Divide a IP de EU plan contra importaciones

La cadena minorista advierte que la propuesta puede eventualmente obligarla a elevar los precios para sus clientes.
La compañía envió a sus principales ejecutivos a sostener reuniones en el Capitolio.
La compañía envió a sus principales ejecutivos a sostener reuniones en el Capitolio. (Nelly Salas)

Washington

Decenas de exportadores estadunidenses, entre ellos GE y Boeing, se enfrentan a Walmart y otras cadenas minoristas, ya que un plan radical de los republicanos para aplicar impuestos a las importaciones divide a los gigantes del sector empresarial de Estados Unidos.

Las diferencias entre la comunidad empresarial ponen en peligro el compromiso que hizo el presidente Donald Trump de reformar el código fiscal por primera vez en 30 años, al socavar un plan que los republicanos en la Cámara esbozan para la Casa Blanca.

Financial Times supo que GE, Boeing, Dow Chemical y decenas de fabricantes más se encuentran en conversaciones avanzadas sobre la formación de una coalición para cabildear a favor del impuesto a las importaciones, al igual que Walmart y otros grandes importadores, entre ellos los multimillonarios hermanos Koch, se manifiestan en contra. Walmart envió a sus principales ejecutivos de impuestos a sostener reuniones en el Capitolio esta semana para advertir a los funcionarios que la propuesta puede tener un gran impacto en sus operaciones, lo que potencialmente podría obligar a la cadena a aumentar los precios para los clientes, de acuerdo con dos colaboradores del Congreso.

El régimen fiscal de “ajuste fronterizo”, que sanciona a las importaciones y le otorga exenciones a las exportaciones, es una parte fundamental en los planes de los republicanos de la Cámara que inician la legislación de impuestos.

Pero las fuertes divisiones sobre la idea no son buenos augurios para sus posibilidades. Dough HoltzEakin, ex director de la Oficina de Presupuesto del Congreso, dijo: “En EU, la comunidad empresarial siempre mata a la reforma fiscal. Se dividen, se enfrentan con ferocidad, la gente de impuestos del Capitolio no puede soportar la presión, y se rinde”.

Las compañías estadunidenses pasaron años instando a los legisladores para que arreglen un código fiscal “defectuoso” solo para ver que los intentos anteriores fracasaron en el Capitolio. Una recuperación poselectoral en el mercado de valores de EU se alimentó en parte por la esperanza de la reducción de la tasa de impuestos, pero el panorama se puede empañar por la tormenta sobre el impuesto a las importaciones. Lo que está en juego para las dos partes es muy alto. Bajo la propuesta, los exportadores netos con rentabilidad “pueden pagar poco o no pagar impuestos federales y tal vez puedan acumular beneficios fiscales en la forma de pérdidas operativas netas”, escribieron en diciembre los analistas de Morgan Stanley, porque de manera efectiva pueden vender a clientes extranjeros sin tener que pagar impuestos.

Se conoce a GE como uno de los planificadores de impuestos más sagaces en la industria de EU, y Jeff Immelt, su director ejecutivo, dijo en diciembre sobre los ajustes de los impuestos fronterizos que “las cosas que ayudan a los exportadores son buenas para GE”.