Los países fuertes no necesitan austeridad: FMI

Un documento recién publicado por el Fondo Monetario Internacional advierte que la austeridad es innecesaria para los gobiernos de bajo riesgo.
El gobierno británico tiene el objetivo de lograr un superávit presupuestario para el final de este parlamento que se utilizaría en parte para pagar la deuda nacional.
El gobierno británico tiene el objetivo de lograr un superávit presupuestario para el final de este parlamento que se utilizaría en parte para pagar la deuda nacional. (Foto: Reuters)

Los gobiernos que se enfrentan a un menor riesgo de una crisis de deuda soberana dañan innecesariamente sus economías al imponer duros programas de austeridad simplemente para pagar a los acreedores más rápidamente, advirtió el personal de investigación del Fondo Monetario Internacional.


Los investigadores del FMI dijeron que los países con un margen de movimiento fiscal deben permitir que la relación entre la deuda y el producto interno bruto caiga a través de un mayor crecimiento económico. Esto significa evitar la imposición de impuestos distorsionados o la reducción del gasto productivo con el fin de obtener un superávit presupuestario.

“No se desprende de que una vez que se acumula la deuda, se debe pagar la deuda para restaurar el crecimiento”, dijo el FMI. “Por el contrario, cuando los países mantienen un amplio espacio fiscal, la cura parece ser peor que la enfermedad, los impuestos que se necesitan para pagar la deuda serán más perjudiciales para el crecimiento que vivir con deuda”.


El estudio llega en un momento en el que los políticos de los países de altos ingresos debaten la manera de reducir los altos niveles de deuda pública que acumularon como resultado de la crisis financiera. La deuda pública en las economías avanzadas aumentaron, en promedio, de 53% de la producción nacional a finales de 2007 a casi 80% a finales de 2012.

Los gobiernos tienen que lidiar con esas deudas, y algunos planean manejar superávits presupuestarios para prevenir que se eleve la deuda. Por ejemplo, el gobierno británico, tiene el objetivo de lograr un superávit presupuestario para el final de este parlamento que se utilizaría en parte para pagar la deuda nacional.

“Si bien la deuda puede ser mala para el crecimiento, de eso no se desprende que deba pagarse lo más rápido posible”, dijo el personal del FMI. “Si el espacio fiscal se mantiene amplio, las políticas deliberadas para pagar la deuda normalmente no son deseables”.


El documento del FMI dice que la principal razón para que los gobiernos reduzcan el nivel de deuda pública es tener una protección contra las consecuencias de una gran crisis financiera. En ese caso, los gobiernos pueden tener que solicitar más préstamos, lo que llevaría a los inversionistas a cuestionar la sustentabilidad de la deuda pública y a exigir un aumento pronunciado en las tasas de interés.


Para los países con niveles peligrosamente altos de deuda, que incluyen a Italia, Grecia y Japón, recortar el nivel de deuda nacional debe ser una prioridad.
“Para los países con un riesgo significativo de dificultades fiscales, es poco probable que puedan darse el lujo de arriesgarse a continuar con un frenesí de solicitudes de préstamos, no importa qué tan grande sean las deficiencias de la inversión pública”, dijo el fondo.


Sin embargo, para los países con un nivel “seguro” de deuda pública -que incluyen al Reino Unido, Alemania y Estados Unidos- las ventajas de una garantía adicional de recortar la deuda nacional son relativamente pequeñas, ya que los inversionistas seguirá prestando dinero barato, incluso en caso de una crisis extrema.


El documento del fondo reconoció que las circunstancias de cada país son diferentes y deben recortar los gastos improductivos, pero agregó que normalmente están equivocados al imponer impuestos que disuaden a las personas a trabajar más horas -como los impuestos sobre la renta- o recortar la inversión pública para alcanzar un superávit fiscal.


En Alemania, el gobierno ya maneja un pequeño superávit presupuestario. El Reino Unido tiene un déficit público de más de 4% del PIB, pero el gobierno tiene la intención de manejar un superávit para 2020 para reducir los impuestos y empezar a pagar la deuda.


“Pero al tener un superávit no sólo puedes eliminar tu déficit, sino que puedes empezar a pagar tu deuda”, dijo en enero pasado el canciller británico, George Osborne. “Creo que es perfectamente consistente tener planes de gastos que tengan como resultado el superávit, que reduzcan la deuda nacional y que resulten en la reducción de impuestos que prometimos”, agregó.


En respuesta al estudio, un portavoz del Tesoro del Reino Unido dijo: “Como deja en claro el documento... los gobiernos tendrán que tomar en cuenta las circunstancias específicas del país para formar sus planes fiscales”.


Jonathan Ostry, subdirector del departamento de investigación del FMI y uno de los autores del informe, dijo que los gobiernos “no deben...tener una reacción precipitada para reducir la deuda pública como una garantía contra riesgos futuros”.


“Cuando manejas un superávit en el presupuesto para pagar la deuda, hay un precio que pagar: el dinero tiene que venir de alguna parte”, señaló Ostry.