BBVA pone un pie digital en Reino Unido

El banco español compró 29.5%  del primer banco 100% en línea del país.
En México BBVA Bancomer ha invertido 1,300 mdd en innovación tecnológica y modernización no solo de sus sucursales, sino del back office.
En México BBVA Bancomer ha invertido 1,300 mdd en innovación tecnológica y modernización no solo de sus sucursales, sino del back office. (Foto: Cortesía)

UK

La institución financiera BBVA, se convirtió en el banco español más reciente que entra al mercado británico mediante la adquisición de casi 30% de la participación en Atom, el primer banco exclusi­vamente digital en el Reino Unido.

“Todo negocio nuevo implica un riesgo. Siempre hay algunas incógnitas. Pero creemos que hay sitio en el mercado de Reino Unido para nuevos jugadores. Más de un millón de clientes cambian de banco cada año en el Reino Unido y Atom es el líder de estos nuevos bancos digitales, de los que habrá varios, y nosotros creemos que realmente hay sitio àra más de uno”, dijo Teppo Paavola, jefe de desarrollo y gerente general de nuevos negocios digitales de BBVA dijo en una videoconferencia.

BBVA se convertirá en el mayor accionista de Atom y obtendrá 2 puestos en el consejo de admi­nistración de la startup en línea, que apenas en junio obtuvo la autorización de los reguladores y todavía tiene que conseguir clientes.

La medida se produce después de que Sabadell, el quinto mayor banco de España por activos, adquirió este año TSB, el “banco aspirante” del Reino Unido, lo que fue su primera incursión en el mercado británico. Atom, fue fundado por Anthony Thomson, quien creó Metro Bank, y Mark Mullen, expresidente ejecutivo de First Direct.

Atom tiene planes de ofrecer servicios a personas y pequeñas empresas a través de teléfo­nos móviles y tabletas, internet, y al final disposi­tivos wearables (ponibles).

El respaldo de BBVA suma un importante poder financiero y credibilidad dentro de la industria al reto que pretende representar Atom para los principales bancos del Reino Unido.

BBVA informó que esta inversión forma parte de la estrategia para liderar los servicios financieros en la era digital. Además, Teppo Paavola, jefe de desarrollo y gerente general de nuevos negocios digitales de BBVA dijo que había tres razones claves para la inversión: “Creemos en el mercado de Reino Unido. Creemos en el modelo de negocio de Atom Bank. Y creemos que es un equipo muy sólido”.

La inversión de BBVA de 45 millones de libras -que le da 29.5% de participación- es parte de una nueva ronda de financiamiento de Atom Bank que se debe anunciar pronto y donde se valorará al banco digital en cerca de 150 millones de libras. El año pasado, el banco español compró Simple, un banco digital en Estados Unidos, en un acuerdo que valoró la compañía con sede en Portland, Oregon, en 117 millones de dólares.

BBVA también pagó 2,000 millones de euros a finales del año pasado para aumentar su parti­cipación en Garanti Bank, que es el segundo mayor banco de Turquía y se enfoca en los desarrollos digitales, una cifra con la que obtuvo 40% de participación, lo que le da al banco espa­ñol el control del consejo de administración.

Entre los inversionistas de Atom están el gestor de fondos de Neil Woodford, Woodford Inves­tment Management; Jim O’Neill, el expresidente de Goldman Sachs Asset Management; y Jon Moulton, el veterano de capital privado.

Los tres mayores accionistas serán BBVA, Woodford y Toscafund. Se considera que el acuerdo es una inversión estratégica de BBVA, que desde hace mucho tiempo busca una forma de entrar al sector bancario del Reino Unido.

El banco español con mayor presencia en el Reino Unido es Santander, que compró la sociedad de construcción Abbey National en 2004 y a partir de entonces adquirió Bradford & Bingley y Alliance & Leicester, durante la crisis financiera.

Cínicos cuánticos

En la columna editorial de FT de Lex se plantea que la compra de BBVA busca crecimiento sobre rendimieto.

BBVA estuvo mucho tiempo de avanzada en el Reino Unido y ahora cree que está listo para un nuevo tipo de banco sin es­tructuras de costos heredados o préstamos. Pero, el acuerdo envía señales encontradas.

Al banco español le gusta promocionar su sólido ingreso recurrente y su eficiencia de costos. Pero, si bien opera en un impactante 1.3 veces el valor tangible en libros, su rendi­miento sobre capital es solo de 5.2%, de acuerdo con Bloomberg. Los altos niveles de capital no son un problema aquí: el índice de Basilea III es de 9.8%. Sus utilidades son el problema, y es poco probable que el acuerdo con Atom cambie eso, el banco contendiente todavía no tiene clientes, mucho menos ingresos. Es otro recordatorio de la rapidez con la que los bancos españoles regresan a su arrogancia adquisitiva después de la crisis y vuelven a sus viejas formas de buscar el crecimiento sobre los rendimientos.

En teoría, la banca en línea es una forma de bajo costo para entrar a un mercado, solo hay que preguntar a ING Direct. BBVA calcula que ya que nadie sabe cómo se verá en 5 o 10 años un modelo exitoso de negocio, es sensato realizar pequeñas incursiones en una variedad de empre­sas de tecnología financiera. Y las credenciales de Atom son lo suficientemente seguras.

El problema es que incluso si la banca digital en el Reino Unido crece rápidamente, es poco probable que sea una operación de alto margen durante un tiempo suficiente como para que le dé un aumento significativo de las utilida­des totales de BBVA: los clientes de teléfonos inteligentes, conscientes de los precios, se van a encargar de eso. Los españoles tienen que buscar la masa crítica en otra parte.

El dinero digital en México

En México BBVA Bancomer no ha adquirido participaciones de otros juga­dores en línea, sin embargo, tienen en proceso ya la inversión de 1,300 mdd en tecnología, innovación y modernización de oficinas.

El banco anunció en 2013 una inversión de 3,500 mdd a un plazo de tres años, es decir, hasta 2016. Dentro de esta inversión está la parte de tecnología e innovación. El banco ha instalado cajeros automáticos y sucursales en las que el usuario hace diversas transacciones sin personal de ventanilla, solo por medio del cajero. La plataforma digital, han dicho en foros, es prioritario.

“La tecnología va a impulsar una enorme mejora de la productividad y la eficiencia en la banca, en la misma medida que ya ha sucedido en otras industrias digitalizadas. Está pasando ya y a partir de ahora se va a acelerar”, dijo Francisco González, presidente de BBVA en el Strategy Research Con­ference organizada por la escuela de negocios de la universidad de Harvard.

Según González, los bancos deben convertirse en organizaciones impulsadas por los datos y ofrecer una banca “basada en el conocimiento”. Añadió que “es­tamos presenciando el nacimiento de la tecnología del Big Data, el Internet de las Cosas está despegando y la Inteligencia Artificial se encuentra en la infancia. Competimos en una carrera que no tiene meta ni recorrido prefijado. Ni siquiera un conjunto de reglas para guiarnos en nuestros esfuerzos”.

“Hoy, la tecnología ha facilitado la accesibilidad y difusión de los productos financieros. En GBM, tenemos el compromiso de resolver los problemas de inclusión a través de servicios que mejoren la rela­ción de las personas con su dinero. Debemos ver estos proyectos, más que como servicios o productos financieros, como vehículos de transformación social, que redefinan las estructuras, impulsen el desarrollo socioeco­nómico y transformen el status quo”. Javier Martínez Morodo, Director de GBM Digital

“En el mundo todas las industrias se han movido al tema digital. La industria financiera es de las últi­mas en esta transición y se ha tar­dado. México es tierra fértil para avanzar. Es el país 14 en términos de población en redes sociales, el quinto en Facebook y Spotify y sép­timo en Twitter. Nosotros notamos en Bankaool que hay ganas de dar el paso a lo digital y que la gente está cansada de hacer trámites largos en una sucursal. Por ejemplo, 40% de nuestras cuentas se abren ya desde el móvil”. Francisco Meré, Director general de Bankaool

Con información de Regina Reyes-Heroles C./Milenio