Fuga de talentos en inteligencia artificial

La industria contrata demasiado talento; hay escasez en la academia, asegura experto.
Yosgua Bengio, profesor de la Universidad de Montreal.
Yosgua Bengio, profesor de la Universidad de Montreal. (Especial)

San Francisco

Una fuga de talentos en inteligencia artificial (IA), hacia las empresas de tecnología más importantes, amenaza con retrasar la investigación académica en el campo, de acuerdo con uno de los tres expertos a los que se les da el crédito de los avances de hace una década, responsables de los grandes avances en IA de la actualidad.

Yoshua Bengio, profesor de la Universidad de Montreal, fue uno de los pioneros del aprendizaje profundo, una técnica basada en la forma en que funciona el cerebro humano con la que se lograron los avances en la comprensión del lenguaje y el reconocimiento de imágenes de las computadoras.

“La industria contrata demasiado talento; hay escasez en la academia”, dijo Bengio en una entrevista con Financial Times. “Está bien para esas compañías, pero no es bueno para la academia”.

Las dos contrapartes de Bengio se pasaron a puestos de trabajo de alta remuneración en la industria de la tecnología; Geoff Hinton, de la Universidad de Toronto, se unió a Google, y Yann LeCun, estudiante de Hinton que se trasladó a la Universidad de Nueva York, se unió a Facebook. Otro gran experto en aprendizaje profundo, Andrew Ng, de la Universidad de Stanford, ahora es jefe científico en la compañía china de búsquedas de internet Baidu.

Bengio, cuyo hermano Samy es investigador de aprendizaje profundo y trabaja en Google, dijo que eligió permanecer en la academia para tener un mayor impacto con su trabajo. “Puedo tener una contribución para toda la humanidad y no solo para los bolsillos de una sola empresa”, dijo.

Google anunció el lunes que hizo una donación de 4.5 millones de dólares canadienses para apoyar la investigación IA en Montreal, con lo que consolida la posición de la ciudad como un centro de investigación de inteligencia artificial. Gracias en parte a la reputación de Bengio, la Universidad de Montreal y la Universidad McGill de la ciudad ahora presumen que tienen mil 500 investigadores que trabajan en un campo en auge, una concentración de talento que Bengio dijo es mayor que en cualquier otro lugar del mundo.

Otras universidades perdieron parte de sus principales talentos de IA, ya que las empresas estadunidenses de tecnología se apresuran a construir su propio grado de experiencia. Hace un año, Uber se robó al equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, que desde hace mucho tiempo se conoce como uno de los principales centros de investigación de IA y robótica. La compañía de solicitud de transporte más tarde creó un laboratorio e investigación en Pittsburgh para trabajar en el desarrollo de coches autónomos.

Google dijo que creará un centro de investigación de aprendizaje profundo propio en Montreal para aprovechar el trabajo que se hizo en el área.