Dos inversionistas dejan financiamiento de Uber

General Atlantic y DST echaron para atrás sus  planes con la firma para pedir transporte; entre los motivos, los diversos escándalos que ha  afrontado en los últimos meses.
El costo de los litigios pega a las finanzas de la compañía de ‘taxiapp’.
El costo de los litigios pega a las finanzas de la compañía de ‘taxiapp’. (Seth Weing/AP)

San Francisco

Uber dio a conocer pérdidas crecientes en el tercer trimestre, una señal de los costos de litigios que se acumulan, en documentos que también señalan el inicio formal del acuerdo que encabeza SoftBank para invertir entre 7 mil y 10 mil millones de dólares en la compañía.

El acuerdo complejo, uno de los más grandes para una compañía privada de tecnología, los desacuerdos lo estancaron, pero las nuevas presentaciones de SoftBank dieron inicio a un proceso de negociación que debería concluir a principios de enero.

Los documentos, que se enviaron a miles de accionistas de Uber, muestran que el consorcio de inversionistas incluye a SoftBank y Dragoneer, así como a nuevos inversionistas como TPG, Sequoia y Tencent. Sin embargo, otros dos inversionistas, General Atlantic y la rusa DST, abandonaron el consorcio, lo que destaca los crecientes riesgos que se asocian con la compañía de San Francisco.

Las pérdidas ajustadas de Uber del tercer trimestre aumentaron a 743 mdd, un incremento de 14 por ciento en comparación con el trimestre anterior, en una medida que excluye intereses, impuestos y compensaciones basadas en acciones, según se reveló en los documentos.

Al incluir estos factores las pérdidas netas de Uber llegan a mil 500 millones de dólares para el trimestre, de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados.

Ya que Uber se enfrenta a desafíos legales en varios países, entre estos una demanda de alto perfil de Waymo, sus actividades de litigio son cada vez más costosos. La compañía también gasta mucho en mercadotecnia y descuentos para su servicio de transporte, sobre todo en mercados muy competidos como India y EU.

Los ingresos netos aumentaron a 2 mil mdd en el tercer trimestre, 14 por ciento más que en el trimestre anterior, con reservas brutas de 9 mil 700 millones.

Con la divulgación de los nuevos detalles financieros, los accionistas de Uber ahora deben elegir si venden sus acciones al precio de 32.97 dólares por acción que SoftBank ofreció en el proceso de licitación, o esperar una posible oferta pública en 2019.

Además de de la compra acciones actuales, el consorcio también invertirá mil millones de dólares en nuevas acciones de Uber a un precio mayor de 48.77 dólares por acción. El promedio ponderado de los dos precios de las acciones equivale a una valuación de 54 mil mdd para Uber en el trato, de acuerdo con un portavoz de SoftBank.

Para cerrar el trato, los inversionistas tienen que comprar al menos 13.4 por ciento de los títulos  de Uber a los accionistas actuales. Si no se llega a ese umbral antes de fin de año, podrían aumentar el precio de su oferta.

Algunos accionistas ya dicen que el precio que ofrece SoftBank es demasiado bajo y en privado acusan al conglomerado japonés de tratar de “robarse” las acciones. “Me va a sorprender mucho si con ese precio llegan a 14 por ciento”, dijo uno.

Sin embargo, una serie de malas noticias para Uber en los últimos días, entre ellas los informes perjudiciales de la demanda de Waymo-Uber, aún puede convencer a los accionistas a vender sus acciones antes en lugar de esperar a las posibles ganancias en una oferta pública inicial.

La compañía también reveló la semana pasada que no dio a conocer un importante robo de datos en 2016 que afectó a 57 millones de usuarios y conductores. El miércoles, la compañía dijo que las cuentas de cerca de 2.7 millones de personas se vieron afectadas en Reino Unido.