Cautivan audiencias

El elemento común de estos personajes es su capacidad de trascender las industrias en las que iniciaron y, muy a menudo, utilizándolas como trampolín para un éxito mayor.

Desde los primeros libros impresos hasta los periódicos, la radio, el cine, la televisión y el internet, los medios siempre recibieron el impulso de la tecnología. Los pioneros de esta industria en rápida evolución no sólo tuvieron éxito por aprovechar la tecnología para su propio beneficio, sino también por unirse por el empuje, la pasión, la agresividad y la disposición para tomar riesgos.

William Bernbach

Fue un visionario creativo que rompió el libro de las reglas de publicidad con campañas que transmitieron poderosos mensajes persuasivos a los consumidores con la simplicidad, el humor y la eficiencia, escribe Matthew Garrahan.

Uno de los originales “Mad Men” de la publicidad, disfrutó al desafiar las convenciones y tenía poco tiempo para el enfoque cuantitativo de la década de los 40 y de los 50. “La publicidad es fundamentalmente persuasión, y lo que sucede es que la persuasión no es una ciencia, sino un arte”, escribió una vez.

Michael Bloomberg

La evolución de la tecnología y el rápido crecimiento en las suscripciones hicieron de Bloomberg, la compañía fundada en 1981 por Michael Bloomberg, una potencia mundial en noticias y en información financiera, y a su fundador uno de los hombres más ricos del mundo.

El hombre de 73 años, hizo su dinero al apreciar y utilizar el poder de los datos en tiempo real, que su compañía lleva a sus suscriptores en todo el mundo.

Walt & Roy Disney

En la infancia de Walt Disney surgió un artista con talento sobrenatural y empresario que inventó el cine de animación y redefinió el panorama moderno de los medios al crear películas y programas de televisión para los niños y sus familias. Con Roy, su hermano mayor, a cargo de las operaciones financieras de la compañía que iniciaron, el dúo cambió el rostro de Hollywood.

Los hermanos reinvirtieron las utilidades de Blancanieves en un sitio en Burbank, California, donde se construyó el primer estudio de animación de gran escala en Estados Unidos.

Bernie Ecclestone

La Fórmula 1 en la década de los 70 era en gran medida una colección de entusiastas europeos. Mientras ellos mantenían disputas mezquinas, Bernie Ecclestone vio el panorama más amplio de los derechos de televisión, los patrocinios, el crecimiento internacional y una interminable dieta de drama y controversia para mantener el interés. También tomó riesgos cuando los cimientos del imperio parecían precarios, haciéndose cargo de los costos de viaje de los equipos en los primeros días de un reinado que aún mantiene.

Rupert Murdoch

El escándalo que lo llevó a cerrar su tabloide News of the World Sunday fue un punto bajo en una carrera que ya lleva más de medio siglo. Pero en los años posteriores, regresó Rupert Murdoch. En 2013 la división de News Corp en dos compañías -una que alberga sus activos editoriales e impresos, la otra el grupo de entretenimiento que consiste en su cadena de televisión de EU, canales de cable y un estudio cinematográfico- fue una acción audaz. Ahora las dos compañías tienen un valor mucho mayor que la anterior encarnación combinada.

Ted Turner

En junio de 1980 fundó Cable News Network (CNN), el primer canal de televisión con noticias las 24 horas del día y su negocio más famoso.

La clave de su éxito fue una inteligente inversión en tecnología. La cadena adquirió sistemas satelitales portátiles que le permitían transmitir incluso cuando los sistemas de telecomunicaciones fueran destruidos.

Luego de la fusión de Turner Broadcasting con Time Warner y posteriormente con AOL, la compañía de internet, el fundador de CNN ya no participa en la empresa.

Oprah Winfrey

En 1986, el Washington Post etiquetó a Oprah Winfrey como la abanderada de “la nueva mujer afroamericana”, que “entraba a la corriente principal económica y social de Estados Unidos al que pocos afroamericanos pudieron entrar anteriormente, lo que ayudó a ampliar y redefinir el papel de las mujeres en el país y enterrar algunos de los mitos y estereotipos de la raza y el género”. Sin ser blanca, hombre, delgada o de uno de los centros de medios de EU, se convirtió en un símbolo aspiracional para las audiencias que previamente quedaron desatendidas y que todavía se identifican con ella, incluso cuando empezó a acumular una fortuna que la revista Forbes estima en 3 mil millones de dólares.