Cómo comprar un Tiranosaurio Rex

El año pasado, Niels Nielsen se dio cuenta de que sus finanzas personales habían llegado a una posición en la que podía darse el lujo de comprarse un ejemplar de dinosauro 
"Tristan tiene marcas de mordeduras en su cráneo y una enfermedad de huesos en su mandíbula, a pesar de que todavía no maduraba”
"Tristan tiene marcas de mordeduras en su cráneo y una enfermedad de huesos en su mandíbula, a pesar de que todavía no maduraba” (Foto: Cortesía)

Al crecer en Dinamarca, a Niels Nielsen le fascinaban los fósiles y, sobre todo, los dinosaurios. “Soñaba con ser dueño de un dinosaurio, pero nunca me imaginé que eso sería posible”, dice. “Ahora, 30 años después y como un rico hombre de negocios en Londres, su sueño se volvió realidad. No solo compró un viejo dinosaurio, también adquirió uno de los mejores fósiles jamás descubiertos de la especie más conocida: el feroz gigante carnívoro, Tiranosaurio Rex.

Al esqueleto de un T-Rex, de nombre Tristan, por el hijo de Nielsen, no lo mantendrán escondido en una colección privada. En vez de eso, lo prestará a un gran museo de historia natural: Museum für Naturkunde de Berlín, que no sólo exhibirá el esqueleto de 12 metros de largo, también realizará lo que Johannes Vogel, su director, dice, será la investigación científica más completa jamás realizada en un solo dinosaurio.

Hace cuatro años descubrieron el fósil en Montana, y su cráneo (de 250 kilogramos) llegó a Berlín desde EU. El resto del esqueleto llegará el próximo mes, y el ejemplar se va a ensamblar completo para su exhibición pública a partir de diciembre, el primer esqueleto completo de un T-Rex en exhibición en Europa.

Tristan tiene el cráneo mejor conservado de cualquier T-Rex descubierto, dice Nielsen. Después de que reunieron todos los huesos, resultó que el cráneo estaba 98% completo, con todos sus dientes. Los huesos no estaban totalmente fusionados, lo que demuestra que Tristan murió a punto de llegar a la edad adulta.

El famoso hospital Charité de Berlín escanea el cráneo con equipo de imágenes clínicas mientras que otros huesos reciben exploraciones preliminares en Estados Unidos. “Hay muchas señales fascinantes de lesiones y patología, que vamos a investigar en los próximos años”, dice Vogel. “Cuando estaba vivo, Tristan se rompió las costillas y los brazos; tiene marcas de mordeduras en su cráneo y una enfermedad de huesos en su mandíbula, a pesar de que todavía no maduraba”.

En EU, a diferencia de otros países, incluso los mejores fósiles que se descubren en propiedad privada se pueden vender y exportar sin restricciones, siempre y cuando la propiedad sea legal. Nielsen lo compró en sociedad con un viejo amigo de Dinamarca, Jens Peter Jenssen. (Amplió el nombre del ejemplar a Tristan Otto, en honor al hijo de Jenssen, aunque para abreviar le llaman Tristan).

Nielsen se niega a decir cuánto le costó, pero los T-Rex, los más codiciados de todos, se venden por una suma de siete cifras. En 1997, el Field Museum de Chicago, pagó 8 millones 300 mil dólares por su T-Rex, Sue.

“La primera opción de Niels fue el Museo de Historia Natural de Londres, donde vive”, dice Nudds. “Se lo ofrecimos en los mismos términos y condiciones que le ofrecimos a Berlín, pero lo rechazaron, dijeron que no se adecuaba a su programa de exhibición y al parecer no les agradaba tratar con dueños privados”.

En diciembre de 2014, el Museo de Historia Natural de Londres acababa de instalar su propio espectacular fósil de dinosaurio, Sophie la Estegosaurio, como pieza central de su Salón de la Tierra. Sophie es un herbívoro con enormes placas defensivas que recorren su espalda, mucho más pequeña y amable que Tristan.

“Cada ejemplar es único, es una decisión con matices que considera el equilibrio de toda la colección y los nuevos ángulos de investigación científica”, dice Martin Munt, director de colecciones paleobiología del Museo de Historia Natural. “Priorizamos adquirir el raro descubrimiento del esqueleto de Estegosaurio más completo del mundo”.

El museo compró a Sophie con fondos que donó Jeremy Herrmann, un propietario de fondos de cobertura, y sus amigos, mientras que Tristan fue un préstamo gratuito. “Al parecer todavía es raro en la paleontología que los propietarios privados presten a los museos, mientras que en las artes es muy común”.

Cuando Nielsen se reunió con Vogel por primera vez en Londres para almorzar, los dos se cayeron bien de inmediato. “Hubo una verdadera sensación de camaradería”, dice. Para Vogel, una figura que utiliza un extravagante bigote de morsa, Tristan ofrece una oportunidad para promover el museo de Berlín, del que se volvió director general en 2012, al regresar a su natal Alemania después de trabajar más de 20 años en el Museo de Historia Natural de Londres.

El Museo für Naturkunde ocupa un elegante edificio de 1889 en Invalidenstrasse, en el centro de la ciudad, quedó dañado, pero no destruido durante los bombardeos en los tiempos de la guerra. Sus extensas colecciones sobrevivieron casi intactas; los fósiles quedaron enterrados en lo profundo del sótano del museo. Actualmente alberga el esqueleto de dinosaurio montado más grande del mundo, un Braquiosaurio, y el mejor fósil de un proto-pájaro, el Archaeopteryx.

Cuando exhiban a Tristan, el esqueleto original estará contará con una réplica ligera del cráneo, producido por impresoras en 3D de los escaneos, mientras que el cráneo original se exhibirá individualmente. “El cráneo es demasiado pesado para colocarlo en el esqueleto, así que tendrá su propio lugar”, dice Nielsen. “Esto también hará que sea más fácil para que la gente pueda verlo y más fácil para remover los huesos de forma temporal para los estudios”.

Otro T-Rex que se descubrió en Montana en 2013 se prepara para su exhibición en el Centro de Biodiversidad Naturalis en los Países Bajos. “Es un buen ejemplar también,”, dice Nudds. “Pero está muy lejos de la calidad de Tristan”.