Italia va al rescate de sus bancos pequeños

El próximo miércoles o jueves se sabrá si las autoridades de ese país toman esta decisión, lo que pone en riesgo la credibilidad del sistema financiero italiano.
Sucursal de una de las instituciones financieras con problemas de capitalización.
Sucursal de una de las instituciones financieras con problemas de capitalización. (Max Rossi/Reuters)

Milán y Roma

Walter Baseggio, un inversionista minorista que quedó atrapado en la crisis bancaria en cámara lenta de Italia, está, al igual que muchos en la tercera mayor economía de la zona euro, al borde de su asiento, esperando que termine el juego de Monte dei Paschi di Siena (MPS), el banco más antiguo del mundo.

La noche del lunes, el ministro de Finanzas de Italia, Pier Carlo Padoan, confirmó que Italia prepara un fondo de rescate de 20 mil millones de euros para MPS y otros bancos débiles, ya que disminuyeron las posibilidades de una recapitalización privada de 5 mil millones de euros para el banco con sede en Siena.

Baseggio, de 73 años, propietario de una concesionaria automotriz, es uno de decenas de miles de inversionistas minoristas que tienen acciones y bonos en ocho bancos en problemas, y que se arriesgan a que al tener sus ahorros en la deuda bancaria les afecte por las nuevas reglas de la Unión Europea, que exigen una fianza si los bancos reciben ayuda estatal.

“Lo siento por los pobres inversionistas minoristas y ahorradores que van a sufrir. Es siempre la misma historia. Las altas finanzas nunca reciben el golpe”, dice Baseggio, quien tiene acciones y bonos en uno de los dos bancos en problemas en la región de Veneto, los cuales se consideran ampliamente como los siguientes en la fila para el fondo estatal después de MPS.

Aunque es posible compensar a algunos de los tenedores de bonos afectados, el gobierno italiano está desesperado por evitar el rescate financiero por temor a socavar la confianza en el sistema bancario y empezar a jugar en las manos de los partidos populistas de oposición, comandados por el Movimiento Cinco Estrellas.

Pero tal vez no tenga otra opción. Los jefes del comité de presupuesto del Senado de Italia y los de la cámara baja se deben reunir la noche del martes para planchar los últimos detalles del proyecto de rescate financiero de 20 mil millones de euros. Se espera que el decreto reciba la aprobación en las dos cámaras el miércoles o, a más tardar el jueves, de acuerdo con los funcionarios italianos.

La deuda nacional de Italia, ya de por sí una de las más altas del mundo, aumentará para pagarla. A más tardar la noche del jueves debe quedar claro si MPS, que se fundó en 1472, logrará un rescate por parte del sector privado mediante un intercambio de deuda por capitales de 4 mil 500 millones de euros y fondos de inversionistas principales como la Autoridad de Inversiones de Qatar. Hasta el lunes solo se habían comprometido 200 millones de euros para el intercambio, lo que sugiere que las posibilidades de lograr el rescate son escasas, dijeron algunas personas cercanas al acuerdo.

El intercambio de deuda por capital de MPS cerrará a las 2 de la tarde en horario de Italia del miércoles. Si resulta mal, MPS puede comenzar a solicitar la intervención del gobierno, dijo un funcionario italiano.

“Es difícil imaginar quién tiene ganas de un riesgo lo suficientemente grande como para invertir en MPS, dada la probabilidad de una intervención estatal que puede reacomodar las posiciones de los inversionistas en la estructura de capital del banco”, dijo Erik Gordon, de la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan.

Además de MPS, Italia tiene siete bancos en varias etapas conocidas de tensión que requieren capital adicional, dicen los banqueros. Estos son Popolare di Vicenza y Veneto Banca, el banco genovés Carige y cuatro pequeños bancos del centro de Italia que fueron rescatados en noviembre de 2015, pero que aún tienen fuga de depósitos.

De acuerdo con un funcionario italiano, solo 2 mil millones de euros de los 20 mil millones se van a utilizar para garantizar la liquidez; el resto será para recapitalizar y compensar a varios tenedores minoristas de bonos. Se rescatará a otros bancos sobre una base de caso por caso durante los próximos meses ahora que Italia tiene su “bazuca”.

El fondo de rescate de 20 mil millones de euros se atendrá a las reglas de la llamada “carga compartida”, de la Unión Europea, la cual obliga a las pérdidas en los tenedores de bonos junior. Los bancos Veneto y Carige podrían requerir en conjunto 4 mil millones de euros de capital adicional. Veneto Banca aprovechó la ayuda de liquidez de emergencia de la Unión Europea en junio, dicen personas que conocen el asunto.

Los funcionarios italianos y los banqueros argumentan que una inyección de capital de 20 mil millones de euros será suficiente para frenar la preocupación que existe sobre los bancos italianos, al permitir reservas adecuadas para préstamos incobrables que son una carga para la recuperación económica.

El mercado italiano de préstamos incobrables es muy lento, ya que los débiles bancos que no han podido atraer capital privado se niegan a amortizar sus préstamos a un nivel adecuado para, de esta manera, mantener los precios elevados de forma artificial, dicen los banqueros.

Los bancos italianos tienen una de las relaciones de préstamos más altas en Europa, con 16.4 por ciento de préstamos totales, más de tres veces que el promedio europeo, de 5.4 por ciento, de acuerdo con Moody’s y datos de la Autoridad Bancaria Europea.

Nicolás Verón, del grupo de expertos Bruegel de Bruselas, argumenta que “si se asume un manejo competente, tal vez se logre un nivel adecuado de capitalización del sistema bancario italiano que le permita comenzar a resolver los préstamos incobrables en el verano de 2017”.