HSBC, el banco local del mundo, se empequeñece

Con la salida de Brasil y Turquía, este banco acelera su retiro mundial e incluso evalúa su partida de EU y México.
HSBC también evalúa su salida de EU y México aunque probablemente concluya que vale la pena permanecer por los vínculos de libre comercio.
HSBC también evalúa su salida de EU y México aunque probablemente concluya que vale la pena permanecer por los vínculos de libre comercio. (Shutterstock)

Nueva York

El banco más grande de Europa por capitalización de mercado pasó dos décadas en la adquisición de una presencia estratégica en más de 80 países, pero se vio obligado a tomar la defensiva después de una serie de escándalos y de su menor utilidad anual en cinco años.

Este nuevo plan estratégico llevará a un retiro de la banca minorista en Brasil y Turquía, a la que le seguirán otras operaciones con bajo rendimiento.

Esto representa una racionalización más profunda y rápida de su estrategia a tres años que delineó el presidente ejecutivo, Stuart Gulliver, después de que llegó al cargo en 2011.

Los altos ejecutivos de HSBC sufrieron las críticas de los comités parlamentarios del Reino Unido por el escándalo de su banca privada suiza, que ayudó a decenas de miles de ricos clientes a evadir al fisco entre 2005 y 2007.

HSBC superó la crisis financiera con más éxito que la mayoría de sus rivales, pero sus problemas en los últimos tres años, que surgieron principalmente por malas prácticas en los años previos a la crisis, llevaron a plantear que es demasiado grande para manejar.

Se encuentra en la mira de los reguladores desde 2012, cuando el Departamento de Justicia de EU lo multó con mil 900 millones de dólares (mdd) y lo puso en libertad condicional durante cinco años por lavado de dinero de los cárteles de la droga de México y violar sanciones.

Al parecer los accionistas recibirán bien la nueva estrategia de Gulliver, quien también respondió al escándalo de la banca suiza al hacer énfasis en el historial de salidas de más de 70 operaciones y el retiro en más de 10 países.

Tras el despido de 50 mil empleados desde que Gulliver asumió, el grupo tuvo que abandonar varios objetivos. Se retiró del compromiso de reducir su relación de costo-beneficios de entre 48 y 52%, a través de reducciones de costo con un valor de 3 mil 500 mdd. En el último conteo, la relación era de más de 67%, una cifra mucho más alta que la que había cuando Gulliver llegó.

Las utilidades antes de impuestos del banco cayeron 17% el año pasado y recientemente redujo el objetivo del rendimiento sobre el capital invertido de 12-15% a “más de 10%”, en los próximos tres y cinco años, principalmente debido a los mayores requerimientos de capital.

HSBC también evalúa su salida de EU y México pero probablemente concluya que vale la pena permanecer en esos mercados por los vínculos de libre comercio.

El año pasado, su operación de banca minorista de 300 sucursales en Turquía tuvo una pérdida de 155 mdd: el ingreso total en Turquía fue de 791 mdd. En Brasil, su mayor operación en América Latina, con 850 sucursales, la pérdida total del banco fue de 247 mdd sobre sus ingresos de 4 mil 800 mdd.