El renacimiento de la primera clase de las aerolíneas

A pesar de haber sido condenada a muerte, la primera clase experimenta un renacimiento, particularmente marcado en los países asiáticos.
Las compañías aéreas de Medio Oriente y Asia realmente tienen algo que probar, y la primera clase es una declaración sobre la calidad general de la aerolínea.
Las compañías aéreas de Medio Oriente y Asia realmente tienen algo que probar, y la primera clase es una declaración sobre la calidad general de la aerolínea. (Cortesía)

Asia

Antes de la crisis financiera, los observadores ya pronosticaban la muerte de la primera clase. Cuando la recesión se prolongó, parecía que ya era un hecho. Sin embargo parece que lo contrario ahora parece ser lo cierto.

Un análisis realizado para FT por la compañía de datos de aviación OAG muestra un crecimiento significativo en el número de asientos de primera clase en el aire. Al mismo tiempo, las aerolíneas están lanzando nuevas y más lujosas cabinas de primera clase.

Los datos de OAG muestran un crecimiento del 34% en el número total de asientos de primera clase en los aviones que despegaron en 2014 en comparación con 2009. Excluyendo a Norteamérica y los vuelos domésticos chinos, en donde la “primera clase” a menudo es igual a lo que en cualquier otro lugar sería “clase empresarial”, el incremento es del 21%. El número de asientos de primera clase en vuelos dentro de Europa cayó fuertemente entre 2005 y 2009, pero desde entonces se ha recuperado, y en 2014 alcanzó casi a duplicar el total de 2005.

“Todo el mundo piensa que la primera clase debe estar disminuyendo, pero es bastante increíble cómo más y más líneas aéreas están renovando su oferta de primera clase y teniendo más asientos de primera clase a bordo”, dice Nigel Goode, director de la agencia de diseño PriestmanGoode, cuyos proyectos recientes incluyen las cabinas de primera clase para Qatar Airways, Swiss, Lufthansa y Air France.

En los últimos cinco años, el número de asientos de primera clase ha crecido un 63% en Air China y un 127% en China Eastern, de acuerdo con OAG. En Medio Oriente, Qatar Airways ha tenido un incremento del 132%, Emirates uno de 32%. “Las compañías aéreas de Medio Oriente y Asia realmente tienen algo que probar, y la primera (clase) es una declaración sobre la calidad general de la aerolínea”, dice Goode.

En contraste, Air France ha reducido la capacidad en un 47% desde 2009, British Airways en un 23%. Las celebridades y personas ricas siguen volando en primera -y la demanda se ha incrementado por una reducción de los aviones privados- pero desde 2008, los ejecutivos cada vez más han sido rebajados de primera clase a clase ejecutiva por las empresas deseosas por ahorrar dinero.

“Otra cosa importante es cuánto ha mejorado la clase ejecutiva”, dice Caroline Strachan, vicepresidenta de American Express Global Business Travel, que maneja viajes para las principales corporaciones. “Hace diez años, tenías que ir en primera con el fin de ir acostado; hoy en día, la mayor parte de las clases ejecutivas cuentan con camas planas, así que las compañías ya no necesitan pagar más”.

¿Entonces por qué las aerolíneas occidentales gastan enormes sumas en nuevas cabinas? En parte, simplemente es una respuesta a la creciente competencia del este. “Elegimos tener la mejor calidad del mundo, en lugar de la mayor cantidad”, dice Catherine Betsch, directora de La Première, la nueva primera clase de Air France, que se lanzó hace dos meses y que ha reducido el número de asientos de primera clase en sus Boeing 777-300s de ocho a cuatro, pero son mucho más grandes.

Así como han tenido una dura lucha por la disminución del mercado occidental, las aerolíneas están buscando una parte en el creciente mercado asiático, tan es así que La Première no fue lanzada en París, sino en Shanghai.

Mientras las líneas aéreas gastan enormes sumas de dinero en cada asiento (“pueden costar lo mismo que una pequeña casa”, admite Goode), también están buscando diferenciarse en tierra. Las salas con spas y comidas preparadas por chefs famosos cada vez más son el estándar, pero por ejemplo, Air France ahora ofrece una limusina privada de la sala al avión, mientras que Lufthansa lo hace mejor, sus pasajeros de primera clase que cambian de avión en Frankfurt pueden tomar un Porsche para dar la vuelta mientras esperan.

Sin embargo, otros muestran un tono más cauteloso. Con pocas innovaciones acaparando los encabezados y una caída del 24% en asientos de primera clase en vuelos internacionales desde 2009, EU notablemente está fuera de sintonía con otras partes del mundo. “Es un intercambio inevitable, si gastas mucho en un pasajero, no ganarás dinero”, dice Gerald Khoo, analista de transportes de Liberum. “Históricamente, EU siempre ha liderado la industria de la aviación, y a donde van sus líneas aéreas, otros tienden a seguir”.