El gobierno griego busca un acuerdo con sus acreedores

Propone el canje de la deuda pendiente por nuevos bonos ligados con el crecimiento.
Varoufakis y Osborne dialogaron.
Varoufakis y Osborne dialogaron. (Peter Nicholls/Reuters)

Londres

El nuevo gobierno radical de Grecia dio a conocer las propuestas para poner fin al enfrentamiento que tiene con sus acreedores, mediante el canje de la deuda pendiente por nuevos bonos ligados con el crecimiento, con un superávit fiscal permanente y apuntar hacia los ricos evasores de impuestos.

El ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, delineó el plan después de una impresionante semana en la que las primeras medidas del gobierno desconcertaron a sus socios de la zona euro y reavivaron los temores sobre las posibilidades del país para permanecer en la unión monetaria.

Después de reunirse con Varoufakis en Downing Street, George Osborne, el ministro de Finanzas de Reino Unido, describió el enfrentamiento entre Grecia y la zona euro como “el mayor riesgo para la economía global”.

En un intento por pronunciar una nota suave, Varoufakis dijo que el gobierno ya no solicitará una condonación de la deuda externa de Grecia de 315 mil millones de euros. En lugar de eso solicitará un “menú de canjes de deuda” para aligerar la carga, que incluye dos nuevos tipos de bonos.

El primer tipo, indexado al crecimiento nominal de la economía, reemplazará a los préstamos europeos de rescate, y el segundo, al que llamó “bonos perpetuos”, reemplazarán a los bonos griegos en propiedad del Banco Central Europeo, dijo.

Pero todavía hay un fuerte escepticismo en muchas capitales europeas, en particular en Berlín, sobre la nueva política arriesgada del gobierno y solicitó poner fin a las políticas de austeridad.

“Lo que le diré a nuestros socios es que armamos una combinación de un superávit de presupuesto primario y una agenda de reformas”, dijo Varoufakis, un académico de izquierda que se especializa en economía y bloguero prolífico, dijo a Financial Times. “Les diré: ‘Ayúdenos a reformar nuestro país y denos un poco de espacio fiscal para hacerlo, de otra forma seguiremos sofocándonos y nos vamos a deformar en lugar de reformar a Grecia”.

Su visita fue parte de una gira a las capitales europeas para obtener apoyo para su nuevo enfoque hacia la crisis. Osborne lo instó a “actuar con responsabilidad”, y agregó que “también es importante que la zona euro tenga un mejor plan para el empleo y el crecimiento”.

Varoufakis dijo que el gobierno mantendrá un superávit de presupuesto primario —después de pagos de interés— de entre 1 y 1.5 por ciento del producto interno bruto, incluso si esto significa que Syriza, el partido de izquierda radical que domina la coalición, no cumpla con las promesas de gastos sobre las cuales fue electo.

Varoufakis dijo que el gobierno apuntará hacia los griegos ricos que no pagaron su parte justa de impuestos durante los seis años de depresión del país.

“Cualquier cosa que piensen nuestros socios acerca de que somos de izquierda radical, vamos en serio con las reformas, somos serios acerca de ser buenos europeos y serios acerca de escuchar. La única cosa en la que no daremos marcha atrás es en nuestra opinión de que el programa actual (que se acordó con nuestros acreedores) no puede ejecutarse y necesita un replanteamiento desde cero”, dijo.

Dijo que Grecia espera asegurar un “programa de transición” de cuatro meses, que se extienda hasta el 1 de junio, bajo el cual el Banco Central Europeo debe prometer mantener a flote el sistema financiero griego a través del suministro de liquidez en condiciones favorables.

“Armamos una combinación de superávit de presupuesto primario y una agenda de reformas”.