A los bancos les faltan 120 mil millones de dólares

En Estados Unidos las instituciones financieras más grandes del país enfrentan un déficit bajo el plan de la Reserva Federal.
Para Janet Yallen, presidenta de la Fed, su propuesta donde pide apoyo a los grandes bancos reducirá el riesgo para contribuyentes y la estabilidad financiera.
Para Janet Yallen, presidenta de la Fed, su propuesta donde pide apoyo a los grandes bancos reducirá el riesgo para contribuyentes y la estabilidad financiera. (Foto: Reuters)

Seis de los ocho mayores bancos de Estados Unidos (EU) tendrán que compensar un déficit de 120 mil millones de dólares (mdd) en deuda a largo plazo para aumentar la resistencia del sistema financiero bajo la propuesta de la Reserva Federal (Fed) de EU que busca evitar otra crisis sistémica.

La propuesta que se dio a conocer la semana pasada es parte de un régimen global y uno de los últimos pasos posteriores a la crisis que se diseñaron para terminar con el problema de los bancos cuyo tamaño e influencia los hacen “demasiado grandes para quebrar”.

Continúa el fuerte debate sobre si los legisla­dores hacen lo suficiente para evitar el tipo de polémicos rescates que financian los contribuyen­tes de los que se beneficiaron los bancos más gran­des durante la última crisis financiera en 2008.

Las reglas que propuso la Fed sobre “la capacidad total de absorción de pérdidas” (TLAC, por sus siglas en inglés) de los bancos, dicen que los bancos deben de contar con una cantidad mínima de capital y pasivos -equiva­lente a 18% de sus activos ponderados por riesgo- que pueden anular cuando un banco entra en serios problemas.

Janet Yellen, presidenta de la Fed, dijo en una reunión abierta: “La propuesta, en combinación con nuestro trabajo para mejorar las resoluciones de las firmas bancarias sistémicas, reducirá sustancialmente el riesgo para los contribuyentes y la amenaza a la estabilidad financiera que surge cuando estas firmas fracasan”.

La propuesta afecta a ocho instituciones en EU que se nombraron como sistemáticamente importantes para el sector bancario global, (GSIB, por sus siglas en inglés), pero la Fed no dice cuáles seis tienen un déficit combinado de 120 mil mdd.

Los ocho bancos son JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Bank of New York Mellon, State Street y Wells Fargo.

Un alto funcionario de la Fed dijo que los bancos “no tienen que salir y recaudar enormes cantidades de nueva deuda”, porque pueden cumplir con las normas de otras formas, como al cambiar la deuda de las subsidiarias a las empresas matrices o mover deuda que vence muy pronto a vencimientos de más largo plazo.

La Fed estima que cumplir con la propuesta aumentará los costos anuales de financiamiento de cada banco entre 680 y mil 500 mdd.

Las propuestas forman parte de un régimen global que acordó el 25 de septiembre el Consejo de Estabilidad Financiera, un grupo de reguladores que designaron los países del G20 y que preside Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra.

John Simonson, socio en PwC y exsubdi­rector de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, dijo: “Ya vemos mayores requisitos de capital en general, y los colchones adicionales para los GSIB. Esta es otra capa para proteger al sistema bancario de posibles fracasos, así que es un paso importante”.

Durante las presentaciones de ganancias del tercer trimestre, muchos bancos de EU dijeron que lograron avances para cumplir con los requisitos previstos del TLAC.

Un caso atípico fue Wells Fargo, que continúa aumentando sus necesidades de emisión median­te la ampliación de su balance. En los últimos años el banco con sede en San Francisco anunció la adquisición de cerca de 50 mil mdd de activos, equivalente a un banco de tamaño medio.

De julio a septiembre, los ocho GSIB emi­tieron un total de 43 mil mdd de deuda, de las cuales, unas cuatro quintas partes provenían de sus respectivas holdings.

Pero en general, la emisión de TLAC fue a un “ritmo mesurado”, dijo Pri da Silva, analista de CreditSights, y señaló que la cantidad de deuda emitida fue sólo más alta que la cantidad que llegó durante el periodo. “Aunque esperamos que las emisiones superen los vencimientos hasta 2018, el ritmo no puede aumentar hasta que exista una claridad en los requisitos y la elegibilidad del TLAC en EU”, dijo.

Además de los requisitos de emisión de nueva deuda, la propuesta puede requerir que algunos bancos le den nueva forma a sus empresas holding para crear una estructura “limpia” con menos obligaciones con las subsidiarias o contrapartes del mercado, dijo David Wright, ex funcionario de la Fed quien ahora es director gerente en Deloitte. “El requisito es un intento por asegurar que la firma puede pasar más limpiamente por el proceso de quiebra de una manera ordenada” dijo.