'Ordeña' arriesga plan para traer crudo ligero

En 2014 robaron 27 mil barriles diarios de gasolinas, equivalentes a la cuarta parte de los 100 mil barriles diarios que quieren importar de EU.
Río Tonalá en Tabasco, uno de los puntos en donde se han ordeñado los conductos de combustible.
Río Tonalá en Tabasco, uno de los puntos en donde se han ordeñado los conductos de combustible. (Ángel Hernández/Cuartoscuro)

México

Para que Petróleos Mexicanos aproveche al 100 por ciento la rentabilidad de traer crudo ligero de Estados Unidos y el beneficio de producir más gasolinas para aumentar sus ingresos, primero debe resolver el creciente problema de la ordeña de ductos, subrayaron analistas.

La petrolera ya dio forma a la intención de importar 100 mil barriles diarios de crudos ligeros para procesarlos en tres refinerías, por lo que la eficiencia de comprar petróleo barato y aprovechar la tecnología de refinación se perdería si ese volumen no llega de la manera en que debe, dijo Julio Martínez, experto de Signum Research.

De acuerdo con cifras reveladas recientemente por Miguel Tame, director general de Pemex Refinación, las pérdidas por robo de combustible al cierre del año pasado ascendieron a 17 mil millones de pesos, cantidad que si se compara con 2013 representa un crecimiento de más de 110 por ciento.

Tame, comentó que en 2014, la delincuencia organizada en promedio hurtó 27 mil barriles diarios de gasolinas y diésel, lo que equivale a la cuarta parte de los 100 mil barriles diarios que está negociando traer de Estados Unidos.

Por cada barril de petróleo en promedio se obtiene 74 litros de gasolina. Datos de Pemex revelan que se produjeron en promedio 424 mil barriles diarios de gasolinas de enero a noviembre de 2014, producto que dejó a la empresa en el mercado doméstico ingresos por 392 mil 901millones de pesos.

Rafael Escobar, analista de Vector Casa de Bolsa, consideró que la estrategia de Pemex tanto de importar gasolina como crudo ligero tiene que ver que con la caída en los precios, ya que el gobierno recibirá menos ingresos que pueden ser cubiertos con la compensación entre el precio de venta de las gasolinas respecto al costo de importación.

Sin embargo, el crudo ligero que se aprovechará para tener más gasolinas y diésel enfrenta el reto de las tomas clandestinas, ya que la mayoría de las pérdidas son en los ductos que transportan el producto refinado, que va al consumidor o a los contenedores para ser comercializado.

De esa manera, los expertos indican que las ventas de productos refinados son perjudicadas y hay una disminución en el flujo operativo en esa área.

"Están muy deterioradas las finanzas de Pemex Refinación, por los procesos que no son eficientes a escala global por la falta de inversión, además de las pérdidas por robos, que no solo implica eso, sino también las reparaciones que se tienen que hacer a los ductos dañados", señaló el analista de Signum Research.

Ante esa situación, Pemex tendrá que implantar procesos más rigurosos de supervisión, ya que hasta el momento han sido insuficientes.

"No hay justificación, si fuera empresa pública sus acciones se caerían cada vez que hay ese tipo de derrames y descubre ordeña de ductos; no es posible que no haya una supervisión adecuada", añadió.

Los analistas coinciden en que los problemas descritos no le pasan a empresas de talla internacional, como Chevron o Exxon, si acaso alguna falla técnica menor que se resuelve al instante de ser detectada. Hay diversos mecanismos o tecnologías con sensores que monitorean el flujo que está entrando en el ducto y cuánto se está transportando, que se complementa de manera importante con la supervisión de empleados.

Cabe destacar que en septiembre de 2014 la ex paraestatal anunció la inversión de 282 millones de dólares en el sistema de automatización Scada para detectar caídas de presión en el flujo de la Red Nacional de Ductos y para la atención de tomas clandestinas, pero su director, Emilio Lozoya, dijo que son procesos que llevan un par de años para lograr los resultados requeridos.

El año pasado, de ese monto total, Pemex destinó 85 millones de dólares y los restantes 197 millones de dólares se aplicarán entre 2015 y 2016; el fin es lograr la automatización de 35 mil kilómetros de ductos de las áreas de refinación, gas, petroquímica y producción.

De acuerdo con el último reporte anual de Pemex, en 2013 se tuvo la identificación y clausura de un número 77 por ciento mayor a las tomas detectadas en 2012, así como un faltante de hidrocarburos 22 por ciento mayor al calculado en 2012.

En 2014 el número de tomas clandestinas creció 70 por ciento respecto a 2013, por esto desde el tercer trimestre del año pasado en distintas entidades del país, como Tabasco, Michoacán, Guadalajara, Tlaxcala y Puebla, se empezó a sufrir escasez de gasolina.

Hace unos días Pemex reconoció que los retrasos en la distribución son producto de constantes interrupciones en el suministro.

Base jurídica

-En noviembre de 2014, la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que endurece las penas por tomas clandestinas de hidrocarburos y reconfigura el tipo penal para que el Ministerio Público y la autoridad judicial puedan tener mayores elementos jurídicos para castigar el robo de combustibles y su comercialización.

-La cantidad de 300 litros o menor se castigará con pena de prisión de seis meses a dos años y de 100 a 500 días de multa, y si la cantidad es igual o mayor a 2 mil litros, se sancionará con pena de prisión de 4 a 11 años y de mil 200 a 13 mil días de multa.

-Hasta septiembre de 2014 fueron 3 mil 566 las denuncias por ese ilícito.