Inversiones en 2016: lo bueno, lo malo y lo que viene

Las acciones europeas no fueron una buena apuesta, tampoco las japonesas. Una opción segura serían los activos duros como el bien raíz. Y, el petróleo, que sorprendió a muchos. 
En lo que va de 2016 el petróleo Brent, el oro y el yen fueron de los activos que mejores rendimientos dieron a sus inversionistas. El oro, dicen analistas, es un activo duro que seguirá dando frutos.
En lo que va de 2016 el petróleo Brent, el oro y el yen fueron de los activos que mejores rendimientos dieron a sus inversionistas. El oro, dicen analistas, es un activo duro que seguirá dando frutos. (Foto: Shutterstock)

Ya inmersos en el segundo trimestre, los mercados serecuperaron después de un tórrido inicio de año, sin embargo, todavía es unreto para la confianza, sobre todo, por la falta de un sólido supuesto deinversión que pueda apoyar firmemente una recuperación. ¿Podrán losinversionistas navegar con seguridad el resto de 2016?

Con la llegada de junio, un mes crítico para los mercados,pues se realizará el referendo del Brexit y la reunión de la Reserva Federal deEU, Financial Times se dio a la tarea de preguntar a los analistas del mercadoqué es lo que vieron en el primer semestre y cómo resultará el resto del año.

¿Cuáles eventos odatos le darán forma a los mercados para el resto de 2016?

Hay dos eventos, el Brexit y la reunión de la ReservaFederal (FED), mientras que China se queda en el horizonte. “La pregunta es sila FED lo puede rebasar”, dice James Bateman, director de gestión de cartera deFidelity. “Existe el peligro de que la FED pueda quedar atrapada entre lo quees correcto para la economía y lo que es correcto para los mercados, y que cedaa la presión para complacer a lo segundo”.

Por otra parte, John Bilton de JPMorgan Asset Management, esoptimista sobre el crecimiento mundial y cree que ayudará a la consolidacióndel dólar, con lo que se estimulará el apetito de riesgo, pero dice que a losinversionista del Reino Unido “les costará trabajo enfocarse en otra cosaademás de los riesgos del Brexit”.

A los analistas también les preocupa China en una grancantidad de áreas: desde el creciente problema de deuda morosa y lareestructuración de las empresas de propiedad estatal, hasta los datos decrecimiento y su cuenta de capital.

Los activos más ymenos atractivos son...

“¿Activos atractivos? No hay ni uno”, dice Larry Hatheway deGAM. “La opción a la que se enfrentan los inversores es elegir las ofertasmenos feas”.

Alain Bokobza, director de asignación global de activos deSociété Générale, favorece los bonos protegidos contra la inflación, mientrasque Mislav Matejka de JPMorgan prefiere los “activos duros” -como el oro y lasbienes raíces- porque la política va a cambiar de estímulo monetario a fiscal.

Las acciones ya no son baratas, dice Bilton, pero todavíason una alternativa atractiva a los bonos. Bateman está convencido de que elBrexit no se dará, así que se inclina hacia que los capitales del Reino Unidotengan una recuperación por el alivio.

Pero para Matejka “lo menos atractivo de aquí son las acciones,dado el posible final del ciclo”.

Al preguntar qué tres activos recomiendan, Ulrich Leuchtmannde Commerzbank aconseja comprar todas las monedas del G10 frente al dólar. “Mecuesta trabajo creer que la tendencia que vimos en los primeros meses de 2016se terminó”, dice. El oro tiene un buen seguimiento, el petróleo también esrazonablemente favorable, y también algo de apoyo para los activos de mercadosemergentes.

Bienes raíces, crédito y oro son las preferencias deMatejka, mientras que Monson opta por acciones globales de alto rendimiento,acciones de bancos globales y una selección de acciones de mercados emergentes.“Los inversionistas internacionales tendrán que ser pacientes, pero lasvaloraciones en comparación con los mercados desarrollados ofrecen descuentosmínimos de casi una década”, dice.

¿Qué habrías deseadorecomendar este año?

Los cambios en el sentimiento del mercado en 2016 significanque hay muchas sorpresas rentables que se pueden elegir: posición larga con elyen (alcista), posición larga con los mercados emergentes, posición corta (a labaja) con el dólar de EU, posición larga con el petróleo.

“Este año ha sido sobre el retroceso del impulso y latendencia a la alza en cualquier cosa que se relacione con los mercadosemergentes o el dólar”, dice Richard Turnill, director global de estrategia deinversión de BlackRock.

Anthony Karydakis, director de estrategia económica deMiller Tabak, dice que “el alza totalmente en contra de la intuición del yencomo respuesta a la incursión del Banco de Japón en las tasas negativas deinterés a finales de enero, probablemente se pueda considerar como la mayoroportunidad perdida para mucha gente en lo que va del año”.

La recomendación quedesearían no haber hecho... (¿y todavía puede salir bien?)

Se favoreció a las acciones europeas al principio de año conla esperanza de una política  monetariadivergente, pero los primeros inversores en el Euro Stoxx 600 cayeron más de 4%en 2016.

El sector bancario europeo se encuentra casi 16% por debajoeste año y un tercio menos en comparación con su máximo de 2015.

Jeremy Hale, estratega macro global de Citi, recomendócomprar bancos europeos después del anuncio de marzo, pero ahora dice que “fueun error. Se ven baratos pero muchos seguirán siéndolo”.

Sin embargo, Monson mantiene la idea de que el subsector debancos globales (bancos con grandes pagos de dividendos de capital y con unaexposición limitada a los mercados emergentes, al sur de Europa y a la banca deinversión) va a generar dividendos crecientes y un aumento de precio de las“valoraciones demasiado bajas” del día de hoy, y como una “cobertura” contra elaumento de las tasas de interés.

El Banco de la Reserva de Australia ayudó a los bonosaustralianos al reducir las tasas de interés, dice Matthias Scheiber, gestor defondos de activos múltiples de Schroders, “pero se mantiene como una operaciónvolátil que recibe el impulso de la incertidumbre de la recuperación china”.

A Bilton también le gustan los bonos australianos ya que las“valoraciones sobre los activos de crédito ofrecen un punto de entrada másatractivo que las acciones”, y son uno de los pocos bonos soberanos conrendimientos relativamente altos.

Si fuera mayo de 2017 y la Reserva Federal de EU todavía noeleva las tasas de interés, ¿cuáles son las probabilidades, y cuál sería suestrategia de inversión ahora?

Si bien la mayoría predice un incremento este año, Hale diceque la opción de no hacer nada es una “posibilidad real”.

Para creer en este escenario, tienes que “contar con un desastreeconómico”, dice Bateman y por tanto recomienda activos de protección como eloro, el petróleo y los bonos vinculados con la inflación.

De la misma manera, Matejka se enfoca en la inversión sobreel libre flujo de efectivo, recompras y rendimientos, y agrega que “las bienesraíces y los servicios públicos deben ser los ganadores en este escenario”.

Sin embargo, si no hay una recesión en el escenario, eldólar se debilitaría y “esto sería muy positivo para las materias primas y lamayoría de los mercados emergentes”, dice Bokobza.

Turnill está de acuerdo con que un entorno en donde semargina a la FED y donde el crecimiento global “sigue, pero se mantiene bajo”será extremadamente alcista para los mercados emergentes y las materias primas.

Y en México...

La volatilidad seguirá presente. Habrá que pensar en oro,petróleo y no apostar mucho en la renta variable del mercado local.

En México habrá que poner atención a las decisiones de laReserva Federal (FED) y a las del Banco de México, “que seguramente replicarálas decisiones de la FED, con lo que el principal determinante de las tasas deinterés no será necesariamente local, sino externo”, dijo Rodolfo Campuzano,director de estrategia y gestión de portafolios de INVEX Banco.

La economía mexicana ha sido impulsada, principalmente, porel consumo privado, así que datos como las remesas, el crédito, la inflación yel empleo serán, según Inversiones SURA, importantes para dar claridad a latrayectoria futura. “Es clave seguir el tipo de cambio, que ha estimulado elconsumo, hasta ahora, sin presiones inflacionarias”, dijo SURA.

En cuanto a los activos y su atractivo, para Campuzano, elmercado de capitales local es poco atractivo, en parte por las “elevadasvaluaciones” y considera que “en este momento no es prudente cargar una porciónimportante del portafolio en renta variable local”.

SURA ve oportunidades en renta fija dentro de bonoscorporativos, “aunque preferimos mantenernos del lado corto de la curva”.

Campuzano recomienda mantener posiciones en tres frentes:deuda corporativa con grado de estabilidad alto y a tasas revisables, monedaextranjera (dólares y equity principalmente), y una participación mayor a lanormal en efectivo. “Estos tres elementos pueden ayudar a estabilizar unacartera ante episodios de presión”, dijo el directivo de Invex.

Durante este primer semestre, le sorprendieron a Campuzanoel comportamiento del oro, las materias primas y el petróleo. “Sus preciosavanzaron mucho más de lo que esperábamos”. Por eso, en retrospectiva, le hubieragustado recomendar un ETF con exposición al petróleo, o bien a materias primas,pues “se habría obtenido una ganancia sumamente interesante durante losprimeros meses del 2016. Aunque nadie esperaba tal comportamiento”.

Para la segunda mitad del año SURA cree que seguirá lavolatilidad en los mercados de renta variable. Consideran que el peso mexicanoseguirá siendo la moneda predilecta para cubrir posiciones, lo cual puedeprovocar que siga su debilidad frente a otras monedas emergentes.

Dave Lafferty, estratega en jefe de mercados EU de NatixisGlobal Asset Management, dice que esperan “que el suministro y demanda depetróleo continúe hacia el balance, lo que resultará en un incremento moderadode los precios”.

Si las noticias de crecimiento económico son decepcionantes“y pensamos que es probable que lo sigan siendo”, dice Campuzano, el precio deloro puede mantenerse firme en niveles altos, e incluso rebasarlos, añade.


Regina Reyes-Heroles C. 


Ya inmersos en el segundo trimestre, los mercados serecuperaron después de un tórrido inicio de año, sin embargo, todavía es unreto para la confianza, sobre todo, por la falta de un sólido supuesto deinversión que pueda apoyar firmemente una recuperación. ¿Podrán losinversionistas navegar con seguridad el resto de 2016?

Con la llegada de junio, un mes crítico para los mercados,pues se realizará el referendo del Brexit y la reunión de la Reserva Federal deEU, Financial Times se dio a la tarea de preguntar a los analistas del mercadoqué es lo que vieron en el primer semestre y cómo resultará el resto del año.

¿Cuáles eventos odatos le darán forma a los mercados para el resto de 2016?

Hay dos eventos, el Brexit y la reunión de la ReservaFederal (FED), mientras que China se queda en el horizonte. “La pregunta es sila FED lo puede rebasar”, dice James Bateman, director de gestión de cartera deFidelity. “Existe el peligro de que la FED pueda quedar atrapada entre lo quees correcto para la economía y lo que es correcto para los mercados, y que cedaa la presión para complacer a lo segundo”.

Por otra parte, John Bilton de JPMorgan Asset Management, esoptimista sobre el crecimiento mundial y cree que ayudará a la consolidacióndel dólar, con lo que se estimulará el apetito de riesgo, pero dice que a losinversionista del Reino Unido “les costará trabajo enfocarse en otra cosaademás de los riesgos del Brexit”.

A los analistas también les preocupa China en una grancantidad de áreas: desde el creciente problema de deuda morosa y lareestructuración de las empresas de propiedad estatal, hasta los datos decrecimiento y su cuenta de capital.

Los activos más ymenos atractivos son...

“¿Activos atractivos? No hay ni uno”, dice Larry Hatheway deGAM. “La opción a la que se enfrentan los inversores es elegir las ofertasmenos feas”.

Alain Bokobza, director de asignación global de activos deSociété Générale, favorece los bonos protegidos contra la inflación, mientrasque Mislav Matejka de JPMorgan prefiere los “activos duros” -como el oro y lasbienes raíces- porque la política va a cambiar de estímulo monetario a fiscal.

Las acciones ya no son baratas, dice Bilton, pero todavíason una alternativa atractiva a los bonos. Bateman está convencido de que elBrexit no se dará, así que se inclina hacia que los capitales del Reino Unidotengan una recuperación por el alivio.

Pero para Matejka “lo menos atractivo de aquí son las acciones,dado el posible final del ciclo”.

Al preguntar qué tres activos recomiendan, Ulrich Leuchtmannde Commerzbank aconseja comprar todas las monedas del G10 frente al dólar. “Mecuesta trabajo creer que la tendencia que vimos en los primeros meses de 2016se terminó”, dice. El oro tiene un buen seguimiento, el petróleo también esrazonablemente favorable, y también algo de apoyo para los activos de mercadosemergentes.

Bienes raíces, crédito y oro son las preferencias deMatejka, mientras que Monson opta por acciones globales de alto rendimiento,acciones de bancos globales y una selección de acciones de mercados emergentes.“Los inversionistas internacionales tendrán que ser pacientes, pero lasvaloraciones en comparación con los mercados desarrollados ofrecen descuentosmínimos de casi una década”, dice.

¿Qué habrías deseadorecomendar este año?

Los cambios en el sentimiento del mercado en 2016 significanque hay muchas sorpresas rentables que se pueden elegir: posición larga con elyen (alcista), posición larga con los mercados emergentes, posición corta (a labaja) con el dólar de EU, posición larga con el petróleo.

“Este año ha sido sobre el retroceso del impulso y latendencia a la alza en cualquier cosa que se relacione con los mercadosemergentes o el dólar”, dice Richard Turnill, director global de estrategia deinversión de BlackRock.

Anthony Karydakis, director de estrategia económica deMiller Tabak, dice que “el alza totalmente en contra de la intuición del yencomo respuesta a la incursión del Banco de Japón en las tasas negativas deinterés a finales de enero, probablemente se pueda considerar como la mayoroportunidad perdida para mucha gente en lo que va del año”.

La recomendación quedesearían no haber hecho... (¿y todavía puede salir bien?)

Se favoreció a las acciones europeas al principio de año conla esperanza de una política  monetariadivergente, pero los primeros inversores en el Euro Stoxx 600 cayeron más de 4%en 2016.

El sector bancario europeo se encuentra casi 16% por debajoeste año y un tercio menos en comparación con su máximo de 2015.

Jeremy Hale, estratega macro global de Citi, recomendócomprar bancos europeos después del anuncio de marzo, pero ahora dice que “fueun error. Se ven baratos pero muchos seguirán siéndolo”.

Sin embargo, Monson mantiene la idea de que el subsector debancos globales (bancos con grandes pagos de dividendos de capital y con unaexposición limitada a los mercados emergentes, al sur de Europa y a la banca deinversión) va a generar dividendos crecientes y un aumento de precio de las“valoraciones demasiado bajas” del día de hoy, y como una “cobertura” contra elaumento de las tasas de interés.

El Banco de la Reserva de Australia ayudó a los bonosaustralianos al reducir las tasas de interés, dice Matthias Scheiber, gestor defondos de activos múltiples de Schroders, “pero se mantiene como una operaciónvolátil que recibe el impulso de la incertidumbre de la recuperación china”.

A Bilton también le gustan los bonos australianos ya que las“valoraciones sobre los activos de crédito ofrecen un punto de entrada másatractivo que las acciones”, y son uno de los pocos bonos soberanos conrendimientos relativamente altos.

Si fuera mayo de 2017 y la Reserva Federal de EU todavía noeleva las tasas de interés, ¿cuáles son las probabilidades, y cuál sería suestrategia de inversión ahora?

Si bien la mayoría predice un incremento este año, Hale diceque la opción de no hacer nada es una “posibilidad real”.

Para creer en este escenario, tienes que “contar con un desastreeconómico”, dice Bateman y por tanto recomienda activos de protección como eloro, el petróleo y los bonos vinculados con la inflación.

De la misma manera, Matejka se enfoca en la inversión sobreel libre flujo de efectivo, recompras y rendimientos, y agrega que “las bienesraíces y los servicios públicos deben ser los ganadores en este escenario”.

Sin embargo, si no hay una recesión en el escenario, eldólar se debilitaría y “esto sería muy positivo para las materias primas y lamayoría de los mercados emergentes”, dice Bokobza.

Turnill está de acuerdo con que un entorno en donde semargina a la FED y donde el crecimiento global “sigue, pero se mantiene bajo”será extremadamente alcista para los mercados emergentes y las materias primas.

Y en México...

La volatilidad seguirá presente. Habrá que pensar en oro,petróleo y no apostar mucho en la renta variable del mercado local.

En México habrá que poner atención a las decisiones de laReserva Federal (FED) y a las del Banco de México, “que seguramente replicarálas decisiones de la FED, con lo que el principal determinante de las tasas deinterés no será necesariamente local, sino externo”, dijo Rodolfo Campuzano,director de estrategia y gestión de portafolios de INVEX Banco.

La economía mexicana ha sido impulsada, principalmente, porel consumo privado, así que datos como las remesas, el crédito, la inflación yel empleo serán, según Inversiones SURA, importantes para dar claridad a latrayectoria futura. “Es clave seguir el tipo de cambio, que ha estimulado elconsumo, hasta ahora, sin presiones inflacionarias”, dijo SURA.

En cuanto a los activos y su atractivo, para Campuzano, elmercado de capitales local es poco atractivo, en parte por las “elevadasvaluaciones” y considera que “en este momento no es prudente cargar una porciónimportante del portafolio en renta variable local”.

SURA ve oportunidades en renta fija dentro de bonoscorporativos, “aunque preferimos mantenernos del lado corto de la curva”.

Campuzano recomienda mantener posiciones en tres frentes:deuda corporativa con grado de estabilidad alto y a tasas revisables, monedaextranjera (dólares y equity principalmente), y una participación mayor a lanormal en efectivo. “Estos tres elementos pueden ayudar a estabilizar unacartera ante episodios de presión”, dijo el directivo de Invex.

Durante este primer semestre, le sorprendieron a Campuzanoel comportamiento del oro, las materias primas y el petróleo. “Sus preciosavanzaron mucho más de lo que esperábamos”. Por eso, en retrospectiva, le hubieragustado recomendar un ETF con exposición al petróleo, o bien a materias primas,pues “se habría obtenido una ganancia sumamente interesante durante losprimeros meses del 2016. Aunque nadie esperaba tal comportamiento”.

Para la segunda mitad del año SURA cree que seguirá lavolatilidad en los mercados de renta variable. Consideran que el peso mexicanoseguirá siendo la moneda predilecta para cubrir posiciones, lo cual puedeprovocar que siga su debilidad frente a otras monedas emergentes.

Dave Lafferty, estratega en jefe de mercados EU de NatixisGlobal Asset Management, dice que esperan “que el suministro y demanda depetróleo continúe hacia el balance, lo que resultará en un incremento moderadode los precios”.

Si las noticias de crecimiento económico son decepcionantes“y pensamos que es probable que lo sigan siendo”, dice Campuzano, el precio deloro puede mantenerse firme en niveles altos, e incluso rebasarlos, añade.

Regina Reyes-Heroles C.