Encendieron el mundo

No sólo transformaron la industria, su legado se ha mantenido sin competencia.

No es casualidad que los dos pioneros de energía que se encuentran aquí empezaron sus carreras en el siglo XIX. La industria cambia lentamente. La última fuente de energía genuinamente nueva, la energía nuclear, se lanzó comercialmente en la década de los 50.

Thomas Edison

En la memoria popular se conoce a Thomas Edison como un gran inventor, el creador de la luz eléctrica, el fonógrafo y las imágenes en movimiento. Sin embargo, como pionero empresarial, su importancia radica en las estructuras y en los procesos, no en los productos.

Lo que fue único en Edison fue su capacidad para desarrollar, adaptar y comercializar ideas y protegerlas con patentes; y su visión de una organización dedicada a tomar los avances científicos y convertirlos en productos viables.

John D. Rockefeller

Uno de los petroleros más exitosos de la historia, John D. Rockefeller, construyó su fortuna con una estrategia de suprimir la competencia.

El petróleo era un negocio caótico y destartalado. “Era una industria muy anárquica, y a él realmente le disgustaba el desorden”, dice Daniel Yergin. “Él transformó eso en una moderna industria de refinación”. Al igual que un pequeño grupo de otros grandes pioneros industriales, no sólo creó un producto o una compañía, también creó una forma para hacer que funcione un negocio.