Lento crecimiento genera grandes desafíos para los bancos

La desaceleración económica de los países en desarrollo provoca que los bancos locales enfrenten enormes retos, incluso cuando sus competidores en mercados desarrollados sanan y aumentan sus ...
Se espera que muchos bancos de los mercados emergentes enfrenten retos cada vez mayores incluso cuando sus competidores en los mercados desarrollados sanan lentamente y aumentan sus préstamos.
Se espera que muchos bancos de los mercados emergentes enfrenten retos cada vez mayores incluso cuando sus competidores en los mercados desarrollados sanan lentamente y aumentan sus préstamos. (Shutterstock)

Estados Unidos

Hace tiempo, la preocupación de Temasek, el fondo de inversión de Singapur ligado al estado, aumentó por su débil balance y problemas de crédito del Standard Chartered Bank. Así que brevemente consideró fusionarse con DBS, un banco local grande. Temasek decidió no hacerlo debido a los problemas regulatorios y fiscales y a las preocupaciones de que el acuerdo pudiera crear conflictos de interés para el propio fondo, porque es el mayor accionista en los dos bancos. Los ejecutivos de Temasek también temían que en lugar de fortalecer a StanChart, una fusión podría debilitar a DBS.

Aunque DBS tiene su sede en Singapur y StanChart tiene su casa matriz en el Reino Unido, es este último el que batalla debido a su exposición a los mercados emergentes. Al que alguna vez se le consideró un poder de crecimiento para los mercados asiáticos en las naciones ricas de materias primas como Indonesia, Standard Chartered se convirtió actualmente en una víctima del cambio de suerte que sufrieron muchos mercados emergentes y sus solicitantes de préstamos corporativos fuertemente endeudados.

El sector de energía es volátil y está deprimido, los sectores de metales y minería representaron un total combinado de 29% de la cartera de préstamos comerciales y corporativos que registró StanChart en la primera mitad de 2014. Las bienes raíces fueron responsables de otro 8%. StanChart tiene 61 mil millones de dólares (mdd) en exposiciones relacionadas con materias primas; 38 mil mdd en préstamos pendientes en India y 83 mil mdd en préstamos en empresas chinas en un momento en que el crecimiento se desacelera dramáticamente en China continental. Además, gran parte de los préstamos utilizan propiedades como garantías, y los precios de las propiedades en China están bajo presión o caen en la mayoría de los lugares.

Se espera que muchos bancos de los mercados emergentes enfrenten retos cada vez mayores incluso cuando sus competidores en los mercados desarrollados sanan lentamente y aumentan sus préstamos. “En algunos casos, la caída del valor de las monedas locales frente al dólar llevan a salidas de capital, aprietan la liquidez de los bancos nacionales y presionan para que aumenten las tasas de corto plazo”, señalaron los economistas de JPMorgan en su reciente Global Data Watch.

El reciente crecimiento del crédito asiático fue precipitado. El crédito bancario como porcentaje del producto bruto aumentó de 70% en 2008 a 95% en la actualidad. Si se le agrega el crédito de los mercados de capitales la cifra es considerablemente mayor. El año pasado, la emisión de los mercados emergentes en los mercados internacionales de deuda de capital llegó a 359 mil mdd, o dos veces más que el de los mercados desarrollados, según los datos del Banco de Pagos Internacionales.

El crecimiento es de 12% de la tasa en todos los créditos bancarios de los mercados emergentes. Gran parte de los préstamos a Asia, fuera de China, asumieron que la región crecería aprovechando la insaciable demanda de China. Gran parte de los préstamos a este mismo país se basaron en la misma expectativa. Ese pensamiento erróneo después se agravó por asumir que el valor de las propiedades chinas que se utilizaron para respaldar los préstamos también seguirían en crecimiento. Pero los bancos locales en China, como Agricultural Bank of China, empiezan a informar que se duplicaron sus préstamos incobrables, aunque oficialmente permanecen debajo de 3%.

En India, los esfuerzos del primer ministro, Narendra Modi, para mejorar el ritmo del crecimiento económico y lograr que el sector privado invierta más, tienen el obstáculo de las altas tasas de deuda incobrable de los bancos locales. Las instituciones de crédito se muestran renuentes a otorgar créditos a los solicitantes empresariales, especialmente a las empresas de infraestructura a los que el gobierno todavía no les paga por trabajos previos. El presidente de HDFC Bank, Deepak Parekh, da el ejemplo de una compañía cuyas cuentas por cobrar son cinco veces  más grandes que su patrimonio neto. Como resultado, muchos afligidos inversores de deuda hoy en día se centran en la región, incluso en China, que en el pasado se consideraba como demasiado difícil. “Vemos una oportunidad como secular, no cíclica, ya que la creación de crédito en los mercados emergentes en los últimos años fue enorme”, dijo KKR en un informe reciente.

Más importante, el crecimiento de los préstamos en la región finalmente empieza a disminuir. La tasa de aumento de préstamos bancarios en todos los mercados emergentes disminuyó de 18% anual hace unos años a 12% a finales del año pasado. Esperamos que esto nos lleve a una mejor asignación de crédito.

Pero la duda de los bancos para otorgar nuevos préstamos agrava todavía más la desaceleración del crecimiento que los mercados emergentes ya enfrentan. “Los bancos se volvieron más cautelosos”, señala JPMorgan. “Pensamos que los obstáculos del ciclo de crédito de los mercados emergentes para el crecimiento económico probablemente se intensifique y sea una carga para el crecimiento durante todo este año y el siguiente”.

El cambio de suerte de los bancos en los mercados emergentes de Asia actualmente tiene tanto ventajas como desventajas. Pero el que haya menos crédito al final  demuestra que para que pase algo bueno o malo seguramente dependerá de que el otorgamiento de crédito se haga con más prudencia que en el pasado.