La lucha de ArcelorMittal

La empresa de Lakshmi Mittal se esfuerza para mejorar su desempeño con un plan a 2020 que pretende conseguir 3,000 mdd extras al año.
La empresa acerera enfrenta un reto más en el país, una huelga que estalló la semana pasada en Lázaro Cárdenas, Michoacán, por presuntos despidos injustificados.
La empresa acerera enfrenta un reto más en el país, una huelga que estalló la semana pasada en Lázaro Cárdenas, Michoacán, por presuntos despidos injustificados. (Foto: Archivo Milenio)

Hace 10 años, Lakshmi Mittal se regodeó con el sabor de la victoria. El magnate indio del acero ganó una pelea épica para forjar al productor de metal más grande del mundo, cuando su grupo Mittal Steel pagó 26,900 millones de euros por la adquisición de la europea Arcelor en 2006.

Hoy, el director ejecutivo de ArcelorMittal está de nuevo a la defensiva. La fuerza motriz que se creó por un enorme acuerdo pasa por algunas de las peores condiciones en el mercado mundial del acero en más de una década.

Los productores de acero de todo el mundo recibieron un golpe por el colapso de los precios que se desencadenó por un cóctel tóxico de baja demanda y sobrecapacidad crónica en la industria. El aumento de las exportaciones de acero barato de China, a causa de la desaceleración económica del país, empeoró el exceso de oferta.

El tamaño de la crisis se puso al descubierto el mes pasado cuando ArcelorMittal, cuyas principales operaciones abarcan Europa, Norteamérica, Brasil, Sudáfrica, Kazajstán e incluyen minas de mineral de hierro, informó que sus pérdidas netas aumentaron más de siete veces el año pasado para alcanzar 7,900 millones de dólares (mdd).

El gigante con sede en Luxemburgo dijo que busca 3,000 mdd de los accionistas -su tercera recaudación de capital desde 2009- con el fin de reducir su enorme acumulación de deuda. Anteriormente ya suspendió sus dividendos.

Lo que está en juego es muy grande para Mittal, cuya familia, como principal accionista de ArcelorMittal, coopera con 1,100 mdd en la emisión de derechos. El precio por acción de la compañía cayó de un máximo de 60.55 euros en 2008 a 4.60 euros la semana pasada, lo que borró alrededor de 30,000 millones de euros (mde) de la fortuna en títulos de la familia.

“Estamos tan tristes como lo deben estar otros accionistas”, dice Mittal en una entrevista con Financial Times. “Pero hacemos las cosas correctas”.

ArcelorMittal utilizó la presentación de resultados de 2015 para dar a conocer un plan, de nombre Action 2020, para mejorar las utilidades esenciales por 3,000 mdd al año para 2020, en parte a través de la reducción de costos.

Estas ganancias antes de interés, impuestos, depreciación y amortización cayeron más de una cuarta parte para llegar a 5,200 mdd el año pasado, y la compañía espera una nueva caída en 2016, a menos de 4,500 mdd.

Para muchos analistas, la cuestión clave es qué tan realista es el plan Action 2020 para aumentar las ganancias, incluyendo si ArcelorMittal se puede sostener en su propuesta de ahorro de costos. El peligro es que los competidores toman medidas similares, lo que puede dar como resultado que los fabricantes de acero reduzcan sus precios de venta en todos los ámbitos.

“En el pasado, ArcelorMittal y la industria acerera en general tuvieron un mal historial de mantener el objetivo de ahorro de costos”, dice Seth Rosenfeld, analista de Jefferies. “Al final, en un entorno con poca capacidad de fijación de precios y altas importaciones llegas a ver que los ahorros de costos se transmiten a los consumidores”.

ArcelorMittal afirma que su tamaño sin rival le ofrece oportunidades únicas que otros no pueden copiar. Así como la reducción de costos, el plan del grupo para aumentar las utilidades centrales implica aumentar la producción y centrarse en productos de acero de mayor margen. Sin embargo, los escépticos afirman que al programa del grupo le falta detalle y puede depender demasiado de factores que no se encuentran en el control de la dirección.

En particular, parece que el plan solamente contiene una limitada reducción de costos, por ejemplo, en Europa, el mayor mercado de ArcelorMittal, no hay propuestas para cerrar ninguna acerera.

“Las mejoras en el margen de utilidad más exitosas en la industria acerera provienen de los cierres de plantas y de la reducción de personal, esto parece ser una parte mínima de las iniciativas”, dijeron analistas de Deutsche Bank el mes pasado.

Sin embargo, la compañía insiste en que ya recortó su capacidad de fabricación de acero sin tratar a un tamaño óptimo. Un programa de racionalización que empezó en 2011 en las operaciones europeas de ArcelorMittal fue cerrar varios altos hornos. Ahora, el grupo busca ganar eficiencia en la región a través de la creación de “sitios de clúster” que compartan recursos.

En América del Norte, otro mercado clave de ArcelorMittal, las operaciones de procesamiento downstream (tratamiento posterior) infrautilizado que convierten el acero crudo en productos terminados se espera que cierren una vez que concluyan las largas negociaciones con los sindicatos.

La dirección dice que habrá beneficios adicionales al aumentar la producción en la planta de terminado de Alabama, copropiedad con Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp, que ArcelorMittal afirma es una de las más avanzadas del mundo.

Otra parte importante en los esfuerzos de ArcelorMittal para aumentar la rentabilidad es su enfoque a productos de mayor valor, como el acero para los coches. La compañía señala una demanda pujante de autos en EU y Europa.Pero algunos analistas se muestran escépticos. “Al ver los ejemplos de otros colegas, esto demostró ser el motor interno de ganancias menos confiable para las acereras”, dijeron analistas de Deutsche.

Mientras tanto, en Brasil, donde la demanda de acero cayó en medio de la fuerte recesión del país, ArcelorMittal pretende cambiar de fabricar acero a granel para exportación a producir un metal terminado más lucrativo para vender a las industrias nacionales, incluyendo fabricantes de automóviles y de la construcción, a medida que se recupere la economía.

Una influencia clave en la suerte de ArcelorMittal es China, que fabrica casi la mitad de las 1,600 millones de toneladas anuales de acero.

En medio de una profunda desaceleración, parece que China llegó a su máximo en el consumo de acero después de que en 2015 su producción se redujo por primera vez en más de 30 años. Las asociaciones comerciales de occidente acusan al país de deprimir el precio del acero al inundar los mercados internacionales con el exceso de producción.

Pero Mittal cree que esta dinámica está cambiando. Con EU y la Unión Europea levantando barreras para el acero chino que se vende a precios demasiado bajos, confía en que el país va a agarrar al toro por los cuernos al cerrar plantas.

No todo el mundo está convencido. Philippe Verbeke del sindicato CGT, que representa a los empleados de ArcelorMittal en Francia, afirma que los cierres de plantas siderúrgicas en Europa abrieron la puerta a las importaciones.

Cuando se le preguntó si la empresa regresaría a los accionistas para obtener más dinero si se deterioran aún más las condiciones del mercado, Mittal respondió: “No creo que eso suceda, porque Action 2020 es un plan muy fuerte y robusto”.

Y si bien una parte muy grande de las pérdidas del año pasado fueron a causa de las amortizaciones de sus operaciones de minería que reflejaron la caída de los precios del mineral de hierro, Mittal dice que la unidad todavía es “estratégica” para el grupo.

La emisión de derechos por 3,000 mdd, junto con 875 mde a partir de una disposición debe darle a la empresa un respiro.

Las ganancias se van a usar para reducir la deuda neta que alcanzó de 15,700 mdd a finales del año pasado a 11,700 mdd. Eso debe permitirle a la empresa evitar violar las condiciones de sus acuerdos de préstamos con los bancos.

“El mercado es un desastre ahora a nivel mundial porque hay un exceso de oferta de China, pero hacen grandes progresos”, dice Mike Shillaker, analista de Credit Suisse.

“La pregunta es en dónde está el fondo del EBITDA (de ArcelorMittal). Si ya estamos allí, entonces hicieron todo lo que se necesita para salir de esto”.