El crédito no llega al emprendedor

A pesar de que en las bóvedas de los bancos hay 100,000 millones de dólares sin utilizar, los proyectos de infraestructura y energía tienen prioridad sobre empresas más pequeñas.
Martín Meléndez, emprendedor en desarrollo de videojuegos, consiguió financiamiento para su empresa fuera de México.
Martín Meléndez, emprendedor en desarrollo de videojuegos, consiguió financiamiento para su empresa fuera de México. (Foto: Cortesía)

México

Martín Meléndez, un desarrollador mexicano de videojuegos, que tiene un historial comprobado y un proyecto que estima será rentable incluso a un mes después de su lanzamiento, necesita recaudar 500,000 dólares. Sin embargo, ningún inversionista mexicano se le acerca.

“Cuando hago el argumento de ventas a las firmas de capital de riesgo o a los inversionistas privados, dicen ‘el plan de negocio se ve sólido, la idea es fantástica, pero videojuegos...no estamos seguros’”, dice el emprendedor de 25 años de edad. “Dicen, ‘si consigues otro inversor, lo pensaremos’”.

La recaudación de dinero en México no debería ser tan difícil. Luis Robles, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), dijo este año que los bancos del país tienen suficiente capital para aumentar un tercio sus carteras de crédito. “En otras palabras, tenemos una capacidad instalada sin utilizar equivalente a 100,000 millones de dólares (mdd)”.

Es más, las ofertas públicas iniciales mexicanas recaudaron 1,700 mdd entre principios de este año y mediados de octubre, a pesar de que las ofertas públicas iniciales mundiales cayeron una tercera parte, según Thomson Reuters.

Jacques Rogozinski, director de Nacional Financiera, dice que hay cuellos de botella culturales entre ellos “la desconfianza generalizada”. La mayor parte de las inversiones son en sectores tradicionales o infraestructura.

Meléndez conoce la respuesta. Abandonó México, por ahora, pues espera en enero sellar un acuerdo con Execution Labs, una aceleradora de startups en Montreal, Canadá, especializada en videojuegos. El objetivo es “iniciar el proceso” al conectar a su compañía, Cosmogonia, con las firmas de capital de riesgo, los inversores privados o los distribuidores de juegos. Eso podría significar que su videojuego esté en las tiendas en el segundo trimestre de 2017. Espera que una inyección de 500,000 dólares también pueda pagar la preproducción de un segundo juego.

“La industria de videojuegos tendrá ingresos de 91,500 mdd este año. Pierden dinero al no desarrollar a México”.

Ary Naïm, director de la oficina en México de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, dice que el crédito para el sector privado asciende a menos de 30% del PIB de México, en comparación con el promedio de 44% en América Latina. Pero el panorama general es que, en un país donde la mayoría de las empresas son pequeñas y la mitad de la fuerza laboral está en el sector “informal”, una falta de acceso al crédito limita el beneficio social que debe acompañar las reformas estructurales de transformación de México.

Sin capital disponible para todas las industrias de forma equitativa, el gobierno tiene la determinación de asegurar que los proyectos clave de infraestructura y energía sean los primeros en la fila.

Se crearon nuevos instrumentos que se basan en exitosas sociedades de inversión de bienes raíces, conocidas en México como Fibras, que recaudaron más de 11,300 mdd desde 2011, de acuerdo con el proveedor de datos, Dealogic. Los nuevos instrumentos, llamados Fibra E, son similares a las sociedades limitadas principales en EU y están disponibles para monetizar proyectos existentes de energía e infraestructura, como los oleoductos y las líneas de transmisión. El estreno de la primera Fibra E se espera para el próximo año.

Al final, encontrar financiamiento depende del proyecto. Un emblemático proyecto de infraestructura en México -un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México, se espera que se convierta en el más grande de la región-, este año consiguió una línea de crédito de 3,000 mdd, la mayor línea de crédito revolvente sindicada en la historia de América Latina.

“Había mucho entusiasmo y emoción (en los bancos)”, dice Chantal Kordula, socia de la firma de abogados Cleary Gottlieb en Nueva York, quien dirigió el equipo que representó al gobierno mexicano en el acuerdo. Dice que la estructura fue innovadora porque le dio al proyecto del aeropuerto un acceso total inmediato a los 3,000 mdd, mientras que le permite acudir a los mercados de bonos cuando las condiciones son óptimas para recaudar fondos para pagar el préstamo.

El mercado de préstamos está “muy abierto para los flujos de efectivo bien estructurados”, el mercado de bonos en dólares de México recibió un golpe por la falta de apetito de los inversores por los activos de los mercados emergentes a raíz de la crisis brasileña, dice Alfredo Mordezki, director de renta fija de América Latina de Santander Asset Management.

 Pero Meléndez cree que no siempre será tan difícil aprovechar los fondos. “Tengo fe”, dice. “Ya vendrá”.