¿Quién se queda con la pantalla chica?

La creatividad de HBO tiene la clave para volver a ganarle el terreno a Netflix
HBO, propiedad de Time Warner es responsable de programas exitosos como “Juego de Tronos” (Game of Thrones).
HBO, propiedad de Time Warner es responsable de programas exitosos como “Juego de Tronos” (Game of Thrones). (Foto: Cortesía)

EUA

Para ser una compañía de tecnología, Netflix hace mucha televisión. En una presentación de esta semana en la Asociación de Críticos de Televisión (Television Critics Association) en Los Ángeles, el negocio de streaming de video se comprometió a producir 475 horas de programación original en los próximos 12 meses.

Su estrategia de añadir sus propias películas y programas de televisión, como la nueva serie del director Baz Luhrmann y la del comediante Aziz Ansari, a las licencias de contenido de otros proveedores funcionó muy bien para Netflix.

La compañía tiene 65 millones de suscriptores en todo el mundo y un precio por acción que desafía a la gravedad que subió cerca de 600% en los últimos cinco años. Su capitalización de mercado de 45 mil 400 millones de dólares (mdd) es más grande que el valor combinado de las emisoras comerciales CBS y ITV.

Se dijo que Netflix se va a expandir a todos los mercados mundiales importantes -incluyendo China- para finales de 2016. Su servicio claramente resuena con las audiencias quienes abrazaron su valor digital de bajo demanda.

Pero, ¿se justifica plenamente valoración tan elevada, sobre todo cuando se compara con HBO, el canal premium propiedad de Time Warner responsable de programas exitosos como “Juego de Tronos” (Game of Thrones) y “Los Soprano” (The Sopranos)?

Las dos compañías comparten algunos atributos. Las dos quieren programación de alta calidad, las dos también pagan licencias a los estudios de Hollywood por sus películas, y cada una opera en múltiples mercados. Se tiene acceso a HBO a través de los servicios de televisión de paga -tiene 46 millones de suscriptores en Estados Unidos y 120 millones en todo el mundo- mientras que el acceso a Netflix es digital (aunque todavía opera una suscripción para un negocio de DVD).

Netflix se cotiza a 130 veces los 347 millones de dólares que generó en los ingresos operativos en los últimos 12 meses. Mientras que HBO generó mil 800 mdd de ingresos operativos en el mismo periodo;  al aplicar el múltiplo de Netflix, el valor de HBO sería la cifra sorprendente de 234 mil millones de dólares. Esto es casi cuatro veces el valor de mercado de Time Warner y no incluiría sus otros activos, como el estudio Warner Brothers o las cadenas de cable Turner.

Esta disparidad es aún más dramática cuando se consideran las estimaciones de los analistas de las ganancias para 2015. Esperan que Netflix genere 0.23 dólares por acción para el año, lo que le da a la compañía una relación precio ganancias de 465 veces. Por el contrario, Time Warner, opera en un múltiplo de alrededor 19 veces el pronóstico de ganancias de 2015.

¿Cómo se explica esta diferencia en la valoración? Hay diversos factores. Netflix es un negocio directo al consumidor, vende suscripciones en cada mercado en el que opera. Dos terceras partes de sus clientes están en Estados Unidos así que hay un enorme potencial en otros mercados. Es un servicio relativamente barato y sólo cuesta 7.99 dólares al mes en su mercado doméstico, así que también hay potencial para aumentar el precio. Los ingresos de sus líneas principales de streaming aumentaron 30% año con año; en contraste, los ingresos de HBO se mantuvieron relativamente sin cambios.

En Netflix, se sacrificaron las utilidades a corto plazo, ya que la compañía invierte para construir una red de streaming verdaderamente global. La perspectiva de enormes ganancias futuras, dicen los analistas, es lo que atrae a un número creciente de inversores.

HBO es ya muy rentable, lo que perversamente puede explicar su múltiplo menor. Obtiene la mayor parte de sus ganancias de los operadores de cable y satélite que transmiten sus canales; también se dan licencias de su programación en casi todo el mundo, a compañías como Sky, que pagan altas tarifas.

Pero, al igual que Netflix, HBO también está en el negocio de streaming. La primavera pasada lanzó HBO Now, un servicio independiente que agrega todo su contenido sin la necesidad de una costosa suscripción de televisión de paga.

Richard Plepler, presidente ejecutivo, habló de buscar 10 millones de usuarios de banda ancha en EU que no tienen suscripción a televisión por cable o satelital. Pero aún hay un premio más grande para HBO. Su servicio de streaming puede, algún día, tener una distribución global como Netflix. Sus acuerdos de licencia de contenido con los socios internacionales tienen que expirar antes de que eso pueda pasar, lo que llevará un tiempo, dependiendo del país y los términos de los acuerdos.

No está claro por qué este potencial de crecimiento no se toma en cuenta para el precio de las acciones de Time Warner. Sí, HBO tiene diferencias con Netflix, pero su negocio central -el contenido- es el mismo. Desde Six Feet Under y True Detective, hasta John Oliver: Last Week Tonight y Girls, sin duda no hay una mejor compañía de producción que el grupo propiedad de Time Warner.

Netflix opera en un múltiplo al estilo de las empresas de tecnología; Time Warner no. Si Jeff Bewkes, presidente ejecutivo de Time Warner, quiere desencadenar una valoración similar, la creatividad de HBO tiene la clave.