Obama busca abrir competencia en banda ancha

El presidente de EU anunciará un proyecto de préstamos para proveedores de internet en zonas rurales y apoyo a comunidades locales con interés e iniciativa de mejorar el acceso.
El esfuerzo de la Casa Blanca para mejorar la competencia en internet llega en un momento delicado para la propuesta que hizo Comcast para comprar Time Warner Cable por 45 mil millones de dólares.
El esfuerzo de la Casa Blanca para mejorar la competencia en internet llega en un momento delicado para la propuesta que hizo Comcast para comprar Time Warner Cable por 45 mil millones de dólares. (Shutterstock)

Estados Unidos

El presidente Barack Obama lanzará una campaña para acabar con el dominio de unas cuantas compañías para el acceso a internet en muchas partes de EU mientras la Casa Blanca busca ayudar a que más estadounidenses puedan estar en línea.

Obama llamará a que se ponga fin a las leyes estatales que limitan la competencia en banda ancha y al mismo tiempo anunciará un nuevo programa de préstamos para los proveedores de internet en las zonas rurales y apoyo para las comunidades locales que quieran tomar la iniciativa para mejorar el acceso.

El presidente intensifica sus acciones en política de internet y las observaciones del miércoles en Cedar Falls, Iowa, servirán como un adelanto de las iniciativas en su discurso del Estado de la Unión del próximo martes.

Tres de cada cuatro estadounidenses viven en áreas donde no hay competencia entre proveedores de internet o no hay acceso a las conexiones de banda ancha de alta velocidad que requieren muchos de los servicios en línea, de acuerdo con la Casa Blanca.

“Todos los estadounidenses deben tener opciones para una banda ancha mejor y más rápida”, dijo Jeff Zients, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, la semana pasada. “La banda ancha ya no es un lujo. Es una necesidad. Es una necesidad para los negocios, para las familias, y para nuestra competitividad nacional”.

El esfuerzo de la Casa Blanca para mejorar la competencia en internet llega en un momento delicado para la propuesta que hizo Comcast para comprar Time Warner Cable por 45 mil millones de dólares mientras los reguladores miden el acuerdo y los críticos dicen que reducirá las opciones para los consumidores.

Comcast responde que no compite directamente con Time Warner Cable en ningún mercado local, por lo que no hay daño para la competencia. Zients no quiso comentar sobre el punto de vista de la administración Obama en la propuesta de adquisición.

La Casa Blanca dijo que la falta de competencia en banda ancha en diferentes partes del país pocas veces refleja una falta de demanda. “Con demasiada frecuencia, son los costos de capital de la construcción de infraestructura de banda ancha y la combinación de leyes las que impiden que las comunidades ofrezcan incentivos para atraer a los proveedores”, dijo en un ficha de datos.

Los movimientos en política de internet no requieren ninguna acción del Congreso. Pero incluyen otro intento evidente de la Casa Blanca para influir en la Comisión Federal de Comunicaciones de EU (FCC, por sus siglas en inglés), el regulador independiente de las telecomunicaciones.

“El presidente llama a poner fin a las leyes que dañan el cumplimiento del servicio de banda ancha”, dijo Zientis a los reporteros en una conferencia. “El presidente específicamente presentó una carta con la (FCC) en la que le insta a unirse a su esfuerzo para hacer frente a las barreras que inhiben que las comunidades locales respondan a las necesidades de banda ancha de sus ciudadanos”.

En diciembre, Obama realizó una intervención sorpresa para instar a la FCC a adoptar amplios poderes para hacer cumplir la “neutralidad de la red”, la idea de que todo el tráfico de internet debe tratarse equitativamente sin vías rápidas (fast lanes) o cuotas (tolls) para los diferentes proveedores de contenido.

Previo a su discurso del Estado de la Unión, el presidente recorrió EU hace dos semanas para solicitar nuevas medidas que impulsen a la clase media que todavía batalla.

Estas medidas incluyen facilitar a los primeros compradores para que puedan adquirir una vivienda y darles dos años de matrícula gratuita en los community college (institutos de educación superior posterior al bachillerato) a estudiantes que asistan al menos en tiempo parcial y mantengan sus calificaciones por encima de un nivel determinado.