Pfizer en el banquillo de los acusados

El regulador de competencia acusa a la farmacéutica de abusar de su posición dominante en el suministro de un medicamento contra la epilepsia y de inflar los costos del Servicio Nacional de Salud ...
Pfizer, uno de los grupos farmacéuticos más grandes del mundo, vendió los derechos de distribución de las cápsulas de fenitoína sódica para el Reino Unido a Flynn
Pfizer, uno de los grupos farmacéuticos más grandes del mundo, vendió los derechos de distribución de las cápsulas de fenitoína sódica para el Reino Unido a Flynn (Foto: Shutterstock)

La Autoridad de la Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) falló que Pfizer y Flynn Pharma, una compañía británica, cobraron “precios excesivos e injustos” por las cápsulas de fenitoína sódica en violación de la ley de competencia británica y de la Unión Europea.

El fallo se suma a la presión que hay para la industria farmacéutica sobre el precio de los medicamentos en un momento en que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) lucha con el aumento de los costos.

Pfizer, con sede en EU, uno de los grupos farmacéuticos más grandes del mundo, vendió los derechos de distribución de las cápsulas de fenitoína sódica para el Reino Unido a Flynn, una compañía de propiedad privada de Hertfordshire, en 2012.

Pfizer siguió fabricando el medicamento y, de acuerdo con la CMA, lo surtió a Flynn a precios de entre ocho y 17 veces más altos de lo que la compañía estadounidense cobraba anteriormente por el producto en el Reino Unido.

Flynn vendió el medicamento en precios de entre 25 y 30 veces más altos que los que históricamente cobró Pfizer por el medicamento que utilizan 50 mil pacientes en el Reino Unido.

Ann Pope, directora senior de medidas antimonopolio de la CMA, dijo “Si bien las empresas en general son libres de fijar los precios, los que mantienen una posición dominante tienen una responsabilidad especial para garantizar que su conducta no perjudique la genuina competencia y que sus precios no sean excesivos ni injustos”.

“En este caso, los precios que le preocupan a la CMA son muy altos, comparados con los precios que se cobraban, lo que llevó a un enorme incremento en los gastos de medicamentos del NHS para un fármaco que es muy importante para decenas de miles de pacientes”.

La CMA dijo que considerará las declaraciones de Pfizer y Flynn antes de tomar una decisión final acerca de si infringió la ley. La agencia tiene el poder de multar a las compañías hasta con 10% de las ventas mundiales anuales del grupo. Pfizer dijo que coopera con la investigación. “Asegurar un abastecimiento sostenible de nuestros productos a los pacientes británicos es de suma importancia para Pfizer y estuvo en la parte central de nuestra decisión de desinvertir el producto”, dijo la compañía. Flynn dijo que tenía la intención de “defenderse vigorosamente” contra las acusaciones.

Una persona familiarizada con el argumento de Pfizer dijo que las cápsulas de fenitoína sódica generaba pérdidas antes de la venta de la marca a Flynn. Sin un incremento en los precios, se corría el riesgo de que se retirara el producto del mercado. Esto habría obligado al NHS a cambiar a una opción más cara.

Funcionarios de la industria farmacéutica advirtieron que las investigaciones de la CMA sobre la fijación de precios de medicamentos aumentará la incertidumbre legal para las empresas cuyos precios ya los regula el Departamento de Salud.