Sears recibe un empujón de Bill Gates

La cadena minorista obtuvo una línea de crédito con garantía de 500 mdd.
Sears no ha especificado cuántos productos de la marca Trump dejó de vender.
Sears, que sigue en problemas, recibe apoyo de Bill Gates por medio de su empresa Cascade Investments. (Foto: Shutterstock)

Sears, la cadena minorista en proble­mas que alguna vez fue la más grande de Estados Unidos, desde hace algunos años disfruta del apoyo financiero de un multimillonario, el presidente y director ejecutivo, Edward Lampert, cuya firma de inversiones, ESL Investments es el mayor accionista.

Ahora un multimillonario mucho más grande invierte en ellos, Bill Gates. La compañía con sede en Illinois dijo la semana pasada que obtuvo una línea de crédito con garantía de 500 millones de dólares (mdd), de los cuales los primeros 250, los expedirán en partes iguales ESL Investments, de Lampert, y Cascade Investment, la compañía que maneja la riqueza personal de Gates. Los dos grupos se comprometieron a ofrecer los restantes 250 mdd si Sears no logra una recaudación a través de un préstamo sindicado.

Cascade Investment no quiso comentar, y ESL no respondió a la solicitud de comentarios.

El préstamo presenta una tasa de interés anual de 8% y cuenta con la garantía de las hipote­cas de 13 propiedades de Sears. El financiamiento significa que la compañía recaudará un total muy necesario de alrededor de 1,500 mdd de liquidez este año ya que intenta reinventarse en medio de la dura competencia y la base de clientes que pierde gran parte del interés en la amplia gama de productos que tiene la tienda, que va desde herramientas hasta la línea de ropa. También se enfrenta a la renovada rivalidad de JC Penney, que también empieza a mostrar un regreso.

Robert Schriesheim, director financiero, dijo que la “cartera rica en activos” de Sears ofrece “nu­merosas opciones para financiar nuestra estrategia de transformación”. Agregó que la empresa podrá cumplir con sus obligaciones financieras.

Las acciones de Sears se desplomaron más de 80% en los últimos cinco años mientras que el Nasdaq ganó 75%. Las ventas cayeron cada año desde 2008 y pérdidas netas en los últimos cinco años, ya que vendió partes de la empresa, como la marca Lands’ End y sus operaciones canadienses en 2014.

El año pasado, la compañía recaudó 2,500 mdd al vender 254 propiedades, todas tiendas Sears y Kmart, el equivalente a una FIBRA (Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces) de nombre Seritage Growth Properties, en cuya junta de administrado­res se sienta Lampert. ESL de Lampert tiene una participación en fideicomiso de la FIBRA.

Sears pasó por varias transformaciones des­pués de empezar a vender relojes en Minneapolis en 1886 y antes de convertirse en uno de los primeros negocios de ventas por catálogo de EU y de abrir sus primeras tiendas propias. Encon­tró una dura competencia con Walmart, en ese entonces un advenedizo que empezó a crecer rápidamente a partir de la década de 1970.

En 2004, Lampert, quien dirigía Kmart después de los procedimientos de bancarrota, diseñó la adquisición de Sears -mantuvo su nombre para la empresa combinada- con el objetivo de tener una mejor posición de competencia con Wal­mart, Target y otras grandes tiendas detallistas. Pero continuó con problemas para capturar la imaginación de los consumidores, especialmente en medio del surgimiento de Amazon.

ESL de Lampert tiene inversiones en muchas empresas que surgieron de Sears, incluyendo Lands’ End, Sears Canada y Sears Hometown. Las acciones de Sears su­bieron 0.8% a 14.45 dólares en el cierre al cierre de la semana pasada.