BMW quiere autos sin conductor en 2021

Anunció una alianza con la empresa de chips Intel y la de sensores Mobileye, porque quiere ser el número uno en conducción autónoma.
El nuevo BMW. El iNext es el modelo en el que trabaja la marca alemana para sentar las bases en conducción autónoma.
El nuevo BMW. El iNext es el modelo en el que trabaja la marca alemana para sentar las bases en conducción autónoma. (AFP)

BMW tiene el objetivo de producir coches totalmente autónomos en el año 2021 después de formar una alianza con Intel, el grupo estadounidense de chips de computadoras, y Mobileye, el fabricante israelí de sensores.

El fabricante alemán dijo que quiere convertirse en el “número uno en la conducción autónoma”, y confirmó públicamente su ambición de dominar una tecnología que muchos creen que va a revolucionar la industria del motor.

Dijo que va a producir un coche -de nombre iNext- en cinco años y que va a contener la tecnología que “siente la base para las flotas de vehículos totalmente autónomos, no solo en carreteras, sino en entornos urbanos”.

Su acuerdo de asociación es la última alianza entre un fabricante de automóviles y grupos de tecnología. Fiat y Google ahora trabajan en minivans de autoconducción. Mientras que Toyota, General Motors y VW respaldan otras innovaciones de transporte con la realización de acuerdos con las empresas para solicitar transporte, Uber, Lyft y Gett, respectivamente.

Pero la colaboración de BMW llega en un momento en que las automotrices luchan con la complejidad de la ingeniería de los vehículos que logre hacer que se conduzcan solos. Su anuncio se dio unas horas después de que Tesla Motors informó del primer accidente fatal en un coche de autoconducción.

Tesla reveló que uno de sus vehículos eléctricos del Modelo S se estrelló contra el costado de un camión a principios de mayo después de que el sistema de radar Autopilot (del piloto automático) no logró detectar el vehículo, que era color blanco, frente a un “cielo muy iluminado”. Este incidente se encuentra ahora bajo investigación de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EU.

Tesla describió el incidente como una tragedia, y dijo que su tecnología de conducción autónoma -que desplegó en la fase de pruebas con advertencias a los consumidores- “no es perfecta y todavía necesita que el conductor se mantenga alerta”.

Durante la presentación de la sociedad de BMW, el director ejecutivo de la compañía alemana, Harald Krüger, dijo que el accidente de Tesla indica que “la tecnología todavía no está lista para una producción en serio”.

Sin embargo, cuando se desarrolle completamente, se espera que los coches autónomos logren aumentar la seguridad en las carreteras, ya que la conducción impulsada por computadora evita los accidentes que ocurren a causa de los seres humanos que se distraen o se duermen. 

“90% de los accidentes que ocurren en la actualidad son a causa de un error del conductor”, dijo Brian Krzanich, director ejecutivo de Intel, en la presentación de su alianza. “Las distracciones y la conducción con sueño representan 13% de esos accidentes, los cuales tienen un costo estimado de 871,000 millones de dólares (mdd) al año en el mundo. Podemos resolver esos problemas”.

Añadió que los coches “rápidamente se convierten en los dispositivos conectados más inteligentes del mundo”.

Intel quiere cambiar de la computación personal y mejor ofrecer los chips que van en los dispositivos conectados, como coches, relojes y electrodomésticos. BMW y sus socios no quisieron dar a conocer el tamaño de su inversión en tecnología, aunque Intel dijo que gasta “varios cientos de millones de dólares” en la empresa, lo que da un indicio de un presupuesto que se aproxima a 1,000 mdd si las tres empresas comparten los costos.

Mobileye dijo que alrededor de 100 personas -una séptima parte de su fuerza laboral total- se va a dedicar al proyecto. Varios fabricantes de automóviles, incluyendo BMW, producen coches con tecnología “manos libres”, que le permite al auto llevar la dirección en la autopista y mantener una distancia segura de otros vehículos. Pero las regulaciones actuales exigen que los conductores mantengan sus manos en el volante en todo momento.

Sin embargo, para 2021, BMW busca hacer una tecnología “con el cerebro desconectado”, que le permita a los conductores relajarse o trabajar mientras ocupan el asiento delantero, un desarrollo que depende, en gran medida, de que los reguladores del mundo permitan esta tecnología en las carreteras.

Bajo los términos de su asociación, las compañías son libres de buscar a empresas similares. Mobileye ya trabaja con General Motors, Volkswagen y Nissan en la tecnología de mapeo, mientras que sus sensores también los utiliza Tesla.