Hyundai Motor y Kia Motors pronostican un año nada fácil

Los fabricantes de Corea del Sur se enfrentan a un año difícil por la baja demanda de los mercados emergentes y los tipos de cambio desfavorables.
Kia Motors pronostica que 2016 sera difícil, en parte por la desaceleración en China.
Kia Motors pronostica que 2016 sera difícil, en parte por la desaceleración en China. (Foto: EFE)

Hyundai Motor y su afiliada Kia Motors pronostican otro año difícil en 2016, después de que por primera vez no lograran sus objetivos de ventas el año pasado. Esto no sucedía desde la crisis financiera mundial.

Los fabricantes de automóviles de Corea del Sur, que en conjunto son el quinto grupo automotriz más grande por ventas, sufrieron debido a los tipos de cambio desfavorables y a la lenta demanda en los mercados emergentes.

Hyundai y Kia pronostican que sus ventas globales combinadas aumentarán 1.5% para llegar a 8.13 millones de unidades este año, después de que las ventas de 2015 quedaron en 8.01 millones de vehículos, por debajo de su objetivo de 8.2 millones.

El crecimiento en 2016 será el más lento desde 2004, dijo Hyundai.

Entre 2009 y 2011, las ventas de unidades de Hyundai aumentaron cerca de 30%, con lo que se superó el crecimiento de la industria de 21%, de acuerdo con Daiwa Securities.

“La desaceleración de la economía china, los bajos precios de los combustibles y la incertidumbre en los mercados emergentes debido al alza de las tasas de interés en Estados Unidos sugieren que el crecimiento seguirá lento”, dijo Chung Mong-koo, presidente de Hyundai, en un discurso de año nuevo que dio a sus empleados.

Las ventas del grupo en China cayeron en 2015, aunque se espera una modesta recuperación, pues en octubre Beijing redujo el impuesto al consumo para los autos compactos. Esta recuperación es crucial ya que amplían su capacidad de producción. Hyundai tiene una nueva planta en China y construye una quinta en Chongqing. Entre ambas se aumentará 57% la producción de Hyundai en China para 2018.

Las monedas más débiles de los mercados emergentes como son Brasil y Rusia, el baluarte de Hyundai, erosionaron las ganancias repatriadas, mientras que la debilidad del yen frente al won coreano benefició a sus rivales japoneses en Estados Unidos. En mayo, Kia planea empezar la producción de su coche compacto Forte para exportar a Estados Unidos y Sudamérica.

Los analistas siguen escépticos sobre las perspectivas de las automotrices. “No hay un fuerte impulso para los fabricantes de automóviles de Corea del Sur. El mercado chino al parecer tocó fondo gracias a la reducción de impuestos, pero hay pocas probabilidades de que haya una fuerte recuperación”, dijo Chung Sung-yop, de Daiwa Securities.