La expansión de Sura

Mientras algunas empresas en América Latina sufren la depreciación de sus monedas, esta rara “multilatina” va en la ruta de las adquisiciones.
David Bojanini, presidente ejecutivo de Grupo Sura, dice que a pesar del desplome del peso colombiano hay oportunidades
David Bojanini, presidente ejecutivo de Grupo Sura, dice que a pesar del desplome del peso colombiano hay oportunidades (Foto: Cortesía)

Ya que las empresas latinoamericanas luchan con la fuerte depreciación de las monedas frente al dólar, el valor de las fusiones y adquisiciones cayó a su nivel más bajo en 10 años. Sin embargo, Grupo Sura, uno de los conglomerados financieros más grandes de Colombia, mantiene su expansión a través de las adquisiciones. En septiembre, logró un acuerdo con la división latinoamericana de RSA, la aseguradora del Reino Unido, por 614 millones de dólares (mdd) y pagó 267 mdd por la participación que tenía JPMorgan en su a la de gestión de activos.

“La apreciación del dólar vuelve cada vez más difícil lograr este tipo de transacciones”, dice David Bojanini presidente ejecutivo de Grupo Sura, y señala al desplome del peso colombiano, pero agrega que siguen las buenas oportunidades para el grupo.

Grupo Sura es una multilatina líder, al ser el accionista mayoritario en la principal aseguradora local, Suramericana, así como del administrador líder de fondos de pensiones, Sura Asset Management, y el banco comercial más grande de Colombia, Bancolombia. Con una fuerte participación de mercado, los balances y la gestión, el grupo con sede en Medellín busca su expansión en el extranjero.

“Definimos claramente nuestro territorio de operación en América Latina, donde ya tenemos un posicionamiento en una docena de países”, dice Bojanini. “Esto demostró que es muy valioso tener una diversificación geográfica para mitigar el efecto de la apreciación del dólar, que varía dependiendo del país”.

Sura expande su presencia en la administración de pensiones, y ahora es dueño de empresas de gestión de fondos de pensiones en Chile, El Salvador, México, Perú y Uruguay. Hace dos años, Bancolombia compró las operaciones de HSBC en Panamá por 2,100 mdd. Pero fue la adquisición por 3,600 mdd de los activos latinoamericanos de pensiones y seguros del banco holandés ING, en 2011 - el mayor acuerdo por cualquier empresa colombiana en los mercados internacionales- lo que puso a Sura en el mapa, con lo que se convirtió en uno de los clientes regionales de fusiones y adquisiciones de UBS, Lazard y JPMorgan.

La agencia calificadora Fitch, dijo en una nota reciente que la estrategia de Grupo Sura, “incluye la actividad de fusiones y adquisiciones como un componente importante”.

En contraste, Pacific Exploration (anteriormente Pacific Rubiales, el productor independiente de petróleo más grande de América Latina) sufrió de una caída de 90% en capitalización de mercados durante tres años para llegar a menos de 1,000 millones de pesos colombianos (760 mdd). Los precios del petróleo, el inminente término del contrato de producción en el mayor campo petrolero de Colombia y un sobreendeudamiento desplomaron 53% tan sólo en un año el valor de las acciones de esta empresa que cotiza en Colombia y Canadá.

En julio, Grupo Éxito, la cadena de supermercados, pagó 1,900 mdd por los activos latinoamericanos del minorista francés Casino, lo que lo convirtió en uno de los minoristas más grandes de la región. Sus acciones cayeron 46%, y después recuperaron 20%, lo que refleja el nerviosismo de los inversionistas por su mayor exposición al riesgo con Brasil.

La economía de Colombia se volvió más flexible gracias a su liberalización y participación en el bloque de la Alianza del Pacífico -junto con Chile, México y Perú- todos pronostican un crecimiento moderado en 2015. Estos países, que aumentaron su población de clase media, son los mercados que más le interesan a Bojanini y donde Sura es más fuerte. “Muchos de nuestros clientes colombianos tienen operaciones allí y es clave que nosotros también demos servicio allí” dice.

En el futuro, la región puede ofrecer otras oportunidades de crecimiento.

“Cuba no está en nuestro radar”, agrega, al hablar del largo plazo. “Pero es interesante. Con un poco más de apertura en su modelo económico, podría traer oportunidades para las empresas financieras”.