Shell defiende a la industria del petróleo de los ambientalistas

La compañía holandesa reaccionó ante los argumentos de los grupos ambientalistas para que los accionistas dejen de invertir en combustibles fósiles
Shell también fue blanco de críticas por su decisión de reanudar la exploración en el Mar de Chuckchi, Alaska.
Shell también fue blanco de críticas por su decisión de reanudar la exploración en el Mar de Chuckchi, Alaska. (Shutterstock)

EU

El jefe de la petrolera dice que las campañas por el medio ambiente contra los grupos de combustible fósil ‘ignoran la realidad’.

El presidente ejecutivo de Royal Dutch Shell dijo ayer sobre los defensores del medio ambiente que sus llamados para que los accionistas se deshagan de las acciones de los grupos de energía más grandes del mundo “ignoran la realidad”.

Ben van Beurden, montó una sólida defensa de la industria del gas y petróleo en la reunión anual del grupo anglo-holandés en La Haya, al decir que los combustibles fósiles son necesarios para satisfacer la creciente demanda de energía, especialmente en los mercados emergentes.

Sus declaraciones, en respuesta a las preguntas de los accionistas, llegan en medio de una campaña para convencer a los inversionistas de que las compañías de combustibles fósiles son una apuesta cada vez más arriesgada a medida de que los esfuerzos regulatorios para combatir el cambio climático y la contaminación del aire se intensifican y se reducen los costos de las fuentes alternativas de energía.

La idea de “activos bloqueados”, que sufren de una pérdida inesperada de valor, es una nueva arma, más sofisticada, en el arsenal de los opositores de los combustibles fósiles, que a menudo argumentan que los imperativos del cambio climático sólo requieren que se ponga fin a los combustibles fósiles.

Este argumento, también conocido como la teoría de la “burbuja de carbono”, es que las acciones de los productores de combustibles fósiles a menudo están sobrevaluadas ya que gran parte de lo que producen tendrá que permanecer en el suelo si el calentamiento global se mantiene dentro del límite de dos grados que se acordó internacionalmente.

“El argumento de los activos bloqueados, la ‘burbuja de carbono’, es... un argumento que suena bastante convincente y bastante sólido”, dijo van Beurden. “Pero la realidad es que 80% del sistema total de energía se compone de combustibles fósiles, así ha sido durante décadas y lo será por muchas décadas más”.

Los inversionistas ignoran fácilmente el caso de los defensores del medio ambiente, al menos en el corto plazo, porque las empresas petroleras son unas de las fuentes más grandes de dividendos, y las normas de derechos fiduciarios obligan desde hace tiempo a los grandes fondos de inversión a anteponer la rentabilidad financiera sobre las preocupaciones ambientales o de otro tipo.

“Si dejáramos de invertir en combustibles fósiles, petróleo y gas, particularmente petróleo y gas en los próximos 35 años, nos faltarían aproximadamente 85 millones de barriles diarios de petróleo”, dijo van Beurden, al señalar la perspectiva de que 3 mil millones de personas “saldrán de la pobreza y entrarán a la clase media” en las siguientes décadas.

“Esa inversión todavía tiene que venir... así que la idea de que de repente todo ese petróleo y gas de alguna manera ya no se necesitará simplemente no es una realidad”, agregó. Shell también fue blanco de críticas por su decisión de reanudar la exploración en el Mar de Chuckchi en el Ártico.

Van Beurden dijo que el grupo realizó “enormes esfuerzos” para manejar los riesgos que se asocian con la perforación. Shell dijo que, si la exploración tiene éxito, probablemente pase una década o más antes de que se llegue a la producción.