Un cigarro que se prende sin encendedor

Cigamatic lanza un ha llegado al prototipo seguro de  encendido automático
Los químicos que se utilizan para el encendido no afectan el sabor del tabaco
Los químicos que se utilizan para el encendido no afectan el sabor del tabaco (Foto: Shutterstock)

Pensar en unos cigarrillos que se encienden automáticamente, fabricados por un productor de fuegos artificiales suena peligroso. Después de ocho años de pruebas, Cigamatic, una compañía de Marsella creada por el Charli Abisdid, dice que llegó a un dispositivo seguro y más efectivo que los inventos anteriores.

A pesar de que Abisdid no es fumador, tuvo la idea al ver a las personas sufrir para encender un cigarro contra el viento. La tecnología requiere que el fumador quiebre una cápsula que se monta donde se inhala el cigarrillo. Al presionarlo con en el otro extremo provoca la liberación de químicos que encienden el cigarrillo, después la cápsula se desecha.

Cigamatic dice que los químicos no afectan el sabor del tabaco y su uso cumple con los estándares de seguridad europeos. Pierre Thébault, un ex ingeniero del fabricante de fuegos artificiales francés Etienne Lacroix y ahora consultor independiente, dijo que le intrigó la idea cuando Abisdid acudió a él en busca de ayuda para concebir la tecnología. “Utilizamos mucha innovación en nuestro trabajo, así que me pareció una idea interesante”, dijo.

Los dos hicieron una apuesta de 2 millones de euros - la cantidad que invirtieron hasta el momento en la compañía, en la que Etienne Lacroix tomó una participación de 20%. De acuerdo con la investigación de mercado de Cigamatic, la mayoría estaría dispuesto a pagar más por un cigarrillo que se enciende solo, porque no siempre tienen a la mano cerillos o encendedor.