La lucha equivocada de Taylor Swift

Los servicios de streaming no son el enemigo a vencer; mientras el negocio de la música cambia, los acuerdos entre disqueras y artistas no lo hacen 
Los servicios de streaming no son el enemigo a vencer
Los servicios de streaming no son el enemigo a vencer (Foto: Reuters)

Desde que sus ingresos por la música grabada comenzaron a reducirse hace más de una década, los músicos piensan largo y tendido a quién deben culpar de su apuro.

Pero comandados por un grupo activo de artistas influyentes como Taylor Swift y Thom Yorke, el cantante de Radiohead, en su lugar muchos optaron por señalar a los servicios de streaming de música como Spotify, Deezer o Apple Music.

Es posible que estas compañías sean la única parte del negocio de música grabada donde las ventas aumentan. Pero estrellas como la señorita Swift creen que ”devalúan” su producto.

Los críticos dicen que debido a que los consumidores pueden obtener música sin tener que pagar por ella, a través de servicios gratuitos como el de Spotify, las compañías de streaming también reducen las ventas de música física, como los discos compactos.

Sólo hay un problema con esta tesis. Es casi totalmente errónea.

Quizá el streaming no ofrezca grandes ganancias a los artistas. Pero aquí está el asunto: tampoco lo hacen para los servicios de streaming. Por ejemplo, Spotify absorbe pérdidas sustanciales mientras trata de construir su base de clientes. La compañía paga cuatro quintas partes de sus ingresos, la gran mayoría a los artistas, compositores y compañías disqueras.

En lugar de atormentarse sobre el modelo de Spotify, los artistas tal vez mejor deben dirigir algunas de las preguntas a su propia casa si realmente quieren entender por qué sus cheques de regalías son tan pequeños. La economía del negocio de la música cambió mucho en los últimos años. Los acuerdos que tienen con las compañías disqueras, no.

Así que aquí una sugerencia para Swift en su disfraz de portavoz de la industria. Gasta menos energía en atacar los servicios de streaming; son el único futuro viable. Usa tu poder para hacer que las disqueras sean más justas en sus acuerdos con los artistas.