Gestores de activos presionan a México

Si se cae el Tlcan, o si se prolonga la incertidumbre, México podría tener más presión para atraer inversionistas a su bolsa de valores este año.
El país atraviesa un momento difícil en la relación con EU.
El país atraviesa un momento difícil en la relación con EU. (Jorge Carballo)

Aberdeen Asset Management y Franklin Templeton Investments se encuentran entre los gestores de activos que presionan a las autoridades mexicanas para un cambio en dos prácticas que dicen perjudican la confianza que tienen los inversionistas en un país que se encuentra en la mira mundial desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos.

Cartica, un gestor de activos con sede en Estados Unidos y que se enfoca en los mercados emergentes, es el que lidera la presión de las firmas para que las empresas mexicanas que cotizan en bolsa den un aviso de al menos un mes de anticipación para la reunión de accionistas y eliminar los estatutos que dicen que perjudican el derecho de los inversores minoristas.

La medida se produce cuando México se prepara para una posible renegociación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan) después de que Trump prometió obtener un mejor acuerdo para los trabajadores estadunidenses o retirarse del acuerdo de más de dos décadas de antigüedad.

Si se cae el Tlcan, o si se prolonga la incertidumbre, México podría tener más presión para atraer inversionistas a su bolsa de valores este año. Los fondos de pensiones del estado de California Calpers y Clastrs se encuentran entre los gestores de activos que presionan por un cambio en las reglas de gobernanza corporativa que estableció la Comisión Nacional Bancaria y Valores de México y la Bolsa Mexicana de Valores.

Ahora el periodo que tienen los consejos para anunciar a los accionistas es de dos semanas, lo que significa que 75 compañías que cotizan en bolsa, entre ellas muchas de las más grandes de México, el año pasado no lograron dar suficiente tiempo a los accionistas para tomar decisiones informadas, afirmó Cartica.

Mike Lubrano, cofundador de Cartica y director general de gobernanza corporativa y estabilidad, lo calificó como un "problema particularmente mexicano", pero dijo que al parecer las autoridades están abiertas a un cambio. "Tienen mucho interés en ver un mercado de valores eficiente", dijo a FT.

Los gestores de activos también destacan el problema más polémico de gobernanza corporativa. Decenas de empresas mexicanas agregaron provisiones en sus estatutos en los últimos años que lastiman los derechos de los accionistas minoritarios. Bajo la ley mexicana, un inversionista con una participación de 10 por ciento de las acciones con derecho a voto puede nombrar a un miembro del consejo de administración, pero con los cambios que se hicieron bajo la cobertura de las provisiones contra las adquisiciones, se evita eso y se requiere la aprobación del consejo, dijo Lubrano. "Mejorar el acceso a la información y garantizar que los inversionistas pueden ejercer el voto al que tienen derecho, y que en la práctica tienen el poder que les corresponde, son pasos básicos para garantizar que la ley funcione como se pretende que lo haga", dijo Paul Lee, jefe de gobierno corporativo de Aberdeen Asset Management.