Llegar más lejos con mucho menos

Movidos por la búsqueda de conquistar nuevos territorios a menores costos, los pioneros Thomas Cook, Herb Kelleher y Malcom McLean, revolucionaron la industria del transporte.

Cuando se considera la historia de los grandes innovadores del transporte, es tentador centrarse en los logros que llaman la atención de genios coloridos, pero la verdadera historia de los avances en el transporte la escribieron una serie de individuos que se enfocaron implacablemente en el costo y en la eficiencia o en hacer que un nuevo producto sea más atractivo para los consumidores.

Thomas Cook

El secreto del éxito de Thomas Cook puede destilarse en tres factores: su longevidad, un hijo con una obstinación similar y un don para la mercadotecnia, escribe Roger Blitz.

Cook se dedicó medio siglo a vender los beneficios de viajar en tren. Desde excursiones entre las ciudades de las Midlands en el Reino Unido, a pasajes en exóticos buques de vapor en todo el mundo, Cook hizo una impresión imborrable en la civilización occidental, al menos para los más acomodados, y amplió sus horizontes y los de sus clientes.

Herb Kelleher

Mientras se encontraba sentado en un bar en San Antonio, Texas, en 1967, Herb Kelleher observó el mapa que su amigo Rollin King dibujó en una servilleta de papel y tomó una decisión: juntos convertirían la red de rutas aéreas que King dibujó en una aerolínea operacional.

Casi 50 años después, la red de Southwest Airlines llega a todo Estados Unidos y abrió los vuelos a la gente común.

Las innovaciones fueron principalmente para descartar lo innecesario, llevar a los pasajeros entre dos puntos con fuerte flujo de tráfico y a menudo utilizar aeropuertos pequeños en lugar de los grandes centros regionales.

Malcom McLean

Cuando Malcom McLean supervisó la carga de 58 contenedores en el Ideal X, un buque tanque petrolero convertido, en abril de 1956, probablemente no pensó mucho que en 60 años su innovación cambiaría la forma del transporte mundial, escribe Robert Wright.

McLean, un camionero de Carolina del Norte, simplemente buscaba recortar los altos costos en la industria estadounidense de transporte terrestre fuertemente regulada. El Ideal X lo hizo con éxito, se dice que el barco trasladó 58 contenedores por el mismo costo de enviar una sola caja por carretera.