La pequeña, pero seria amenaza de una recesión en EU

Los temores por el crecimiento son exagerados, pero la Reserva Federal de EU debe estar alerta.
“Si bien la recesión se mantiene como un acontecimiento improbable, el alza de la tasa de interés por parte de la FED cada vez más se ve como una equivocación”.
“Si bien la recesión se mantiene como un acontecimiento improbable, el alza de la tasa de interés por parte de la FED cada vez más se ve como una equivocación”. (Ilustración: Shutterstock)

¿Estados Unidos puede estar en camino hacia una recesión? Para el observador informal, parece improbable. En parte porque la producción estadounidense se recuperó de la crisis financiera en 2009 y ha sido uno de los focos brillantes consistentes en la economía mundial que se llena de pesimismo de manera inconsistente.

Hay muchas razones por las que la economía de EU podría desviarse de su trayectoria de los últimos años. Estas incluyen la crisis de la zona euro, el taper tantrum (el periodo de volatilidad y salida de capitales) de 2013 (que estimuló las preocupaciones de que EU crece tan rápidamente que la Reserva Federal debe retirar el estímulo), la debilidad de los mercados emergentes que definitivamente se afianzó al año siguiente y la caída, el verano pasado, de la moneda y el mercado de valores de China. En todos los casos, la economía de Estados Unidos continuó avanzando. La tasa de desempleo, a 4.9%, regresa a su nivel en 2008, justo antes de la crisis.

Y sin embargo, los principales economistas de Wall Street, después de observar la volatilidad del mercado financiero en las últimas semanas advierten sobre una dislocación económica más amplia, estiman una probabilidad de 20% de recesión este año. ¿Pueden ser estas predicciones correctas?

El caso pesimista para EU se basa en el sufrimiento en China, y los acontecimientos en el mercado petrolero, que conspiran por exponer la debilidad de la economía. Quizá, sorpresivamente, sea poco probable que la exposición externa directa a China a través de las exportaciones sea el canal principal. EU todavía es, en gran medida, una economía autosuficiente, sin duda, sobre todo en comparación con los socios comerciales de China en Asia quienes son los que realmente sienten el efecto.

Con exportaciones de productos equivalentes a únicamente 13% del Producto Interno Bruto, y las exportaciones a China de solo 8% de eso, se necesitaría una enorme caída en la demanda china para llevar a EU a una contracción importante. EU ya resistió una fuerte apreciación en el dólar sin que tuviera demasiado impacto en el crecimiento total.

Es más probable que la volatilidad de China, y el colapso de los precios del petróleo, sean los que afectan a EU a través de la reducción de la inversión y el trastorno del sistema financiero. Como Bill Dudley, presidente de la Reserva Federal de Nueva York, señaló la semana pasada, las condiciones de crédito ya endurecieron su aversión al riesgo, lo que provocó una venta masiva de activos de riesgo. Y dada la concentración de inversión en el sector de energía, la combinación de una parada repentina en los proyectos de construcción, por un lado, y el impacto sobre los bancos que prestaron de forma fuerte a las empresas de fracking, por el otro, puede ser considerable.

En estas circunstancias, si bien la recesión todavía se mantiene como un acontecimiento improbable, el alza de la tasa de interés de un cuarto de punto de diciembre por parte de la Reserva Federal de EU cada vez más se ve como una equivocación.

La Reserva Federal todavía cita como una razón para elevar las tasas el endurecimiento del mercado laboral, pero tanto la inflación como las expectativas de inflación se mantienen sorprendentemente bajas. La Reserva Federal de EU establece tasas de interés sobre un modelo anticuado, busca implícitamente una especie de evaluación entre la diferencia de producción y la tasa natural de empleo para discernir sobre la presión inflacionaria.

Pero el mundo posterior a la crisis financiera global es muy diferente: la inflación consistentemente queda debajo de los pronósticos, lo que sugiere que la relación entre esto y el mercado laboral ya cambió. Los economistas tienen una mayor comprensión de la importancia del sistema financiero y las condiciones de crédito como determinantes claves del desempeño económico.

Todavía es poco probable que Estados Unidos entre a una recesión este año, aunque mucho dependerá del enigma que es la economía china y sus efectos en los mercados financieros de todo el mundo. Pero una tendencia perjudicial de desaceleración por debajo del crecimiento de EU no se puede descartar ahora. El mejor guardián contra la recesión en Estados Unidos es la Reserva Federal y su vigilancia porque hay una probabilidad alta de que haya cometido un error.