El Pentágono y sus drones

EU permite que un programa de drones submarinos salga a la superficie, y el mundo se entere de su existencia, para validar su superioridad militar.
El Vehículo Submarino No Tripulado de Gran Desplazamiento de DARPA podría mantener vigilancia en aguas someras.
El Vehículo Submarino No Tripulado de Gran Desplazamiento de DARPA podría mantener vigilancia en aguas someras. (Foto: Cortesía DARPA)

A medida que observa que China aumenta su presencia en el Mar del Sur de China, al reclamar una isla a la vez, el ejército de Estados Unidos (EU) apuesta por una nueva tecnología que le ayude a conservar la ventaja, los drones submarinos.

En los últimos seis meses, el Pentágono comenzó a hablar públicamente sobre un programa alguna vez secreto para desarrollar vehículos submarinos no tripulados, la expresión técnica para los drones submarinos que se volvieron parte de su plan para disuadir a China de intentar alguna vez dominar la región.

Ashton Carter, secretario de Defensa de EU, hizo una mención sobre ellos en un discurso reciente sobre la estrategia militar en Asia y dio a entender el posible uso en el Mar del Sur de China, que tiene grandes zonas de aguas someras.

La inversión del Pentágono “incluye nuevos drones submarinos de varios tamaños y diversas cargas explosivas que pueden, de manera importante, operar en aguas someras, donde no lo pueden hacer los submarinos tripulados”, dijo Carter, quien el viernes visitó un buque de guerra de EU en la región.

Al levantar el velo sobre las nuevas tecnologías, como estos drones, que espera empiecen a funcionar a finales de la década, el Pentágono intenta disuadir a posibles rivales como China y Rusia y ofrecer indicios de que mantiene la superioridad militar. Los drones son gran parte del empuje del ejército de EU en la robótica.

“Si tuviéramos que entrar en una batalla en el Mar del Sur de China, los chinos no sabrían con certeza el tipo de capacidades que podría tener EU”, dice Shawn Brimley, exfuncionario de la Casa Blanca y del Pentágono, y que ahora forma parte del Centro para la Nueva Seguridad Americana. “Esto puede tener un efecto de disuasión sobre un posible comportamiento de provocación”.

El viaje de Carter al USS Stennis fue parte de una visita a las Filipinas que tiene el objetivo de ampliar la cooperación militar, y evaluar la influencia de China. Las Filipinas, que ahora alberga aviones de combate de EU, es uno de los países que impugnó las reclamaciones de China sobre algunas de las islas en el Mar del Sur de China.

“Países en toda la región Asia-Pacífico expresan su preocupación por las reclamaciones de tierra de China, que los supera en tamaño y alcance, al igual que la militarización en el Mar del Sur de China”, dijo Carter en Manila.

La competencia militar entre EU y China crece en el Pacífico occidental. La inversión de misiles de Beijing pone en riesgo las fuerzas en tierra de EU y algunas de los buques en la superficie. Como resultado, Washington invertirá 8,000 millones de dólares el próximo año para “garantizar que contamos con la fuerza submarina y antisubmarina más letal y avanzada del mundo”, dice Carter.

Desde hace tiempo se utilizan submarinos pequeños, que se pueden operar de forma remota, en las actividades de búsqueda y rescate, y la marina utiliza los drones Remus para buscar minas. Las nuevas inversiones son para naves más autónomas que con el tiempo podrían portar armamento.

En otoño pasado, la marina dio a conocer un drone de tres metros semiautónomo que realizará su primer viaje en mar abierto en el verano. Los oficiales esperan tener un escuadrón de naves en operación para 2020.

Se espera que la función inicial de los drones sea la vigilancia, pero los planificadores navales creen que hay una infinidad de usos posibles. Como el enfoque de “muñeca rusa” en que un submarino nodriza puede liberar una serie de drones más pequeños que podrían ser minas, o rastrear submarinos y hasta lanzar sus propios misiles.

Los pequeños drones submarinos serán mucho más difíciles de detectar. Puede ser posible que un buque entre a un puerto enemigo sin que lo detecten.

DARPA, la agencia de investigación del Pentágono, se encuentra en pruebas de cápsulas robot que pueden ocultarse en la base del océano durante años y que después liberar drones submarinos o pequeños aviones de vigilancia una vez que se activan.

Los oficiales también debaten sobre el grado de autonomía que eventualmente quieren darle a los drones, un tema difícil que va a ser más complicado cuando empiecen a transportar armas.

Además de la inversión en drones submarinos, EU también desarrolla buques de superficie sin tripulación. El Pentágono dio a conocer lo que llama el Sea Hunter, un prototipo de un barco sin tripulación que se va a utilizar para cazar submarinos. Robert Work, subsecretario de Defensa, dijo que los barcos se podrán utilizar en el Pacífico occidental en los próximos cinco años.