George R.R. Martin, hechicero de la fantasía

El escritor de la serie de Game of Thrones tiene a sus seguidores a la expectativa de la nueva temporada que se estrena simultáneamente en el mundo.
"Game of Thrones se vuelve cada vez más popular, y cara. Cada episodio cuesta más de 10 mdd, en comparación con 6 mdd en 2012”.
"Game of Thrones se vuelve cada vez más popular, y cara. Cada episodio cuesta más de 10 mdd, en comparación con 6 mdd en 2012”. (Foto: Cortesía)

Cuando empezó la sexta tempo­rada de la serie de HBO Game of Thrones, se esperaba que rompiera el Internet. En la mayor simulcast (transmisión simultánea) en la historia, 194 países pasaron al aire el estreno de temporada a las 9 de la noche hora estándar del este del 24 de abril. Una compañía de tecnología de Belfast, donde se filma parte de la serie, le dio a sus empleados medio día libre para permanecer despiertos hasta las 2 am, hora del Reino Unido, y verlo en vivo. La especulación está al rojo vivo.

La serie épica, que cuenta con un reparto de importantes actores, y se filma en diferentes lugares, desde Islandia hasta Marruecos, se ubica en un mundo de fantasía de la era medieval que creó el autor estadounidense George R.R. Martin. Las distintas tramas giran en torno al poder: obtenerlo, aferrarse a él por el honor de la familia y eliminar a los enemigos, a menudo en un estilo sangriento/espectacular/sobrenatural.

Game of Thrones se vuelve más popular, y cara, cada año. Cada episodio cuesta más de 10 millones de dólares (mdd), en comparación con 6 mdd en 2012. Vale la pena para HBO: la serie recogió un récord de 12 premios Emmy en 2015, incluyendo mejor serie dramática. También tiene el dudoso honor de ser el progra­ma más pirateado del mundo y es una de las series sexualmente más explícita en la televisión.

HBO impuso una dura secrecía en su preciado activo en un intento por evitar las filtraciones. Con una excepción. Barack Obama es fan y, como reveló el responsable de la serie, David Benioff, en el lanzamiento del programa, “Cuando el comandante en jefe dice, ‘quiero ver episodios por adelantado’, ¿qué puedes hacer?”.

De alguna manera, una serie sobre un mundo preindustrial imaginario se convirtió en una sensación mundial.

Si bien la serie de televisión la crearon y la supervisan Benioff y DB (Daniel) Weiss, su visión se basa estrechamente en el trabajo de Martin. Los reinos empapados en sexo y sangre de Westeros, donde ocurre la mayor parte de la acción, apareció por primera vez en 1996 en en libro casi del mismo nombre A Game of Thrones. El autor tiene todo un universo en su cabeza y millones de fans prestan atención a cada palabra.

Martin, de 67 años, ya tenía éxito como escritor de género cuando HBO lo llamó. Su primera historia corta de ciencia ficción se publicó en 1970 mientras era estudiante de periodismo en Illinois. Durante los años 70 combinó la escritura con la enseñanza de periodismo. Con el tiempo abandonó su trabajo de día para escribir de tiempo completo. Sufrió una crisis profe­sional en 1983 cuando su cuarta novela, sobre una banda de rock, fracasó.

Martin dijo a FT en 2012 que “destruyó mi carrera como novelista en ese momento. Ex­trañamente, el mismo libro que básicamente perjudicó mi carrera como novelista inició mi carrera en Hollywood”. Trabajé como escritor de guiones para televisión y cine, y gané “mucho dinero, pero hice muy poca televisión”. Sin embargo, la seguridad financiera le permitió centrar su atención en algo más épico.

Le tomó cinco años escribir A Game of Thrones. Fue un éxito inmediato al que le siguieron cuatro libros de la saga, que colectivamente se titula A Song of Ice and Fire. El quinto libro, A Dance with Dragons, se publicó en 2011, justo después que se transmitió al aire la primera temporada de la serie.

Si bien los libros fueron bestsellers antes del estreno de la serie en la televisión (con ventas de más de 60 millones de copias), en ese entonces Martin no era una celebridad. Cinco años después. Al autor, con su barba ca­racterística, lo reconocen los devotos fans de todo el mundo. Cuando no viaja para promover la serie, vive con su esposa Parris en Santa Fe, Nuevo México, donde la pareja (que se conoció en una convención de ciencia ficción) compró y renovó una sala de cine local.

Algunos críticos son desdeñosos con el estilo de la prosa de Martin, más recientemente Clive James, quien la describió como “estilo Dan Brown”, una referencia al autor del Código Da Vinci. No hay duda de que Martin es un con­vincente narrador de historias, con un gran marco de referencia.

“En gran medida era el chico con la nariz en los libros”, dijo a FT y las tierras de A song of Ice and Fire se inspiraron en parte en su ex­periencia de crecer en la costa de Nueva Jersey.

“Tenía el deseo de conocer el mundo. No podía ver nada de él, pero lo veía en mi imaginación”

Una voz en off en el avance de la temporada 6 entona: “El pasado ya está escrito. La tinta está seca”. Pero la saga todavía no termina. Se tenía previsto publicar The Winds of Winter antes del estreno de la sexta temporada de Game of Thrones, pero Martin dijo en enero que no logró cumplir con el plazo.

Los lectores de los libros siempre han estado adelantados a la serie. Ahora, nos preparamos para que nos sorprendan. Este puede ser un momento único en la historia de la televisión. Que el programa ahora sea divergente a la trama de los libros, ¿no echará a perder la visión del autor de su saga en el sexto y el séptimo volumen previsto? “Todo lo que puedo decir es ‘sí y no’... el programa y los libros van a ser diferentes, y así continuarán”, escribió Martin en un blog.

Mientras los fans esperan con impaciencia, ni siquiera su creador puede saber cómo va a resultar esto. Entramos en un mundo de bos­ques congelados desconocidos que se encuentran más allá del Muro en el extremo norte de Westeros.