China fortalecerá su valor en los índices mundiales

Al incluirse el yuan en los Derechos Especiales de Giro, China podrá asumir un peso mayor en los mercados financieros.
Las empresas chinas a menudo ofrecen precios y financiamiento más atractivos para sus contrapartes que operarán en yuanes, de esta manera eliminan su propio riesgo cambiario.
Las empresas chinas a menudo ofrecen precios y financiamiento más atractivos para sus contrapartes que operarán en yuanes, de esta manera eliminan su propio riesgo cambiario. (Shutterstock)

Nueva York

Al llegar junio, el Fondo Monetario Internacional probablemente decidirá incluir al yuan -orenminbi- chino en sus Derechos Especiales de Giro (Special Drawing Rights o SDR).

Aunque la medida es principalmente simbólica, el simbolismo es enorme. Es un reconocimiento más de la creciente estatura de China en la economía mundial y los mercados financieros. También es un marcador que subraya la rapidez con la que se mueve China para desmantelar los controles de capital, en consonancia con las políticas de reformas del Banco Popular de China.

Esto, a su vez, tiene implicaciones para los inversionistas. Significará que China pronto podrá asumir un peso todavía mayor en los mercados financieros cruciales del mundo.

Por ejemplo, en la actualidad, China sólo comprende 2.5% del índice MSCI All Country World Index, con base en las empresas chinas que cotizan en Hong Kong. Pero cuando los poderes fácticos decidan que la moneda es lo suficientemente convertible, las acciones dentro de territorio chino podrán incluirse en el índice, lo que significa que su participación en el índice puede aumentar a más de 10%, según Michael Cembalest de JPMorgan Asset Management.

Actualmente, el yuan es más visible como la moneda con la que se denomina una parte del comercio chino. Las empresas chinas a menudo ofrecen precios y financiamiento más atractivo para sus contrapartes que operarán en yuanes, de esta manera eliminan su propio riesgo cambiario. 

Y todavía más importante, el yuan también crece como una moneda en la que se puede invertir. En la actualidad, agrega Cembalest, los bancos centrales y los fondos de riqueza soberana ya invirtieron entre 300 mil millones y 400 mil millones de yuanes en activos con denominación en yuanes. Aunque la mayoría de estos se encuentran en Asia, el Banco Central Europeo también dijo que considera la posibilidadde invertir en ese tipo de activos.

Además, banqueros centrales japoneses dicen que consideran la posibilidadde tener acuerdos donde el Banco de Japón y el Banco Popular de China amplíen la inversión en los mercados de deuda de cada uno (suponiendo que el próximo aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial no lleve a un nuevo brote de hostilidades entre los dos países). Los dosbancos centrales también consideran reanudar líneas swap (líneas de intercambiode divisas). China ya tiene casi 10 billones (millones de millones) de yuanes en ese tipo de acuerdos con 30 bancos centrales.

Mientras tanto, los jóvenes grupos de gestión de activos y las firmas devalores de China diseñan cada vez más productos en moneda local tanto para el mercado local como para el extranjero, donde se encuentran depósitos por 2 billones de yuanes, la mayor parte de ellos en Hong Kong. 

China no tiene que eliminar todos los controles sobre su moneda, particularmente las normas sobre los flujos de inversión de cartera, para calificar en la inclusión de la canasta del FMI. Incluso en la actualidad, sólo cuatro artículos de 40, o menos de 15% de la cuenta de capital tiene restricciones, de acuerdo con Qu Hongbin, director de economía para China de HSBC en Hong Kong. Después de todo, incluso Singapur y Hong Kong mantienen algunas restricciones sobre sus monedas.

La disposición del gobierno chino para eliminar las restricciones sobre el yuan se presenta ante los temores generalizados, especialmente fuera de China, de la desaceleración del crecimiento económico en China continental y de una posible crisis de deuda, dado el hecho de que la deuda en China creció 70% desde la crisis financiera mundial de 2008.

La combinación de los flujos que ingresan desde el extranjero de varios conglomerados y la disminución de la rentabilidad en las inversiones domésticas sugiere que a medida que China levante los controles, al menos durante poco tiempo, el yuan perderá valor. Después de todo, en los últimos tres trimestres, salieron de China cerca de 333 mil mdd de dinero especulativo, (gran parte de ellos de empresas de cobertura o que pagan su deuda en dólares). Por otra parte, las reservas, que terminaron el año en 3 billones 800 mil mdd cayeron a 3 billones 730 mil mdd a finales del primer trimestre.

Hasta el momento, el yuan -o renminbi- es una de las pocas monedas que mantiene realmente su valor frente al dólar en un mundo de crecientes devaluaciones competitivas. China recientemente empezó una política para flexibilizar la política monetaria, pero intenta hacerlo en una manera mucho más mesurada que Japón o Europa. Una devaluación competitiva de una sola vez para apoyar las exportaciones es menos atractiva para los chinos que el aumento gradual de valor que hace que su moneda sea atractiva como una reserva de valor.

La creciente legitimidad del yuan también llega en un momento en que el resto del mundo busca una alternativa creíble para el dólar como la única moneda de reserva real. Cliff Tan, economista de MUFG, bromea sobre las siglas SDR, debería referirse a “Some Day Renminbi” ("algún día renminbi").