Tiendas sin fronteras

Las ideas de los fundadores de Walmart, Ikea, Amazon y otros, lograron convertirse en emporios.

Estados Unidos

Se considera a Piggly Wiggly como el primer supermercado de autoservicio del mundo, en Memphis, Tennessee. Según su historia oficial, Saunders notó que el método de los dependientes que juntaban los productos para los clientes consumía tiempo, así que hizo que los clientes lo hicieran ellos mismos.

La idea se extendió a todo el mundo; Sainsbury abrió uno de sus primeras tiendas de autoservicio en el Reino Unido en Croydon en 1950. No es coincidencia que la moda de la comida rápida aumentaba al mismo tiempo. Mientras tanto, en Francia, Carrefour fue pionero del concepto del hipermercado en 1963. Un año antes, Sam Walton abrió su primera tienda Walmart en Rogers, Arkansas, y un cuarto de siglo después llegó el primer Walmart Supercenter, donde combina mercancía general y abarrotes en una misma tienda.

Jeff Bezos

Sus rivales lo llaman uno de los hombres más agresivos y temibles en la industria de la tecnología, escribe Sarah Mishkin. Jeff Bezos, fundador de Amazon, probablemente esté de acuerdo. Cuando se llevó a cabo la lluvia de ideas para el nombre de la compañía en 1994, primero registró el URL como “relentless.com” para la entonces nueva librería en línea. Desde entonces, Amazon se diversificó más allá de los libros, y transformó todo el comercio electrónico y la mayor parte de la industria editorial en el proceso. Tiene un empuje para vender servicios computacionales en la nube a otras compañías de tecnología, lo que ayuda a que sea más fácil y barato para que los emprendedores inicien startups.

Coco Chanel

Dejó su huella en los vestidos para mujer en el siglo XX al transformar las normas de la moda, un reflejo de la naturaleza poco ortodoxa de su propio ascenso a la fama y fortuna, escribe Scheherezade Daneshku. Sus líneas simples y estilos funcionales se destilaron en su pequeño vestido negro, un básico en muchos guardarropas de las mujeres occidentales.

El vestido, con una falda que termina justo por encima de la rodilla, fue descrito por Vogue Francia en 1926, como el “Ford de Chanel”, una moda que estaba, igual que el auto norteamericano, disponible para las masas y era el “nuevo uniforme de la mujer moderna”, como lo describió la revista.

Ingvar Kamprad

El fundador de Ikea, el fabricante sueco de muebles flatpack (embalados en paquetes planos), comercializó el estilo escandinavo y construyó un imperio empresarial que ahora emplea a casi 150 mil personas en más de 300 tiendas en todo el mundo. También cambió la lógica del negocio de los muebles, bajó los precios al hacer que la gente ensamble sus muebles, tiene tiendas fuera de las ciudades y redujo los costos de transporte al utilizar productos con embalaje plano.

Ray Kroc

En la actualidad, los 36 mil McDonald’s en más de 100 países son -si no el paragón de la alta calidad que imaginó Kroc- una fuerza cultural mundial. En los últimos años la cadena siente la amenaza de los nuevos negocios como Chipotle y el cambio en el gusto de los consumidores para alejarse de las grasientas hamburguesas y papas fritas. Se convirtió en el ejemplo por excelencia tanto de la epidemia de obesidad como de la lucha por un salario mínimo más alto. Pero cerca de 69 millones de personas todavía comen en McDonald’s cada día.

Estée Lauder

Transformó la belleza en un gran negocio. Su éxito se derivó del trabajo duro y de la persistencia hasta el punto de agresividad. La ambición la definió, según su hijo, Leonard Lauder, y, como ella explicó alguna vez, nunca trabajó un día de su vida sin vender. Estée Lauder prosperó con ventas anuales de 11 mil millones de dólares y sigue bajo control familiar a pesar de que empezó a cotizar en bolsa en 1995 donde se valuó a la compañía en 31 mil millones de dólares.

Miuccia Prada

A los 65 años, Miuccia Prada, sin duda todavía es la diseñadora de moda viva más influyente del mundo, escribe Rachel Sanderson. Lucha en sus desfiles de pasarela temporada tras temporada con una colección de ideas e influencias que - las adoras o las detestas- establecen el nivel para la industria y la hicieron mucho más que multimillonaria.

La “combustión creativa” de Prada, en palabras de un alto ejecutivo de unos de sus rivales del mercado de lujo, crea tendencias que tienen un impacto global. La revista Forbes la nombró como una de las 100 mujeres más poderosas del mundo el año pasado, y calcula su fortuna personal en 4 mil 700 millones de dólares.

Anita Roddick

Fue la cara pública de The Body Shop, la cadena de cosméticos naturales más conocida del Reino Unido, se creó en 1976 para vender loción de menta para pies, crema de cáñamo para manos y exfoliante corporal de papaya, escribe Scheherezade Daneshku. Los productos y su presentación en simples botellas de plástico fueron innovadores por derecho propio y, ocho años después de su muerte, todavía es la empresaria más conocida del país.

En lo que se adelantó a su tiempo fue en su forma de forma tenaz de darle forma a la responsabilidad social corporativa mucho antes de que el término se pusiera de moda en los informes anuales.

Sam Walton

Lo que ayudó a Walmart a convertirse en la tienda minorista más grande del mundo por ventas simplemente fue la forma como Sam Walton incorporó su instinto de tacañería de una manera tan empática a todo el negocio que fundó.

Mantener los costos bajos permitió a Walmart mantener los precios bajos, y es la simple capacidad del minorista para vender más barato que sus competidores lo que llevó a su crecimiento desde su primera tienda en Rogers, Arkansas, en 1962, a más de 11 mil tiendas en 27 países en la actualidad.